Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
San Francisco de Gerónimo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Lunes 08 de Mayo de 2017 17:00

Nacido el 17 de diciembre de 1642 en Grottaglie (Italia), Francisco fue el primogénito de once hijos de Juan Leonardo de Gerónimo y Gentilesca Gravina, matrimonio de considerable fortuna.

Cumplidos los 11 años ingresó al Convictorio de San Cayetano, colegio atendido por sacerdotes diocesanos y donde destacó por ser un buen estudiante, aplicado y virtuoso. Partió luego a Tarento para iniciar estudios con los jesuitas.

Cinco años más tarde, tras morir su madre en su undécimo parto, regresó a Grottaglie para apoyar a su padre, dejando en espera la Ordenación presbiteral que recibió en 1666 en Nápoles, capital del Reino español de las Dos Sicilias y en cuyo Colegio de Nobles trabajó para costear sus estudios.

Aunque su intención era regresar con los sacerdotes diocesanos de Grottaglie, ingresó finalmente al Noviciado jesuita, "día de gloria para la Compañía, porque Dios le ha dado un santo", expresaría el padre rector.

En 1671 fue enviado a las misiones rurales en Lecce, región que recorrió durante cuatro años misionando con éxito entre los humildes y marginados.  Suplicó ser enviado a las misiones extranjeras pero se le destinó a Nápoles, cuya población ascendía a 200 mil habitantes, la mayor parte luchando por sobrevivir, en medio de una gran pobreza, degradación humana y olvido religioso.

La Casa del Gesù Nuovo fue la sede de su misión urbana y rural: predicó por las calles y plazas, dirigió la Congregación Mariana de artesanos, impartió Ejercicios Espirituales y organizó la Comunión general que llegó a contarse en 20 mil en una sola ocasión.

Ayudado por casi doscientos laicos, todos pobres, se dedicó a la evangelización de los pecadores, las prostitutas (incluso varias mujeres ingresaron a la vida religiosa), los encarcelados, los más alejados, los artesanos, los obreros portuarios, la gente ociosa y los esclavos, a quienes no se cansaba de presentar el amor de Dios Padre y de atender en el confesionario. También se dirigió a ambientes más intelectuales, a sabiendas que los poderosos podrían ser los mejores benefactores de los pobres.

Su labor apostólica fue favorecida con el don de milagros y un notable cambio de costumbres entre los napolitanos.

Trabajó sin descanso casi hasta el día de su muerte: "Un burro de carga debe morir bajo su fardo", decía. Falleció plácidamente el 11 de mayo de 1716, a los 73 años. Durante sus funerales 40 mil personas recibieron la comunión, prueba de la honda estima de su querido Nápoles, del cual es co-patrono junto con San Genaro.

Beatificado por Pío VII (1806) y canonizado por Gregorio XVI (1839), le conmemoramos el 11 de mayo.

 

San Francisco de Gerónimo

(1642-1716)

Presbítero, "jesuita pobre entre los pobres" y elocuente misionero que se distinguió por su ilimitado celo en favor de la conversión de los pecadores y por su amor a los pobres, los enfermos y los oprimidos.

A donde quiera que iba su confesionario y las iglesias en que predicaba estaban siempre llenos. Visitaba las prisiones, los hospitales, los prostíbulos, las cárceles y las galeras, logrando sorprendentes conversiones tanto de pecadores empedernidos como de emigrantes musulmanes.