Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
El Señor es mi Pastor PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Lunes 27 de Marzo de 2017 17:26

Rincón del Director

Los saludo hermanos lectores como siempre, esperando gocen de completa salud y paz en el Señor Jesús. En esta ocasión he querido titular al Rincón del Director con las palabras iniciales del salmo 22 muy conocido por todos: "El Señor es mi Pastor, nada me faltará" palabras que nos alientan, consuelan y fortalecen. Vivimos una época de fuertes cambios sociales, problemáticas casi sin solución, mas pese a las adversidades Dios nos sigue acompañando.

Me preocupa mucho el tema de la familia. Vivimos un momento en el que se denigra el valor de esta institución natural, base de la sociedad; los diferentes sectores de la población opinan al respecto y quizá nosotros, todos, hemos olvidado el verdadero plan que Dios ha querido para la familia. Han sido muchos e innumerables los intereses que se mueve en torno a este gran tema. Urge recuperar los principios fundamentales en el tema de la vida y también de la familia, puesto que ambas surgen de Dios y a Él pertenecen.

Otro tema. Me preocupa además la falta de formación cristiana para el gran pueblo de Dios. Les comparto, hermanos, que muy frecuentemente en la parroquia que tengo encomendada atiendo de manera directa y personal las pláticas pre-bautismales entre semana. En San José de los Vientos las llevamos a cabo los primeros y terceros martes de cada mes de 6-10pm, dando comienzo con la Santa Misa de 6pm para tener un espacio de espiritualidad. Antes de comenzar la plática-formación, comienzo por hacer un sondeo sobre el conocimiento de nuestra fe, de la Iglesia, de las bases fundamentales del Catecismo de la Iglesia Católica y desde luego, también de las Sagradas Escrituras. ¡Y cuál ha sido mi sorpresa!, al descubrir una nula atención y un desconocimiento total de lo más elemental, al grado de no saber que Cristo fundó la Iglesia, que los Sacramentos fueron instituidos por Él mismo, que la Biblia se divide en Antiguo y Nuevo Testamento y, en fin, una realidad que más allá de desanimarme (¿debería?) me anima a trabajar más a favor de dicha formación.

La diócesis misma se ha esforzado por crear una escuela de formación para los agentes de pastoral. Pero también es importante que nosotros los pastores asumamos dicha responsabilidad, pues es tarea de todos y no sólo de quien tiene encomendada la coordinación de la misma. Busquemos al Buen Pastor, Él nos lleva a apacentar a lugares tranquilos para reparar nuestras energías. Por nuestra parte pongamos el mayor empeño para obedecer sus preceptos divinos, escuchando su palabra y promoviendo la dignidad de las personas desde el núcleo de la familia mediante el conocimiento de nuestra fe.

"El Señor es mi Pastor, nada me faltará". Dios está con nosotros.

 

P. Fer