Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
La voz del Espíritu Santo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cristina Alba Michel   
Martes 04 de Abril de 2017 09:47

Escala de Jacob

I. Dice el Catecismo de la Iglesia Católica que en la Iglesia, la comunión con el Espíritu Santo devuelve a los bautizados la semejanza divina perdida por el pecado. Que en virtud de esa comunión el Espíritu Santo nos da las "arras" o "primicias" de nuestra herencia. Que esa herencia es la vida misma de la Santísima Trinidad, la cual consiste en amar "como Él nos ha amado". Este amor divino es el principio de la vida nueva en Cristo, que se hace posible porque en el Bautismo "hemos 'recibido una fuerza, la del Espíritu Santo'" por cuyo poder somos capaces de dar fruto. (Cfr. CEC, nn. 734-736).

¿Qué tiene que ver, con todo esto, dejarnos proteger y conducir por Santa María? Veamos para comprenderlo, una anécdota que le ocurrió a un misionero católico.

 

II. Al sacerdote brasileño y misionero Moisés Rocha, un pastor de una Iglesia pentecostal le propuso adherirse a su comunidad y abandonar el catolicismo a cambio de un apartamento, un auto y un sueldo mensual de 35 mil reales, unos 10 mil euros. El padre Moisés respondió a las propuestas del pastor con varias preguntas, que enumeramos a continuación:

1) ¿Sabe que el día de la Anunciación del Ángel Gabriel el Espíritu Santo entró dentro de la Virgen y ella se desposó con el Espíritu Santo?

2) ¿Y sabe que 33 años y medio después sucedió Pentecostés? ¿Y qué hacía la Virgen en ese cenáculo? [...]. ¿Concuerda con el hecho de que estaba allí porque su Esposo debía descender sobre la Iglesia?

3) ¿Usted cree que María se ha divorciado del Espíritu Santo?

 

III. En este punto, el pastor le preguntó al padre Moisés por qué le preguntaba todo aquello. El sacerdote explicó con más preguntas:

4) ¿Cómo es posible que el Espíritu Santo pueda entrar en su Iglesia [del pastor protestante, n. de R.] pueda inflamar su Iglesia, su Iglesia pentecostal, y Su esposa no pueda entrar? Déjeme decir una cosa, donde no entra mi esposa [si tuviera esposa], yo tampoco entro. [¿Por qué entraría entonces el Espíritu Santo sin Su esposa?].

5) ¿Por casualidad se han divorciado? ¿Son acaso una familia moderna? Y concluyó: La única Iglesia pentecostal es esa en la que están tanto el Espíritu Santo como Su esposa.

 

IV. Dice el Catecismo que: "La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo... El Espíritu Santo prepara a los hombres, los previene por su gracia para atraerlos a Cristo. Les manifiesta al Señor resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su Muerte y su Resurrección. Les hace presente el misterio de Cristo, sobre todo en la Eucaristía para reconciliarlos, para conducirlos a la comunión con Dios, para que den 'mucho fruto'" (Cf. CEC, 737).

Como sucedió en aquel tiempo en las bodas de Caná, cuando María les indicó a los criados: "Hagan lo que Él les diga" y ellos así lo hicieron, acudir a su ayuda hoy nos permitirá escuchar con mayor claridad la voz del Espíritu Santo que nos manifiesta a Cristo Señor en los momentos intensos de la oración, en las situaciones concretas de la vida, en las oportunidades concretas del servicio, en los acontecimientos concretos de la salvación, en el seno de la verdadera Iglesia, para gloria de Dios Padre. Como en todo hizo siempre María, modelo y figura de aquello que por nuestra vocación bautismal estamos llamados a ser.