Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
Mistagogia de la celebración bautismal PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Raúl Sánchez K.   
Miércoles 22 de Marzo de 2017 13:35

Celebrar la fe

Adultos y niños 

"Hoy, en todos los ritos latinos y orientales, la iniciación cristiana de adultos comienza con su entrada en el catecumenado, para alcanzar su punto culminante en una sola celebración de los tres sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y de la Eucaristía (cf. Ad gentes, 14; Código de Derecho Canónico, can. 851.865-866).

En los ritos orientales la iniciación cristiana de los niños comienza con el Bautismo, seguido inmediatamente por la Confirmación y la Eucaristía, mientras que en el rito romano se continúa durante unos años de catequesis, para acabar más tarde con la Confirmación y la Eucaristía, cima de su iniciación cristiana (cf. Código de Derecho Canónico, can. 851; 2.868)" (Catecismo de la Iglesia Católica, 1233).

 

Mistagogia

Del griego mystagogheín, iniciar, introducir en los misterios, el término mistagogia en la historia de las religiones, se usa precisamente para indicar lo referente a la iniciación en los misterios. En la terminología cristiana, indica el último período del catecumenado antiguo, de ordinario la semana después de Pascua, durante la cual se impartían a los neófitos las catequesis llamadas mistagógicas. Son famosas las de Ambrosio, Cirilo de Jerusalén, Teodoro de Mopsuestia y Juan Crisóstomo.

 

Mistagogia de la celebración bautismal

"El sentido y la gracia del sacramento del Bautismo aparece claramente en los ritos de su celebración. Cuando se participa atentamente en los gestos y las palabras de esta celebración, los fieles se inician en las riquezas que este sacramento significa y realiza en cada nuevo bautizado" (Ibíd., 1234).

 

Señal de la cruz

"La señal de la cruz, al comienzo de la celebración, señala la impronta de Cristo sobre el que le va a pertenecer y significa la gracia de la redención que Cristo nos ha adquirido por su cruz" (Ibíd., 1235).

Este rito, la signación en la frente por el ministro del bautismo, padres y padrinos, es de importancia fundamental pues es el primer contacto de Cristo con el bautizado, y es para San Agustín cuando la Iglesia los concibe en su seno como posesión de Cristo.

 

Anuncio de la Palabra

"El anuncio de la Palabra de Dios ilumina con la verdad revelada a los candidatos y a la asamblea y suscita la respuesta de la fe, inseparable del Bautismo. En efecto, el Bautismo es de un modo particular 'el sacramento de la fe' por ser la entrada sacramental en la vida de fe" (Ibíd., 1236).

Se proclaman una o varias lecturas, bien del Antiguo Testamento bien del Nuevo, epístolas y Evangelios, con sus correspondientes salmos responsoriales y aclamaciones para el Evangelio.


Exorcismos y unción

"Puesto que el Bautismo significa la liberación del pecado y de su instigador, el diablo, se pronuncian uno o varios exorcismos sobre el candidato. Este es ungido con el óleo de los catecúmenos o bien el celebrante le impone la mano y el candidato renuncia explícitamente a Satanás. Así preparado, puede confesar la fe de la Iglesia, a la cual será 'confiado' por el Bautismo (cf. Rm 6,17)" (Ibíd., 1237).