Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
¿Qué pasa en Siria? ¿Qué puedo yo hacer? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Martes 02 de Mayo de 2017 17:21

Los medios ocultan la verdad

La guerra en Siria comenzó el 15 de marzo de 2011. Un grande y grave silencio de los medios de comunicación occidentales (estadounidenses, europeos y sus repetidores) ha ocultado la verdad de lo que sucede. Sólo últimamente, a raíz de los supuestos atentados con químicos, han descorrido levemente el velo, ¿para justificar los bombardeos estadounidenses que les ayudarán a borrar del mapa a la nación siria?

Les traemos hoy información de primera mano, un resumen de la entrevista que El Observador realizó al polaco Dominik Kustra, teólogo, pedagogo y profesor de religión, quien trabajó como locutor y jefe de una cadena de radio en Polonia y desde hace 15 años es colaborador en España de la Fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

 

-Dominik, ¿cuál es tu opinión sobre los sucesos que se están viviendo en Siria?

"Se trata de una situación mucho más complicada de lo que estamos pensando. El ataque de Estados Unidos con 59 misiles contra una base militar de Siria puede provocar un problema mundial de muchas dimensiones. Ésta no ha sido una acción que lleva a la paz. Puede provocar muchos conflictos internacionales. Además, como cualquier guerra  va a causar muchas más víctimas.

En los últimos años Siria ha acumulado 312 mil muertos, víctimas inocentes, de la población civil. Este ataque de Estados Unidos va a tener repercusiones, porque seguramente habrá contraataques y esto provocará más víctimas mortales entre los civiles. Detrás de los ataques hay muchos intereses económicos, políticos y militares: con tantas armas que se fabrican en el mundo hay que hallar una manera de utilizarlas; puro negocio. Debemos rezar mucho por la paz en Siria.

Siria, en los últimos meses, ha recuperado territorios que habían ocupado el Estado Islámico y otros grupos terroristas islámicos. ¡Parecía que todo iba bien, que estaba avanzando el proceso hacia la paz!

Así que éste es un asunto muy preocupante, que va a dañar no sólo a la población siria, sino que repercutirá en la comunidad internacional".

 

-¿Estados Unidos ha cometido un grave error?

"... se dice que fue una respuesta a un ataque químico de Al-Asad; pero apenas se están haciendo investigaciones... y puede ser una equivocación acusar a una persona concreta o al ejército sirio.

Se necesita realmente una investigación muy profunda. Estados Unidos reacciona con un ataque, sin avisar a nadie... sí fue un gran error".

 

-Se ha dicho que Estados Unidos realizó un ataque a una base militar siria. ¿Así fue, o se trata de un ataque a la población?

"Oficialmente fue una base militar, pero es demasiado pronto para decir que esto es cierto. Intentamos ponernos en contacto con algunas personas en Siria, para que nos den respuestas, pero como es un país en guerra, en gran parte destruido, a veces es muy complicado comunicarse.

Ha habido algunas declaraciones; el patriarca caldeo de Iraq condenó el ataque precipitado de Estados Unidos".

 

-Tú has estado en Siria y has vivido la realidad de cristianos y no cristianos. ¿Cómo ven ellos el liderazgo de Bashar Al-Asad?

"No creas que el pueblo está totalmente en contra del gobierno y del presidente, no es así. Cuando comenzó el conflicto en Siria, en los medios de comunicación occidentales presentaban al presidente como alguien peligroso y un dictador. Pero los que saben árabe vieron que estas grandes manifestaciones que se hicieron no eran contra el presidente; en las pancartas apoyaban al presidente Al-Asad. De hecho, los que empezaron la 'primavera árabe', que se convirtió en un conflicto militar, fueron en gran parte extranjeros: de Afganistán, Paquistán y países vecinos, que vinieron a provocar los disturbios que dieron lugar a la guerra.

Casi todos los sirios apoyan al gobierno, y todos están, sobre todo la población cristiana, contra el terrorismo islámico. Pero contra el presidente no todo el mundo. Como en todos los países, el presidente tiene gente que no lo apoya, pero gran parte de la población de Siria está al lado de Al-Asad".

 

-¿Cuál era la realidad de la gente en abril 2017, antes del ataque?

"La situación volvía a la normalidad. No digo que se hubiera vuelto a la paz; faltan todavía largos pasos. Pero algunos pueblos, ciudades, barrios cristianos, por la intervención de Rusia y del ejército sirio estaban libres ya de la ocupación de los terroristas, y los cristianos volvían a sus casas.

Miremos un poquito atrás; la población cristiana fue la más afectada por el conflicto provocado por el terrorismo islámico. Hemos hablado de 312 mil muertos de todas las extracciones religiosas; pero los cristianos, que eran aproximadamente un 40% de la población fueron desplazados. De 22 millones de personas que conformaban la población total de Siria, 11 millones ya no viven en su hogar.

Los cristianos viven en campos de refugiados o han emigrado a otros países. Pero tienen muchas dificultades, porque no se les trata como a los demás refugiados, se les ponen muchas trabas. Yo creo que ninguno quería abandonar Siria, lo hicieron porque fueron aplastados. Tan atacados y amenazados que, para salvar sus vidas, tuvieron que abandonar su patria.

Estos últimos meses daban mucha esperanza: ¡la gente quería volver a Siria! Este ataque de Estados Unidos puede parar el proceso".

 

-¿Consideras que se ha pensado en el exterminio de los cristianos en Siria?

"Por supuesto que sí... En Siria e Iraq los cristianos estorban a los grupos radicales; por tanto, con un plan bien preparado, se atacaba a las comunidades cristianas, se les amenazaba, obligaba a convertirse al islam, se les asesinaba a machetazos, crucifixiones, enterrados vivos, a las mujeres se les violaba y obligaba a casarse con musulmanes. Para que todo Medio Oriente sea puramente musulmán, un gran califato islámico".

-¿Ha habido manipulación o desinformación respecto al conflicto sirio?

"Sí. La sociedad occidental está mal informada, debido a un silencio mediático de años, sobre todo sobre la persecución religiosa y exterminio de cristianos.

Cuando surgió la 'primavera árabe' (2011), la prensa y demás medios sí cubrieron la noticia, pero de nuevo volvió a haber silencio, hasta que miles y miles de refugiados llegaron a Europa. Entonces se habló del conflicto en Siria e Iraq.

No se informa a los radioescuchas, a los televidentes y a los que leen los periódicos de lo que ocurre diariamente en Siria. ¿Por qué no se le informa a la gente que hay 50 mil niños muertos a causa de la persecución religiosa y del conflicto militar en Siria?".

-¿Qué opinión tienes del uso de las armas químicas?

"En las declaraciones y acuerdos, los países han eliminado las armas químicas porque son las más peligrosas, afectan a la población más inocente. Además las consecuencias de estos ataques pueden verse en las siguientes generaciones: pueden concebirse niños con deformaciones u otros problemas de salud. No es que si hoy hay un ataque mañana se acabó. Pueden durar las consecuencias hasta los próximos quince años.

Pero, repito, todavía hay que hacer una investigación: ¿fue realmente un ataque con armas químicas, o un ataque a una fábrica de productos químicos? Es necesario esperar a que la ONU investigue. Si tú ves noticiarios o los títulos de la prensa vas a encontrar especulaciones. Sólo se habla por hablar, en lugar de esperar a ver si fue un ataque intencional, una casualidad o un error. Dejemos a los expertos investigar".

  

-¿Por qué no hay paz en Siria?

 "Por muchos intereses internacionales, políticos y económicos. No solamente en Siria: Oriente Medio es una mina de petróleo.

 Además Siria es un punto estratégico que une Europa con Asia; estratégico para el comercio. Hay muchos países interesados en tener la influencia en estas tierras; por tanto se involucra casi todo el mundo: Todo el mundo quiere meter mano y sacar algo sin mirar a las víctimas. Entonces, ¿quién está detrás del conflicto? Toda la comunidad internacional.

 Todos y cada uno, no solamente los políticos, deberíamos lanzar un mea culpa y preguntarnos: ¿Me interesé por Siria? ¿Me interesé por este conflicto? ¿Hice algo para ayudar? ¿O pensé que el conflicto estaba a muchos kilómetros de distancia, que no me afectaba de manera personal? Pero resulta que a largo plazo sí nos puede afectar".

   

-¿Qué debemos hacer desde América... Cuál es nuestra responsabilidad?

 "Tenemos la responsabilidad de rezar mucho por la paz; ser instrumentos de paz. México tiene sus propios conflictos, problemas de seguridad; pero no podemos mirar siempre nuestro propio ombligo: todo lo que está pasando en cualquier parte del mundo debe implicarnos en el proceso de paz. El proceso de la paz comienza en nuestro patio, familias, vecindario, lugares de trabajo. Seamos constructores de la paz, donde estamos".

-Resumen: CAM.

  

Oración por los pueblos de Oriente Medio

 Dios de infinita misericordia y bondad, con corazón agradecido te invocamos hoy. Señor, tú diriges palabras de paz a tu pueblo y a todos los que se convierten a ti de corazón. Que tu voz resuene en todos los hombres y mujeres, cuando los llames a seguir el camino de reconciliación y paz, y a ser misericordiosos como tú.

Te pedimos por los pueblos de Oriente Próximo. Ayúdales a derribar las barreras de la hostilidad y de la división y a construir juntos un mundo de justicia y solidaridad. Señor, tú creas cielos nuevos y una tierra nueva.

 Te encomendamos a los jóvenes de estas tierras. En su corazón aspiran a un futuro más luminoso; fortalece su decisión de ser hombres y mujeres de paz y heraldos de una nueva esperanza para sus pueblos.

Te pedimos por las autoridades civiles de esta región, para que se esfuercen por satisfacer las justas aspiraciones de sus pueblosy eduquen a los jóvenes en la justicia y en la paz.

Impúlsalos a trabajar generosamente por el bien común y a respetar la dignidad inalienable de toda persona y los derechos fundamentales que derivan de la imagen y semejanza del Creador impresa en todo ser humano.

Haz que sean uno, como tú eres uno con el Hijo y el Espíritu Santo. Que testimonien la paz que supera todo conocimiento y la luz que triunfa sobre las tinieblas de la hostilidad, del pecado y de la muerte.

Padre misericordioso, que todos los creyentes encuentren la valentía de perdonarse unos a otros, a fin de que se curen las heridas del pasado y no sean un pretexto para nuevos sufrimientos en el presente.

 ¡Paz! ¡Paz! ¡Paz! Amén.

 

(San Juan Pablo II, adaptado)