Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
¡Catequista y familia, mensajeros del amor! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Javier Mendoza   
Viernes 31 de Marzo de 2017 15:55

Multitudinario Encuentro Provincial de Catequistas

Bajo el lema "¡Catequista y familia mensajeros del amor!", más de 4,000 catequistas, 40 sacerdotes y cuatro obispos de la provincia eclesiástica de Chihuahua, se congregaron el 20 de marzo en el III Encuentro Provincial de Catequistas en la Diócesis de Parral.

El Gimnasio "Parral" fue la sede, en la que desde antes de las 9 de la mañana los miles de asistentes ya entonaban alabanzas dirigidas por el coro de seminaristas de la diócesis anfitriona. El encuentro inició con la entronización de la Biblia y de la Virgen de Guadalupe, llevados en procesión por todo el gimnasio.

Para preparar la temática se escenificó la problemática y desafíos actuales que viven las familias, como la desintegración familiar, el desempleo, el mal uso de los medios de comunicación y la poca participación en la vida de la Iglesia. Partiendo de esta escena, el P. Leonel Larios, conductor del Encuentro, dio la bienvenida a los asistentes señalando que "la misión de ustedes, catequistas, debe ser en íntima comunión con la familia, primera educadora de la fe desde la alegría del amor".

"Realidad y desafíos de la familia de hoy" y "Desde la catequesis fortalecer la educación de la familia con la mirada puesta en Jesús", fueron las charlas expuestas por el P. Humberto Martínez y Mons. Jesús José Herrera Quiñonez, de las Diócesis de Parral y Nuevo Casas Grandes, respectivamente. En las conferencias se abordó la realidad que están viviendo las familias, así como los desafíos con que se encuentran. El P. Humberto manifestó que son muchas dificultades no sólo por el desencuentro emocional de los cónyuges, sino por situaciones de migración, pobreza y desempleo que no permiten una vida familiar digna: "De ahí que ha aumentado dramáticamente el número de los que tienen miedo a fundar una familia, por temor a fracasar en su proyecto de vida, afectando a la sociedad y por ende a la Iglesia, porque normalmente la persona nace en una familia y crece en su seno", expuso. Pero, "podemos decir también y decirlo con gozo y mucha alegría, que existen excelentes familias que hacen todo lo posible por vivir la fe de la Iglesia y dan testimonio con alegría". Entre los desafíos, el P. Martínez señaló: "La función educativa, porque los padres llegan cansados del trabajo, sin ganas de conversar. En muchas familias ya no existe el hábito de comer juntos o se come con el celular en mano o viendo televisión".

Por su parte, Mons. Herrera basó su charla en la Exhortación del Papa Francisco Amoris Laetitia, de la que retomó: "El matrimonio es una comunidad de vida y amor", cuya misión de educar nadie la puede sustituir porque "es ahí donde se debe dar el kerigma, el primer anuncio del Evangelio de la familia: el anuncio del amor y la ternura". Mencionó también que "esta enseñanza del Papa es muy importante para ustedes, catequistas, porque habla de la transmisión de la fe en la familia y la relación entre familia y catequesis".

Tras los temas se hizo una dinámica en la que, reflexionando en unas preguntas, se dio respuesta desde la catequesis.

Como culmen de este encuentro se celebró la sagrada Eucaristía, presidida por Mons. Eduardo Carmona y Ortega, Obispo de Parral y concelebrada por los obispos Mons. Juan Guillermo López Soto, Mons. Juan Manuel González Sandoval, y Mons. Jesús José Herrera Quiñonez, de las diócesis de Cuauhtémoc-Madera, Tarahumara y Nuevo Casas Grandes, respectivamente.

En la homilía, Mons. Carmona se refirió a la Sagrada Familia como modelo de toda familia: "Especialmente hoy, quiero referirme a un integrante de esa gran familia: San José, del que se dice poco, pero con él podemos descubrir el prototipo de un verdadero padre de familia. San José es grande, nos los dice con su silencio y presencia, porque supo esconderse, pero es el que actúa, ejecuta, es el que se mueve. Su tremenda fe en creer y hacer lo que Dios le dice. Pensando en San José, nosotros tenemos que recuperar el valor del padre de familia: varones, tienen que recuperar su protagonismo en la familia, no sólo como el que provee, que ya es bastante, sino como educadores y con su masculinidad tienen mucho que aportar: su fortaleza. ¡La templanza la da el hombre!".

Antes de terminar la celebración, los Pastores hicieron el envío: "Catequistas, ustedes junto a su párroco, tienen una misión: ser testigos de la misericordia. Confiamos en que ustedes irán madurando en su camino de la fe y que sus vidas sean testimonio de esa fe. Nosotros como Pastores los enviamos para que sepan conducir a esos niños y jóvenes. Los bendecimos para que lleven con fidelidad el mensaje de salvación".

Por último, se pidió a los asistentes que sugirieran el lugar para el siguiente Encuentro. La mayoría pidió que se celebrara en la Diócesis de Cuauhtémoc-Madera, aceptando gustoso el Obispo Juan Guillermo.