Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
La paz verdadera PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Lunes 01 de Mayo de 2017 12:52

Rincón del Director

Mis hermanos, seguimos de fiesta en el Señor con la celebración de este II Domingo de Pascua. Culminamos lo que llamamos Octava de Pascua, que comenzó el Domingo de Resurrección.

Hoy celebramos la Divina Misericordia. Recordemos esa Misericordia que no tiene fin, como bien nos lo decía el Papa Francisco durante el Año de la Misericordia. Por eso, al término de ese Año de júbilo, sabemos que la Misericordia de Dios seguirá bendiciendo nuestras vidas. Por tanto seamos agradecidos con Él, que nos toca con su gracia.

La Pascua nos reanima a proseguir nuestro caminar cristiano desde la renovación de nuestro compromiso bautismal, según lo hicimos durante la Vigilia Pascual del 15 de abril.

¡Nunca nos olvidemos de valorar y apreciar todo lo que recibimos de Dios! Aprendamos a vivir como verdadera comunidad de vida y de amor, tal y como nos enseña la primera lectura de este día del libro de los Hechos de los Apóstoles: tener todo en común, compartirlo, vivir la solidaridad con los demás, estar en frecuente oración en comunidad de hermanos y, muy especialmente, en la Eucaristía.

Cristo Resucitado se sigue manifestando en nuestras vidas, no temamos las adversidades que se presentan, Él nos concede su paz tal y como la experimentaron los apóstoles. Se habían encerrado por miedo a los judíos, y el Señor entra a su encierro y les dice: "¡La Paz esté con ustedes!".

Con este mismo saludo nos aborda hoy a nosotros en la persona del sacerdote en cada Eucaristía que celebramos. ¡Valoremos esta gracia, este don de su paz!

Hoy los invito a estar unidos en la oración para implorar a Dios la paz, su misericordia para todo el mundo, especialmente para los países que sufren tan terrible conflicto en el Medio Oriente. Que Cristo, rey de justicia y de paz, nos conceda vivir el anhelo de una paz duradera, la paz del Resucitado. Es ésta la verdadera y única paz. Acojámonos a la intercesión de la Reina de la paz, la Santísima Virgen María.

Dios está con nosotros.

 

P. Fer