Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
Reciben en el Santo Niño al Arzobispo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Viernes 31 de Marzo de 2017 17:10

Una segunda visita, a la segunda parroquia más antigua

Con sumo gozo y agradecimiento fieles de la comunidad parroquial del Santo Niño de Atocha, junto con su párroco P. Juan Martín Morales Juárez, recibieron el viernes 24 de marzo la visita pastoral del Sr. Arzobispo don Constancio Miranda Weckmann, la segunda programada en este recorrido iniciado un mes antes en la parroquia San Rafael Arcángel.

Siguiendo un esquema semejante, la visita tuvo como itinerario el rezo del santo Rosario a las 4 en punto, seguido por un momento de compartir inquietudes al Arzobispo para luego trasladarse a uno de los salones pastorales para realizar una reunión con miembros del Consejo Parroquial de Pastoral y coordinadores de los 21 ministerios y grupos con que cuenta la centenaria parroquia, la segunda más antigua de la diócesis después de Catedral.

Dedicada al Santo Niño de Atocha por el obispo Monseñor Nicolás Pérez Gavilán, el párroco refirió que el territorio parroquial abarcaba en el sur hasta Ávalos y hacia el norte hasta Sueco. Actualmente lo conforma casi en su totalidad la añeja colonia homónima, que en gran parte es zona comercial, por lo que los cerca de 10 mil habitantes de que se compone es población flotante: devotos del Santo Niño, personas con familia en el barrio, etc.

Subrayó asimismo el objetivo parroquial, que en consonancia con el objetivo diocesano señalado en el Plan Diocesano de Pastoral, pretende: "Adoptar e impulsar el modelo de la Nueva Evangelización (ser Iglesia en salida), que inspirado por el encuentro con Jesucristo suscite discípulos misioneros que, con su testimonio y ejemplo, incidan y transformen la realidad de nuestra comunidad".

Se informó al Sr. Arzobispo los trabajos del Plan Parroquial de Pastoral, que están en borrador, así como la labor que cada una de las 8 comisiones parroquiales, grupos y ministerios realizan.

A su vez Mons. Miranda agradeció todos sus servicios y les pidió no ser grupos cerrados a su carisma, mucho menos "candil de la calle y oscuridad de la casa" sino auténticos binomios "discípulos-misioneros", para que realmente se puedan dinamizar en su comunidad las prioridades de la Iglesia en Chihuahua: familia, juventud, formación de laicos, vocaciones específicas y en especial el ir a los alejados, empezando por la propia familia.

A la foto del recuerdo con el Consejo y comisiones se siguió la participación en la Eucaristía, en la que concelebró el padre decano del decanato San Felipe, P. Silvestre Méndez, quien tuvo a bien revisar con antelación todo lo referente a lo administrativo y litúrgico; lo primero bastante laborioso por ser más de un siglo de registros.

La visita concluyó con un agradable convivio amenizado por un grupo musical y en donde se pudo apreciar la unidad y trabajo de esta memorable parroquia.

¡Enhorabuena!