Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
"Prevención", insiste sacerdote en torno al abuso de menores PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Viernes 31 de Marzo de 2017 17:14

En reunión de formación con el Clero y con el Seminario

Una reflexión importante y necesaria fue la que se ofreció el martes 21 de marzo al presbiterio de la Arquidiócesis de Chihuahua reunido en la Casa de la Iglesia, cuando el Pbro. Lic. Daniel Portillo Trevizo dirigió la conferencia a través de la cual dio a conocer los trabajos que desde el Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor de la Universidad Pontificia de México, se realizan para prevenir situaciones de abuso sexual a menores, que tanto daño han causado al pueblo de Dios y también a sus sacerdotes.

Teniendo en la prevención la mejor herramienta, el P. Daniel insistió que desde una buena formación en el Seminario y un esfuerzo mayor por parte del clero se pueden evitar las "eclesiopatías", término por él mismo acuñado que engloba en sí "los fenómenos enfermizos o patológicos dentro de la Iglesia", entre éstos: el clericalismo, el abuso de poder, traición de la confianza... "acciones que no son sexuales pero que en algunos casos sí tienen esa manifestación en la pedofilia".

Reconoció el exponente que la triste realidad del abuso de menores se da en un alto porcentaje en la familia, siendo mínimo el número de sacerdotes que provocan esta dolorosa situación pero ante la que se ha de estar preparado y por ello la importancia de prevenir.

Los asistentes asintieron en este llamado a la prevención, de modo que algunos manifestaron tomar medias al respecto a fin de que las relaciones que se puedan dar entre, por ejemplo, el sacerdote y sus monaguillos, no se preste a malas interpretaciones ni malentendidos.

Finalmente resaltó el P. Daniel que si se llega a dar un caso de abuso en esta Iglesia local, hay que invitar a la víctima a denunciar ante las autoridades civiles y eclesiásticas para que no se sigan dando casos y se haga justicia, anunciarle el amor misericordioso de Dios y, sobre todo, acompañarle.

Esta misma temática la abordó por la tarde en reunión con los seminaristas, quienes manifestaron su interés por el tema al formular numerosas preguntas.