Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
El Rosario, oración del corazón PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cristina Alba Michel   
Martes 16 de Mayo de 2017 15:39

Caminando con el Papa

I. Perfiles 

Testigo de ternura

1. Desde el comienzo de su pontificado el Papa Francisco ha insistido en la ternura, la de Dios y la nuestra. El 2 de mayo, en su homilía matutina, insistió en la falta que hace este testimonio: "Fijémonos en la ternura de Jesús; el testimonio de la obediencia, el gran Testigo, Jesús que ha dado su vida, nos hace ver la ternura de Dios con respecto a nosotros, a nuestros pecados, a nuestras debilidades". En cambio, si no se deja espacio a la ternura en el corazón, éste se vuelve rígido, duro, sin alegría. Para estos casos "sólo la ternura de Dios es capaz de reemplazar un corazón de piedra por uno de carne". Y cada bautizado es llamado a ser ternura de Dios para los demás, a ser testigo de obediencia, como Jesús.

2. Resultan difíciles la ternura y la obediencia. "Sólo el Espíritu puede hacernos testigos de obediencia... Es una obra del Espíritu... una gracia que hay que pedir: 'Padre, Señor Jesús, envíenme su Espíritu para que yo llegue a ser un testigo de obediencia', es decir, un cristiano".

Existe un camino más corto: Acudir a María, Esposa del Espíritu Santo, abogada nuestra y medianera de la Gracia. Y el Papa pidió al día siguiente, en la Audiencia general -miércoles 3 de mayo- un fuerte aplauso para la Madre de Dios. Pidió también su intercesión celeste y el rezo del Rosario. "Aprendan a rezar con la oración simple y eficaz del santo Rosario".

Ya en el 2014 escribió una introducción para el opúsculo: "El Rosario. Oración del Corazón", donde dice: "El Rosario es la oración que acompaña siempre la vida... la oración de los sencillos y los santos... la oración de mi corazón".

3. Así, a través de María aprendemos la ternura y la obediencia; todo lo cual es difícil porque tiene consecuencias. "Las consecuencias del testigo de obediencia son las persecuciones -recuerda el Papa-. La cruz no se puede quitar de la vida de un cristiano. La vida de un cristiano no es un estatus... no es un modo de vivir una espiritualidad que me hace bueno... es el testimonio de obediencia" sin rigidez, sin odio, sin amargura ni dureza; con dulzura, alegría, fortaleza y ternura. Sólo del Espíritu Santo, a través de María.

  

II. Noticias y comentarios

Egipto y esta "guerra a pedazos"

1. Hace ya dos semanas del viaje del Papa Francisco a Egipto, y sentimos que no se le ha dado la importancia que tiene en el panorama internacional, tal vez porque los medios lo han valorado en una dimensión religiosa -que sí la tuvo en gran medida, pero no sólo-: pastoral, ecumenismo y diálogo interreligioso. Esto sucede así porque los medios seculares no podrán comprender jamás el camino hacia la paz. Este camino pasa por el respeto, por el diálogo, por la unidad; si estas tres condiciones se dieran entre cristianos, entre creyentes, entre pueblos y gobernantes, la paz sería el fruto precioso.

 

2. En cuanto al Santo Padre, sobre su viaje dijo -en el vuelo de vuelta a Roma-: "Egipto, para nosotros, ha sido un signo de esperanza, de refugio, de ayuda. Cuando aquella parte del mundo estaba hambrienta, Jacob con sus hijos se fue allá; cuando Jesús fue perseguido, se fue allá. Por esto, narrarles este viaje entra en el camino de hablar de la esperanza: para nosotros Egipto tiene este signo de esperanza, sea para la historia, sea para hoy, para esta fraternidad que acabo de contarles". Esperanza que él quiso destacar en su visita.

 

3. El papel de Egipto en el escenario mundial actual es de gran importancia; de su actuación y respuesta a los desafíos que atentan contra la paz y la convivencia depende en parte no sólo el diálogo interreligioso, sino una efectiva contribución a la desacreditación del terrorismo islámico y a la pacificación de Oriente Medio, todo lo cual representa una verdadera bendición en medio de "Esta guerra mundial a pedazos -recordó el Papa en otra de sus respuestas a los periodistas-, de la cual hablo hace dos años... a pedazos, pero los pedazos se han alargado y se han concentrado. Se concentran en puntos que ya eran 'zonas calientes', porque esto de los misiles de Corea hace un largo año que se está realizando, pero ahora parece que la cosa se ha caldeado mucho... Hoy una guerra ensanchada destruirá, no digo la mitad de la humanidad, pero una buena parte de la humanidad... de la cultura... todo".    

 

Para pensar

"Es como si, cada año, Nuestra Señora nos invitara a redescubrir la belleza de esta oración, tan sencilla y profunda". El Rosario es una "oración contemplativa y cristocéntrica, inseparable de la meditación de la Sagrada Escritura... la oración del cristiano que avanza en la peregrinación de la fe, en el seguimiento de Jesús, precedido por María".

(Benedicto XVI, octubre 2016).