Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Del buen Pastor PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Lunes 08 de Mayo de 2017 15:54

Rincón del Director

 

"El Señor es mi Pastor, nada me faltará".

 

Domingo IV de Pascua, conocido como del buen Pastor. Sí, queridos hermanos lectores de Notidiócesis, seguimos de fiesta dentro de la Cincuentena Pascual con esta hermosa fiesta de Jesucristo, motivo por el cual nos sentimos protegidos, acompañados y guiados por Él que nos encamina hacia los pastos verdes y abundantes. A nosotros ovejas del Señor, nos corresponde vivir en la docilidad y la obediencia a Él.

Son varias las enseñanzas o reflexiones que podemos entresacar desde una mirada al propio Evangelio: En primer lugar, viene a mi mente la expresión de Cristo, "'Yo soy el buen Pastor", que nos remite a la voz del Señor que escuchamos en el libro del Éxodo, cuando mediante la zarza ardiendo Yahvé se identificó con Moisés diciéndole: "Yo soy el que soy te envía", "Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob". Por tanto hermanos, podemos interpretar que desde siempre, así como Yahvé acompañó, guió y cuidó al pueblo que escogió para ser de su propiedad, del mismo modo Dios nos sigue acompañando, guiando y alentando en las distintas etapas de la vida que nos ha tocado vivir hoy, a nosotros, nuevo pueblo de Dios, Iglesia de Jesucristo que Él mismo ha fundado.

Cristo ha dejado en el apóstol Pedro las llaves del reino de los cielos. El ahora vicario de Cristo, sucesor del Apóstol, nos sigue acompañando. Oremos, pues, por el Papa Francisco y todos los demás pastores de la Iglesia, los señores Obispos -en especial nuestro Obispo- para que fieles a la verdad promuevan la fe católica y apostólica.

Recientemente Papa Francisco ha visitado Egipto. Esta su presencia en un país no cristiano habla del verdadero pastoreo de Jesús. Puesto que Jesús ha venido a conceder la salvación al mundo entero, Él no quiere la muerte del pecador, sino que se arrepienta y viva; desea que todos conozcan al Dios único y verdadero para que, creyendo en Su Enviado, tengan vida eterna.

Nosotros, quienes pertenecemos al rebaño del buen Pastor, consideremos oportuno orar para que Dios restablezca en plenitud la unidad del rebaño. Atendamos a la voz del único buen Pastor, y no a las muchas voces del mundo actual que pretenden distraernos de sus enseñanzas y de la fraternidad entre las ovejas del redil.

Que la celebración de este bello domingo nos anime a fortalecer el don de la fe, a crecer en el servicio por los demás y a construir la unidad, la concordia y la paz entre todos.

Dios está con nosotros.

 

P. Fer