Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Maestro: Paciente, amoroso y alegre PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Raúl Sánchez K.   
Viernes 12 de Mayo de 2017 15:35

Mayo 15: Día del maestro

Acepciones 

Tres acepciones más comúnmente usadas de la palabra maestro son:

- Personas que destacan en alguna faceta cultural.

- Personas que llevan la dirección de un taller o alguna obra de tipo manual.

- Personas que consagran su vida a la profesión educativa.

De estas tres, el 15 de mayo celebramos en nuestro país a estas últimas personas.

 

Más

El término maestro, derivado del latín magister, a su vez de magis, más, relacionado con la raíz indoeuropea megas, grande, importante, significa el que está más experimentado en una actividad cualquiera y por eso dirige y ordena. De ahí las acepciones dichas.

Magister se opone a minister, derivado de minus, sirviente. Magister, pues, sobre todo en latín, designa al que ha alcanzado el más alto grado de conocimiento y competencia en su campo o profesión, y por eso podría dar lecciones de ello.

 

Jesús Maestro

A Jesús los discípulos le solían llamar Maestro o rabbí, aunque no provenía de ninguna de las escuelas rabínicas del momento. Predicó a grandes y pequeños grupos, enseñó a individuos particulares, aunque, como es lógico, se hizo más extenso su magisterio a los discípulos que convivían con él. Predicó por todo Israel; "recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas y predicando la buena nueva del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia del pueblo".

 

Papel

El papel del maestro -profesional y técnico de la educación- es uno de los más necesarios en cualquier comunidad. El maestro, a pesar de los cambios que se han efectuado en la tarea educativa de los últimos años, continúa procurando el enriquecimiento cultural y formal de aquellas nuevas generaciones que se le encargan. El diálogo maestro-alumno se hace de todo punto imprescindible.

 

Condiciones

¿Cuáles deben ser las cualidades de los maestros? Se pueden establecer condiciones atendiendo a dos circunstancias: 1) El maestro convive con sus alumnos y los forma; 2) El maestro instruye a sus alumnos.

No se trata, pues, sólo de transmitir conocimientos, sino, de igual manera, formar a los alumnos para la vida.

 

Capacidades

Un maestro debe tener capacidad para conocer de un modo práctico (natural) y científico a sus alumnos, lo que es premisa primera y fundamental para una correcta formación de su personalidad. Este conocimiento facilitará la comprensión de indefinidas situaciones violentas que sueles presentarse en clase o el entendimiento de conductas a primera vista inexplicables.

La paciencia, el amor y la alegría son tres cualidades muy necesarias, pues su carencia ocasionará múltiples incomodidades al maestro. El amor hacia los alumnos y hacia su perfeccionamiento personal es quizá lo más peculiar de esta profesión.

 

Trascendencia

Son muchos los verdaderos maestros que han dejado huella en nuestras vidas. ¿Quién no recuerda a algún maestro o maestra que con sus consejos o sus orientaciones, ha influido en una sana toma de decisiones, en un modo de enfrentar los retos que se ofrecen a nuestros ojos o en una manera de relacionarnos con el mundo y las cosas?

Ciertamente gran parte de nuestra formación se la debemos a este o aquel maestro o maestra, a pesar de que, de momento, no podamos apreciarlo.

¡Felicidades, maestros!