Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Estudian sacerdotes cómo afrontar retos de la cultura contemporánea PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Lunes 15 de Mayo de 2017 15:56

Nacido en Guadalajara en 1956, el Pbro. Dr. Armando González Escoto fue ordenado hace 32 años. Colabora actualmente en la Universidad del Valle de Atemajac, en la Comisión de Cultura de la Provincia Eclesiástica de Guadalajara que la componen 7 diócesis; es cronista de Guadalajara y maestro en el Instituto de Teología para Seglares.


Una estupenda aportación a su dimensión intelectual fue la que recibió casi un centenar de sacerdotes y diáconos asistentes a su Semana de Estudio, organizada del 1 al 5 de mayo en la Casa de la Iglesia por la dimensión de formación permanente del Clero.

El conferencista invitado, P. Armando González Escoto, en cada una de sus valiosas intervenciones ofreció una cátedra de la temática propuesta: "Los retos de la cultura contemporánea al ser y quehacer del Presbítero", para con ello llevarles a un "discernimiento sobre la civilización secular y la forma en que ésta ha modificado la interpretación de la realidad: el tiempo, la vida, el espacio, la trascendencia, la cual tiene una interpretación propia desde el cristianismo", manifestó.

Subrayó que la civilización secular ha llevado a muchos miembros de la comunidad a cambiar sus maneras de pensar, de modo que en lugar de interpretar la realidad desde la óptica cristiana, la interpretan desde una postura en la que Dios y su Palabra no tienen importancia alguna; "esto modifica los estilos de vida y genera, en primera instancia, una seria crisis de valores, crisis en la conducta social, crisis aspiracional, de sentido, que a mucha gente le está llevando, por ejemplo, al suicidio".

Citando autores como Nietzche, Freud, Sartre, Strauss y Derrida, entre otros, y mostrando con toda clase de ejemplos cómo el secularismo ha ido ganando terreno, en especial a través de la literatura, el cine y por supuesto las redes sociales, la propuesta del experto a la asamblea fue la actualización, el aprendizaje de los nuevos lenguajes y la profesionalización de las acciones básicas del ministerio, consciente de que ello no se logra en una sola semana y, además, "es complicado y es exigente".

Del Clero, esta actualización debe llegar a los laicos. Dijo: "El reto es que la comunidad cristiana entienda lo que está ocurriendo y se capacite lo suficiente para poder enfrentarlo partiendo de una cuestión que es muy importante: el modo en que se ha cambiado el lenguaje. La gente joven habla un lenguaje muy distinto al nuestro, nosotros no lo advertimos y les seguimos hablando en nuestro lenguaje; por lo tanto, no lo entienden o no nos hacen caso. El reto es actualizar nuestro lenguaje e introducir nuevos procesos pedagógicos  que ayuden a las personas a vivir su fe en un escenario tan complejo como es el que hoy presenta el mundo secular y cómo aprender a tener un pensamiento crítico que los capacite para no creerse todo lo que leen, oyen o ven. Los medios de comunicación confunden a las personas: ¿Cuál es el camino?, tener una sociedad crítica, que sabe criticar lo que oye y eventualmente lo puede discutir y confrontar".

También advirtió que las mayores amenazas que ante la secularidad enfrentan los laicos son el cuestionamiento de la institución familiar y la confusión a la cual les lleva. En cuanto a los primero, señaló: "No es lo mismo encontrar una persona con la cual construir una existencia juntos, hasta el final, que andar experimentando cada 2 años ó 3 con una nueva pareja, eso no es calidad de vida, no da garantías, no da seguridad; al contrario, genera que la gente quiera mejor vivir sola". De lo segundo, insistió: "La secularidad los confunde y los lleva a prácticas esotéricas o a caer en sectas que abundan por todos lados como si fuera un supermercado, y la religión se convierte en un detergente a ver cuál es el más bueno y el más barato. Reducir la búsqueda religiosa a una competencia de mercado es sumamente vulgar, deshace la religión. Y los laicos viven en un mundo así".

Al presbiterio, que calificó de "muy participativo, atento, consciente, muy unido", exhortó a prepararse para ayudar más a los laicos, a hacer suyo el compromiso por crecer y superarse en todas las dimensiones: humana, intelectual, espiritual y pastoral; a los laicos, a través de este medio, les invitó igualmente a prepararse cada vez más en las distintas instituciones que ofrecen formación en la Arquidiócesis, como son Keryx, la Escuela de Teología, las parroquias donde hay catequesis de adultos, incluso los mismos medios de comunicación como Notidiócesis "son un recurso para ayudar a los laicos", aseveró.