Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
24 Apr
Misa Crismal será el Martes Santo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Mons. Constancio Miranda Weckmann   
Viernes 07 de Abril de 2017 16:39

Invitación del Sr. Arzobispo

Circular 14/17

"Háganlo en memoria mía" (1Cor 11,25).

 

Como cada año, tengo el gusto de invitarlos a la Misa Crismal para el próximo martes 11 de abril del año en curso, a las 11 de la mañana en la Santa Iglesia Catedral. En dicha Eucaristía los sacerdotes renovaremos nuestras promesas sacerdotales. [Ver anexo]

Hermanos sacerdotes, de nuestra relación con la Eucaristía se desprende, en su sentido más exigente, la condición "sagrada" de nuestra vida; condición que se refleja en nuestro modo de ser, sobre todo en el mismo modo de celebrar. Los invito a estar ante Jesús Eucaristía, aprovechar, en cierto modo, nuestra "soledades" para llenarlas de esta Presencia, la cual llena de gozo y sentido nuestra vida.

El rito elocuente de la renovación de las promesas sacerdotales tiene lugar antes de la bendición del Óleo de los Catecúmenos y de los Enfermos, así como de la consagración del Santo Crisma. Todo esto pone de relieve la imagen de la Iglesia, pueblo sacerdotal santificado por los sacramentos y enviado a difundir en el mundo el suave aroma de Cristo Salvador.

Que María, Madre de Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, interceda por nuestros presbíteros y fieles laicos, que unidos por el Bautismo en un solo pueblo sacerdotal vayamos caminando como Iglesia a la meta de la salvación.

Deseo para todos nuestros sacerdotes y sus comunidades una Pascua llena de gracia y de alegría en Cristo Resucitado.

Con mi bendición episcopal:

 

┼ Constancio Miranda Weckmann

Arzobispo de Chihuahua


Así renuevan los sacerdotes sus promesas

Este es el diálogo que durante la Misa Crismal, el Obispo y los presbíteros tienen para renovar las promesas que en el día de su Ordenación presbiteral hicieron.

Renovación de las promesas sacerdotales

Acabada la homilía, el obispo dialoga con los presbíteros con estas o semejantes palabras:

Obispo: Hijos amadísimos: En esta conmemoración anual del día en que Cristo confirió su sacerdocio a los apóstoles y a nosotros, ¿quieren renovar las promesas que hicieron un día ante su obispo y ante el pueblo santo de Dios?

Los presbíteros, conjuntamente, responden a la vez: Sí, quiero.

Obispo: ¿Quieren unirse más fuertemente a Cristo y configurarse con él, renunciando a ustedes mismos y reafirmando la promesa de cumplir los sagrados deberes que, por amor a Cristo, aceptaron gozosos el día de su ordenación para el servicio de la Iglesia ?

Presbíteros: Sí, quiero.

Obispo: ¿Desean permanecer como fieles dispensadores de los misterios de Dios en la celebración eucarística y en las demás acciones litúrgicas, y desempeñar fielmente el ministerio de la predicación como seguidores de Cristo, cabeza y pastor, sin pretender los bienes temporales, sino movidos únicamente por el celo de las almas?

Presbíteros: Sí, quiero.


Seguidamente, dirigiéndose al pueblo, el obispo prosigue:

Obispo: Y ahora ustedes, hijos muy queridos, oren por sus presbíteros, para que el Señor derrame abundantemente sobre ellos sus bendiciones: que sean ministros fieles de Cristo sumo sacerdote, y los conduzcan a él, única fuente de salvación.

Pueblo: Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.

Obispo: Y recen también por mí, para que sea fiel al ministerio apostólico confiado a mi humilde persona y sea imagen, cada vez más viva y perfecta, de Cristo sacerdote, buen pastor, maestro y siervo de todos.

Pueblo: Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.

Obispo: El Señor nos guarde en su caridad y nos conduzca a todos, pastores y grey, a la vida eterna.

Todos: Amén.