Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Santo de santos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Luis Efrén Tarango Díaz   
Viernes 07 de Abril de 2017 16:51

Comentario al santoral

Sin lugar a dudas, tanto esta semana como la entrante son las más importantes y significativas de todo el Año Litúrgico, pues celebramos en estos días los misterios de nuestra fe católica: la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor. Es por ello que desde la tarde del Jueves Santo hasta la noche del Sábado que para la Iglesia ya es domingo, es la unión de tres actos litúrgicos: la Misa de la Cena del Señor, la celebración litúrgica de la Muerte de Cristo y la adoración de la Cruz, y la Vigilia Pascual.

Alguno que vaya a Misa el Jueves Santo se podrá fijar que al final no hay bendición, el Santísimo se deja en el altar y, tras los avisos, es llevado en procesión hasta el monumento, donde el pueblo le rinde homenaje a Jesús Eucaristía durante la noche. Fíjense también que en la celebración del Viernes, al inicio no hay canto de entrada ni palabras de bienvenida; al final solamente se hace una oración sobre el pueblo y se retiran. El Sábado por la noche se comienza con la bendición del Fuego Nuevo en el atrio del templo y es hasta el final de la Vigilia cuando el sacerdote da la bendición solemne de Pascua, pues precisamente para esto nos hemos venido preparando.

Por ello las celebraciones de los santos no se pueden celebrar litúrgicamente en esta semana y la siguiente. Pero sí podemos recordarlos pues siguieron fieles durante su vida en la tierra a Jesús.

Como dijimos, celebramos el misterio central de la fe católica, nuestra fe, a la que nos gloriamos de pertenecer, pues vana sería si Cristo no hubiera resucitado, así lo dice San Pablo al pueblo de Corinto.

Los invitamos a vivir con gran intensidad todos estos actos que en nuestras parroquias serán celebrados. Desde el inicio de la semana con la bendición de los Ramos el domingo, también a participar en la Misa Crismal, donde todos los sacerdotes de nuestra arquidiócesis se reúnen en torno al Obispo en la Catedral y renuevan sus promesas sacerdotales; son celebraciones bellísimas, en las cuales el protagonista es el Santo de santos, Cristo, quien vino a renovar todas las cosas.