Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
27 Apr
En defensa del Papa PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cristina Alba Michel   
Lunes 27 de Marzo de 2017 16:40

Caminando con el Papa

I. Perfiles 

Parábola y silencio

1. Se cumplieron cuatro años de la elección del Papa Francisco, un 13 de marzo del 2013 (13-03-13). Esa cifra me recordó un pasaje de San Mateo, justo el 13,13: "Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no... entienden". El Papa Francisco muy a menudo, con su lenguaje sencillo de párroco latinoamericano, usa "parábolas" para hacerse entender. Curioso además el que me haya recordado justo un pasaje de Mateo, del mismo apóstol que fue "misericordiado" por Jesús, como cuenta el mismo Papa al explicar el lema de su escudo: Miserando atque eligendo. Pareciera que estas escenas de la vida de Jesús hubiesen sido escogidas desde antes para plasmarse en la persona del Papa, en su pontificado: el lenguaje de las parábolas y el lenguaje de la misericordia.

 

2. Y sí, no faltan aquellos que ante el mensaje del Papa cierran los oídos y el corazón. En estos casos viene de nuevo Mateo (13, 14-15): "se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: por más que oigan no comprenderán, por más que vean no conocerán... el corazón de este pueblo se ha endurecido, tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean y sus oídos no oigan, y su corazón no comprenda y no se conviertan, y yo no los cure".

Empecinadamente, estos obcecados miembros de la Iglesia -más aún de la jerarquía- permanecen cerrados, impermeables al mensaje. Critican a Pedro, le desobedecen e incluso le atacan. Son personas que por su ser y quehacer se esperaba fueran los primeros en hacerse eco de sus enseñanzas.

 

3. Dada esta situación de rebeldía al Santo Padre, sí hay algunos que han salido en su defensa. Opinan y escriben que aquellos "sectores... repletos de odio debido a la pérdida de poder que han sufrido" [por los cambios en la curia] buscan enfrentar a los fieles contra las enseñanzas de Francisco, erigiéndose ellos al mismo tiempo como "dueños de la correcta doctrina de la Iglesia" con la potestad de prevenirnos contra el Vicario de Cristo.

Nos hemos preguntado por qué el Papa no responde a sus atacantes. Por qué no "aclara" las cosas. Pero ahora comprendemos por qué no lo hace cuando pensamos en otro pasaje también de San Mateo (27, 12-14) que nos dice: "Al ser acusado por los sumos sacerdotes y los ancianos, no respondió nada. Pilato le dijo: '¿No oyes todo lo que declaran contra ti?'. Jesús no respondió a ninguna de sus preguntas, y esto dejó muy admirado a Pilato".

El Papa nos enseña con sus parábolas y nos da testimonio de Cristo con su silencio.

 

II. Noticias y comentarios

Misericordia vs. poder mundano

1. Siempre han existido las opiniones diversas, las formas distintas que unos y otros cardenales, obispos y prelados tienen entre sí y eventualmente con el Papa. No todos tienen que estar de acuerdo en todo a la primera, ni siquiera con el Santo Padre pero eso sí, en cuanto el Santo Padre lo proclama, esos desacuerdos si persisten deben de quedar en el ocultamiento; no utilizarse como armas para atacarle. De nuevo evocamos a San Mateo (13, 57): "Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo".

 

2. Inusualmente, estos últimos meses los desacuerdos se están convirtiendo en una franca rebelión. Los dardos sobre el Papa son lanzados desde la oscuridad, caen a plena luz y confunden a muchos fieles. No son sólo los del "ala conservadora", como dijo recientemente un conocido mío ante un nutrido auditorio. También los del "ala liberal" que se sientan más a la izquierda arrojan veneno. Aunque eso sí, mediante tácticas distintas. A los primeros les llamo fariseos y a los segundos saduceos: para unos el poder y el legalismo a ultranza; para los otros la moral laxa y el paraíso en la tierra, porque el cielo y la resurrección les parecen pamplinas.

 

3. El verdadero problema es que los primeros no quieren perder poder y los segundos están enojados porque el Papa no ha cambiado la doctrina. Ambos se resisten a la misericordia y, como hacemos muchos de nosotros mismos, prefieren la confianza en el poder mundano, en la riqueza, en las prerrogativas. Ambos grupos se resisten a perder privilegios. Se repite la historia del enfrentamiento del señor del mundo contra el Señor Resucitado, a quien aquel quisiera crucificar de nuevo. Aunque sea en su Vicario.


 

Para pensar

En la primera declaración pública sobre su sucesor el 16 de marzo de 2016, Benedicto XVI declaró en entrevista al P. Jacques Servais -jesuita- que Papa Francisco "coincide totalmente con el profundo" concepto de San Juan Pablo II: La misericordia debe tener un lugar central en la Iglesia. El Papa emérito se alegraba de este camino tomado, de hacer destacarse cada vez más la misericordia divina.