Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Deportes violentos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Dr. Alejandro R. Seyffert Romero   
Jueves 11 de Mayo de 2017 08:38

Dialoguemos con nuestros hijos

En la presente colaboración expreso mi particular punto de vista, que posiblemente pueda diferir al muchos de los lectores que tienen derecho a manifestar su gusto por diferentes deportes violentos a los cuales definitivamente no soy fanático.

Pienso que el deporte debe estimular la amistad y la hermandad sobre todo en el que no es profesional, ya que los que sí lo hacen es para obtener ganancias económicas y están en su derecho de hacerlo, aunque se trate de deportes violentos como el box, la lucha libre, el fúbtol americano, que ahora inclusive lo practican mujeres. El karate es más bien una filosofía y se trata de defenderse sin agredir al oponente.

Hace tiempo en la televisión el caso de un luchador que en un enfrentamiento fue arrojado por su oponente contra las cuerdas del cuadrilátero, golpeándose en el cuello con lo que se lesionó la médula espinal, y desde luego, perdió la vida de manera instantánea.

Recuerdo que cuando estuve de interno dos años en el Hospital Central Militar, junto a los compañeros que estábamos de guardia, después de pasar la última visita en nuestras respectivas salas, subíamos a la sala de médicos a ver las peleas de box las noches de los sábados, las cuales disfrutábamos mucho.

En una ocasión estando de vacaciones en Ciudad Juárez fui con mi padre y mi suegro a ver una pelea de box en "El Coliseo" de El Paso, fue entonces que me di cuenta de la violencia que implica una pelea de box, pues en la televisión aparece muy maquillada; desde entonces no volví a ver una pelea en la televisión.

Me llama la atención que miembros de un partido político consiguieran que se suspendiera la exhibición y diversos actos que realizaban algunos animales en los circos, sin embargo, para nada mencionaron la suspensión de las corridas de toros; habría que imaginarnos el sufrimientos de esos animales cuando el torero le coloca las banderillas y las lesiones que les produce el picador para finalmente morir de una estocada que le infiere el matador. Es cierto, también él corre peligro de ser embestido y lesionado.

La mayoría de los deportes profesionales implican cierto grado de violencia, pero hay algunos como el béisbol, sóftbol, voleibol, tenis, competencias de atletismo en diversas manifestaciones, la natación, entre otros, en los que para nada hay contacto físico entre los participantes y por ende, no generan violencia; en el fútbol soccer si hay algo de contacto entre los jugadores por lo que en ocasiones se genera conflicto entre ellos.

Como lo expresé al principio, se manifiesta mi muy particular punto de vista, y los aficionados a los deportes que generan agresividad tienen derecho a disfrutarlos.

La violencia genera violencia y no sería remoto que los aficionados a los deportes violentos también observen alguna conducta agresiva; aclaro, sólo muy pocos de esos aficionados, pero con sólo uno que sea influido por los deportes violentos es suficiente para considerar que la violencia es negativa en todas sus manifestaciones.

 

-Comentarios a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Fundación ANI, A.C., le invita a colaborar para incrementar la ayuda a niños enfermos de muy escasos recursos. Cuenta 0887947458 a nombre de Fundación ANI, A.C. en BANORTE.

Informes: 410-2368 (10:30am-1pm y de 4:30-7pm). Por las noches al Cel. 431-6266.