Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
Asesinan a sacerdote de Nayarit PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Luis Efrén Tarango Díaz   
Viernes 07 de Abril de 2017 17:49

La Prelatura de Jesús María del Nayar, en el estado de Nayarit dio anuncio la noche del lunes 27 de marzo del asesinato de uno de los miembros de su presbiterio, se trata del P. Felipe Altamirano Carrillo.

La Iglesia del Nayar comunicó que al parecer el móvil de la muerte del sacerdote fue por asalto, ya que al concluir la Misa dominical en una de las comunidades alejadas, el P. Felipe junto a otras personas se encaminó de nuevo a la cabecera de lo que era su actual parroquia, La Mesa del Nayar, pero en el trayecto se encontraron con personas armadas las cuales los asaltaron. Se ha confirmado que el único fallecido fue el sacerdote.

La noticia consternó al pueblo católico de aquella Prelatura, cuyo obispo es Mons. José de Jesús González, OFM; muchas otras diócesis se solidarizaron con ellos. Sus exequias se realizaron a partir del jueves 30 de marzo en la Catedral del Nayar, pues el gobierno no accedió pronto a liberar el cuerpo del fallecido sacerdote.

El P. Felipe Altamirano Carrillo era de origen indígena, pertenecía a la etnia cora. Nació el 23 de julio de 1963 en el rancho Las Palomas, del municipio de Jesús María. Sus estudios de Seminario los realizó en Monterrey y Texcoco. El 8 de diciembre de 1989 fue ordenado sacerdote por el entonces Obispo don Manuel Romero Arvizu, OFM.

En cinco años han sido 17 los sacerdotes que mueren en hechos violentos, según la unidad de investigación del Centro Católico Multimedial. Recordemos que apenas en septiembre del año pasado dos sacerdotes de Poza Rica, Veracruz, fueron asaltados y violentados hasta la muerte, así como días después otro párroco de Michoacán.

Es de resaltar también que el año pasado se frustró el secuestro del P. Luis Antonio Salazar, quien ejercía su ministerio en la diócesis de Tarahumara. Y cómo olvidar el artero crimen en contra del seminarista de nuestra arquidiócesis Samuel Gustavo Gómez, quien precisamente en la Semana Santa de 2014 fue asaltado y secuestrado en una localidad del municipio de Aldama, a la cual llegó para celebrar los oficios de esos días santos.