Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
¡Conoce la Voz verdadera! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Marco Antonio Estrada Rojas   
Lunes 08 de Mayo de 2017 17:03

Comentario al Evangelio del IV Domingo de Pascua, del Buen Pastor (Jn 10,1-10)

En el evangelio de este domingo, el Señor Jesús se presenta a Sí mismo como puerta y pastor.

Para poder entrar o tener acceso a un lugar, hay que pasar por medio de una "puerta" o "entrada". Teniendo esto en cuenta, es fácil entender la comparación y afirmación de Nuestro Señor, pues sólo por medio y a través de Él se puede "entrar" a su redil, es decir, a formar parte de su pueblo, o mejor dicho, de su familia.

Sólo por Él se "entra" en comunión con el Padre; sólo por Él se puede "entrar" en la Salvación, y es por Él que "entramos" a la abundancia de la Nueva Vida.

Es bueno preguntarnos si en verdad nos esforzamos en nuestra vida por "entrar" por medio de Él a una Nueva Vida. Porque hay muchos hermanos nuestros que saltan por otro lado; por ejemplo, todos aquellos que quieren recibir los Sacramentos de forma ilícita o inválida, no presentando la documentación y preparación requerida para ello; o aquellos que quieren una vida espiritual fácil y sin compromiso, que se atienen o escudan en decir que tienen fe en Dios, pero no quieren nada con la Iglesia.

Hay que ser conscientes de que es por medio de Cristo que entramos en la Salvación, ¡No hay otra forma!, Él mismo lo ha dicho.

En el evangelio de hoy también encontramos otra afirmación de Jesús: Él es el Buen Pastor.

* A Él le abren la puerta del redil, es decir, se le brinda y reconoce autoridad sobre el rebaño.

* Él conoce a las ovejas por su nombre, es decir, tiene cercanía y familiaridad con cada una de ellas, las conoce íntimamente; el Pastor no está distante de sus ovejas.

* Él conduce y camina adelante del rebaño, es decir, guía y defiende; va primero pues conoce el camino y destino por donde lleva a las ovejas, y también es el primero en afrontar los peligros que se presentan en el peregrinar, y así defiende valerosamente a su rebaño.

* Es Él quien, (al contrario del ladrón que solo roba, mata y destruye), viene a dar lo que las ovejas necesitan; viene a vivificar, es decir, viene a dar vida en abundancia; viene a construir y edificar un nuevo rebaño, edificar la relación con el Padre Celestial y con los hermanos.

* Las ovejas, por su parte, conocen su voz y lo siguen, pues saben que con Él y en Él hay seguridad, sustento y vida. Es sólo por la cercanía y el trato con Él que conocen su voz, y por eso no se dejan engañar por la voz de bandidos y ladrones.

El evangelio de este domingo nos invita a profundizar en nuestra relación con el Buen Pastor, ya que quien "entra" por Él se salvará y tendrá Vida en abundancia.

 

¡No seas sordo a la voz del Buen Pastor! ¡No te dejes engañar por otras voces! ¡Entra a la Vida por medio de Jesucristo!