Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
La terquedad de Francisco PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cristina Alba Michel   
Martes 09 de Mayo de 2017 15:25

Caminando con el Papa

I. Perfiles

Terco

1. "Que no, que no voy en coche blindado", dijo el Papa. Así, se presenta en Egipto en coche cerrado pero no blindado.

Se le criticó bastante por esto. Dicen que, tal como están las cosas en el país de la Esfinge, hacerlo incrementa el riesgo no sólo para su persona, también para los fieles alrededor. Se ha contado con las medidas de seguridad implementadas en otros viajes, y que hoy se aplican a cualquier evento multitudinario en Europa. En Francia, por ejemplo, incluso las estaciones del metro te muestran el nivel de alerta terrorista y existen alarmas con diferente sonido: Un sonido específico indicará correr para salvar tu vida. "¡Debes acostumbrarte para sobrevivir!", según cuenta la mamá de una chica mexicana que hoy estudia en París.

 

2. Volviendo al Papa, resulta natural que no quiera coche blindado. Así se relacionan normalmente el padre y los hijos, sin blindajes, con cercanía. Por ahí dijo alguien que "si Pedro -o los demás apóstoles- hubiese ido en carruaje blindado" no habría conseguido convencer a la Iglesia naciente, ni su sombra hubiese confortado a tantos. Si el Papa se blindara "hablaría mal de su confianza en la Providencia".

Además, quienes lo acompañen en Egipto saben de los riesgos. El acompañamiento es voluntario; lo demás en manos de Dios queda. Por tanto, oremos siempre por el Vicario de Cristo. ¿Se imaginan a Jesús en coche blindado?

 

3. Pero de que el Papa es terco, lo es. Medio "inconsciente", como él ha dicho de sí mismo: "Yo diría que soy medio inconsciente... la inconsciencia lleva a veces a ser temerario". "Dios es bueno conmigo, me da una sana dosis de inconsciencia. Voy haciendo lo que tengo que hacer".

Y si lo que tiene que hacer es servir sin blindar, pues el Papa sirve sin blindar. Que no, que blindado no. ¡Terco en la cercanía...!

  

II. Noticias y comentarios

A Pedro se le persigue

1. Perseguir a Pedro hasta por inercia. Como Vicario de Cristo en la tierra hay que darle lata y, si es posible, eliminarlo. Históricamente tenemos varios métodos para eso: corromperlo, rodearlo de corruptos, desterrarlo, envenenarlo, hacerlo prisionero, silenciarlo, tergiversar sus palabras y su magisterio, desacreditarlo, difamarlo o francamente calumniarlo a todo lo que da. Porque hay que perseguir a Pedro -dice satanás- aunque no sea católico.

 

2. ¿Cómo? ¿Es que existe algún "Pedro" no católico?

Estrictamente Papa de Roma, no. Pero de hecho hay un Pedro no católico. No se asusten, me refiero al  Patriarca de Antioquía para los siro ortodoxos que hoy se llama Mar Ignatius Aphrem II.

¿Por qué Pedro? Porque antes de llegar a Roma donde dio su vida en el martirio, San Pedro gobernó la Iglesia de Antioquía; luego, sus sucesores son sucesores legítimos suyos, "Pedros" de Antioquía.

 

3. Pues el Patriarca, como el Papa de Roma, está siendo muy perseguido, en un "serio problema interno": seis de sus obispos lo acusaron de traición a la fe y lo atacaron ferozmente en redes sociales porque en el marco de una celebración inter-religiosa, como signo de respeto por los millones de creyentes musulmanes, tomó el Corán en sus manos y lo elevó. "Por respeto", dijo; y añadió: "En cambio, quienes instrumentalizan estos gestos y estas palabras para dividir a la Iglesia, cuerpo de Cristo, son los que ofenden y reniegan de la fe de los apóstoles que llegó hasta nosotros al precio de la sangre de los mártires". ¡Es verdad! Lo decía Benedicto XVI, que el mal que destruye a la Iglesia es el surgido dentro de ella...

 

4. Gracias a Dios que Él asiste y cuida de Pedro. Al Patriarca de Antioquía lo defendieron 30 de sus obispos -la mayoría del sínodo- que han invitado a los obispos "rebeldes" a arrepentirse, al mismo tiempo que confirmaron su comunión con "el legítimo Sucesor de Pedro". Él -aseguran- siempre hace una constante y paternal presencia entre su pueblo, "sobre todo durante tiempos difíciles".

Este episodio no es aislado, se trata sólo del último episodio de persecución contra el Patriarca. Tampoco es exclusivo de la Iglesia siro ortodoxa. En las demás Iglesias del Medio Oriente resulta común. A la larga, son estas persecuciones, como también las que se dan contra el Papa de Roma, más terribles que la violencia islámica terrorista, más terribles que la violencia atea laicista.

Oremos por Pedro. Oremos por nuestro Papa de Roma, garante y sacramento de unidad de toda la Iglesia.

  

Para pensar

"Nuestro mundo, desgarrado por la violencia ciega, tiene necesidad de paz, de amor y de misericordia. Tiene necesidad de agentes de paz, de personas libres y liberadoras, de gente valiente que sepa aprender del pasado para construir el futuro sin encerrarse en prejuicios. Tiene necesidad de constructores de puentes de paz, de diálogo, de fraternidad, de justicia y de humanidad".

(Papa Francisco. Vídeo mensaje al pueblo egipcio, abril 25, 2017).