Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
24 Apr
Viernes Santo, liturgia y tradiciones PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cristina Alba Michel   
Lunes 10 de Abril de 2017 13:37

Primer día del Sagrado Triduo Pascual

"Mirad, mi siervo tendrá éxito, subirá y crecerá mucho. Como muchos se espantaron de él, porque desfigurado no parecía hombre, ni tenía aspecto humano; así asombrará a muchos pueblos: ante Él los reyes cerrarán la boca, al ver algo inenarrable y contemplar algo inaudito" (Is. 52,13-15).


I. Celebración de la Pasión del Señor

La cruz de Cristo permanece de pie cobijando bajo su sombra a todos los pueblos de la tierra. Juan con su Evangelio de la Pasión nos sumerge en este misterio; su narración recorre los títulos de Jesús: Rey, sacerdote y templo, nuevo Adán, hijo de María, esposo de la Iglesia, dador del Espíritu, cordero inmaculado...

También contemplamos a María, Dolorosa, "con la majestad de una Esposa, aunque con el inmenso dolor de una Madre". La Celebración de hoy -día de silencio, ayuno y abstinencia- consta de tres partes:

 

1) Liturgia de la Palabra

Hoy no se celebra Misa. El altar está desnudo, sin cruz, sin velas, sin adornos ni flores. La celebración conmemora la muerte del Hijo de Dios, por ello inicia con la entrada en silencio del sacerdote que se postra en el suelo ante el altar, imagen de la humanidad oprimida y penitente que implora perdón por sus pecados. Va vestido de rojo, el color de los mártires. Dice la oración del día; enseguida serán proclamadas las Lecturas.

 

Primera lectura. Isaías 52,13-53, 12, del Poema del Siervo de Yahvé.

Salmo 30,2 y 6.12-13.15-16.17 y 25 "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Segunda lectura. Hebreos 4,14-16; 5,7-9 "Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetró los cielos -Jesús, el Hijo de Dios- mantengamos firmes la fe que profesamos".

Evangelio. La Pasión según San Juan 18,1-19.42 "Jesús, sabiendo todo lo que le iba a suceder, se adelantó y les preguntó: '¿A quién buscan?' Le respondieron: 'A Jesús, el Nazareno'. Él les dijo: 'Yo soy'".

 

Oración Universal. Este día se ruega a Dios por el mundo entero y toda la Iglesia. Son diez las peticiones, en las cuales se pide por: la Santa Iglesia, por el Papa, por el pueblo de Dios y sus ministros, por los catecúmenos, por la unidad de los cristianos, por los judíos, por los que no creen en Cristo, por los que no creen en Dios, por los gobernantes y autoridades civiles, por los que se encuentran en tribulación.

 

2) Adoración de la Cruz

Finalizada la Oración Universal se procede a la adoración de la Cruz, presentada solemnemente a la comunidad cantando tres veces esta aclamación: "Mirad el árbol de la Cruz, donde estuvo clavado el Salvador del mundo. Vengan y adoremos". Cada vez los fieles se arrodillan unos momentos. Cuando la Cruz llega frente del altar inicia la procesión para venerarla personalmente. Mientras el pueblo avanza, se canta sobriamente. En el Misal anual se incluyen varias opciones apropiadas. El canto ha de ser sobrio, y se indica sin instrumentos.

 

3) Sagrada Comunión

Terminada la adoración de la cruz el celebrante coloca sobre el altar el Santísimo Sacramento. Viene el Padre Nuestro. A continuación ora en secreto el sacerdote, toma una partícula de la hostia consagrada y la eleva un poco sobre el copón mientras dice "Éste es el Cordero de Dios...". "Señor, yo no soy digno...".

No hubo consagración, se comulga el Pan consagrado el Jueves Santo y reservado. Realiza la oración después de la Comunión, la oración sobre el pueblo. Ya se puede, ahora, salir en silencio...

 

II. Liturgia de las Horas

"Las horas señalan el paso del tiempo. Alternativamente se suceden, en la experiencia del hombre, luz y tinieblas, seguridad y peligro, alegría y dolor, presencia del Dios invisible en la creación visible" (J. Pinell). De Dios es el tiempo y la eternidad, por eso el Oficio divino es a pleno derecho parte de la Liturgia y, como tal, constituye con la Santa Misa la plegaria pública y oficial de la Iglesia, cuyo fin es el de consagrar las horas al Señor, extendiendo la comunión con Cristo que se realiza en el Sacrificio eucarístico. Aunque el Viernes Santo no hay Misa, entra en comunión con el Señor al hacer un alto para rezar con la Iglesia, la Esposa de Cristo.

La liturgia de las horas del Viernes Santo tiene su propio Oficio de Lectura, Laudes, Horas Intermedias, Vísperas y Completas con sus salmodias, lecturas, himnos, cánticos y responsorios.

 

Tradiciones y devociones populares

Numerosas tradiciones y devociones que no pertenecen a la liturgia de la Iglesia se derivan de la lectura del Evangelio de la Pasión. Han surgido a través de la historia en los pueblos cristianos para acompañar al Señor y a la Virgen María en las horas más dolorosas.

En nuestra Arquidiócesis se celebran el Vía Crucis, Pésame a la Virgen, Procesión del Silencio, meditación de Las Siete Palabras, Vía Matris y otras procesiones.

En cada país y cada región de España y Latinoamérica los fieles practican otras expresiones de la piedad popular, desde el llamado "Acto Mariano" en el cual se acostumbra ponerse en el lugar de la Virgen María después de que Jesús fue bajado de la Cruz -donde mujeres totalmente vestidas de negro y cubiertas por un velo acuestan la figura de Jesús sobre un lecho, la rodean de flores y perfumes, simulando la unción como preámbulo para salir en procesión por la calle-, hasta la representación de la Pasión del Señor y las procesiones con los enormes "Pasos" (bellísimas imágenes de Jesús y de María que evocan alguna escena del Viernes Santo) que son llevados por penitentes o miembros de cofradías en muchas ciudades españolas y sudamericanas.