Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
29 May
Conquista Valentina al auditorio chihuahuense PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Miércoles 22 de Marzo de 2017 12:38

Encuentro y conferencia a beneficio del Seminario

Gratos momentos fueron los vividos el lunes 6 de marzo con ocasión de la visita a Chihuahua de la célebre periodista Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa en el Vaticano, quien por más de 40 años trabajando para los medios de comunicación ha cubierto las actividades de los pontificados de Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y el actual Papa Francisco.

Valentina, la mexicana más cercana a los Sumos Pontífices, ¡qué no podría contar en tantos años de labor periodística! Pues un poco, poquito de lo vivido, fue lo que compartió tanto con los seminaristas en un encuentro privado efectuado por la mañana de ese lunes 6, como con la feligresía católica reunida por la noche en el Centro de Convenciones para disfrutar la charla "Conviviendo con cinco Papas", en actividad organizada por bienhechores y patronato del Seminario Conciliar de Chihuahua.

 

En el Seminario

Valentina arribó al Seminario Menor pasado el mediodía. Fue recibida por el Rector P. Martín Barraza y sacerdotes del equipo formador, así como por un grupo de seminaristas que le acompañaron en un breve recorrido por las instalaciones hasta detenerse por más de 20 minutos en el set de grabación de Eureka (Pastoral de Medios de Comunicación del Seminario), nombre que le recordó el que ella misma dio al primer diario que hizo mientras era estudiante en el Liceo Franco Mexicano de la Cd. de México y del que fue directora, colaboradora, redactora, editora, etc.

Emocionados los seminaristas, comentaron para Notidiócesis que con su presencia "es lo más cerca que ha estado el Papa de aquí, con su periodista oficial". Ella, graciosa y sencilla, dijo a su vez "bájale" al seminarista Alan Barrio cuando éste le llenó de halagos al presentarle mientras se grababa un video transmitido por Facebook. Luego respondió a sus interrogantes: ¿Cómo ha vinculado su fe católica con el trabajo desempeñado? Afirmó la periodista que ha tratado de tenerlas separadas, pues trabaja para un medio laico: "Entonces, más que hablar de creencias religiosas me gustaría hablar de ética, valores, responsabilidad en el sentido más amplio al informar a tanta gente".

Le preguntó acerca del actual Pontífice. Respondió: "Veo al Papa Francisco como una bocanada de aire fresco, con su ejemplo cotidiano llama a tu conciencia. Todos los días te llama a ser consciente, solidario, con mayor caridad y misericordia. Es un hombre que te llega porque es muy directo, espontáneo, sencillo. Lo que nos pide básicamente es algo muy difícil pero que debería de ser muy fácil, que es volver un poco al Evangelio". Agregó que "lo poco que he aprendido en estos 42 años es que cada Papa trae al pontificado lo que ha sido y lo que es como ser humano y cada experiencia es fundamental". Refirió que Papa Francisco vivía en las periferias, convivía con presos, drogadictos, iba en camión, ha confesado a muchísima gente, por tanto, es un hombre con una gran experiencia pastoral. Asimismo señaló que inventa muchas palabras "itañolas" que combina con su español "porteño", de modo que dice cosas que crean cierta desconfianza o confusión. También están sus esfuerzos por cambiar la mentalidad de la Curia y "y la de todos nosotros", por lo que evidentemente ha provocado muchas resistencias y oposiciones: "El que viene, ¿qué hará? Yo no quisiera estar en sus zapatos", indicó con una gran sonrisa.

 

Para Notidiócesis

Valentina autografió la pared del set para posteriormente, y de manera por demás amable, sentarse a conversar unos minutos con una servidora, quien emocionada por estar ante una personalidad de tal trayectoria no pudo dejar pasar la oportunidad para comentarle que es la envidia de todo periodista católico, porque ha estado ahí, junto a los Papas, ¿es esta envidia justificada?, pregunté. Y ella contestó: "Pues yo espero que sea envidia de la buena, porque cada vez me dicen lo mismo por esa cercanía con los Papas. Envidia, en buen plan, sí, en el sentido de que es una fuente que ha dado mucho de sí y en mi caso han sido 40 años muy interesantes porque cada Papa ha tenido una personalidad impactante y un impacto en la vida del mundo, de la Iglesia. Hemos presenciado eventos históricos con Juan Pablo II, la renuncia de Benedicto XVI, el primer Papa latinoamericano, en fin; sí siento que es una fuente apetecible, es un trabajo muy bonito".

Agregué que también es un trabajo difícil, porque se tiene que hablar con la verdad y ésta a veces no es lo que uno quisiera. "Claro, el problema es que no puedes esconder las cosas, lo único es tratar de manejar estos temas con respeto y cuidado porque obviamente cuando estás hablando de fe, de religión, estás tocando la esfera íntima de las personas. Yo siempre he pensado que no es que tuviera que mentir, porque nunca lo he hecho ni mi empresa me lo ha pedido, pero sí tocar los temas con respeto y delicadeza para decirlo, que sí lo he hecho porque pienso en la gente que me está viendo, escuchando o leyendo, porque la gran mayoría en México es católica".

Por supuesto que le comenté la admiración por su trabajo, por su profesionalismo, ¿pero ha habido  algún momento en que pudiera haber contemplado decir: "Ya no quiero estar en el Vaticano"? "No, eso nunca. Pero bueno, hemos tenido momentos difíciles, ha habido escándalos, crisis, pero uno trata de entender lo que está pasando, se documenta y trata de hacer una investigación lo más a fondo posible para informar y explicar aunque sea un hecho feo o complicado".

En un plano más personal, pregunté: ¿Como es un día en la vida de Valentina Alazraki? "Siempre ha sido un conjunto entre la vida personal y la profesional en el sentido de que, bueno, estoy casada y tengo hijas. Lo que he hecho es poner la oficina en casa y eso me ha ayudado muchísimo porque voy al trabajo, cubro, edito, hago todo, las notas siempre llegan en el momento en que tienen que llegar, no he fallado nunca bajo ese punto de vista; pero al mismo tiempo, al tener la oficina en casa he podido ser una mamá bastante presente. A lo mejor estaba editando y me bajaba corriendo a la natación, al inglés o a lo que fuera; mis jefes están muy lejos, no me veían: lo importante era que la nota llegara en el momento en que tenía que llegar. Entonces eso me ayudó muchísimo porque, pues a pesar de los viajes y del trabajo que ha sido intenso, mis hijas no han tenido una impresión de haber tenido una mamá ausente. Evidentemente saben que han tenido una mamá trabajadora pero al mismo tiempo he estado mucho tiempo con ellas. Ha sido una decisión muy sabia y la volvería a tomar. ¡Absolutamente el balance es positivo!".

Finalmente, para la Iglesia en Chihuahua, ¿cuál es el mensaje que deja Valentina Alazraki? "Yo creo que tienen que ser una Iglesia que, como dice el Papa Francisco, vuelva a los orígenes, al  Evangelio, y sobre todo sea una Iglesia abierta no sólo en cuestiones de horario sino que los sacerdotes tienen que salir, estar cercanos a la gente; no se tienen que sentir ni poderosos ni diferentes; tienen que ser gente muy humilde, misericordiosa; tienen que entender a los demás, no mirarlos desde arriba sino realmente ser parte de la gente, tratar de ser comprensivos y al mismo tiempo hablar con la verdad. Ser comprensivo no significa renegar de la verdad, los valores o la doctrina, pero sí tratar de entender a las personas y no juzgar, sin dejar los principios de lado pero tener más caridad y ser, como dice el Papa, pastores que huelan a oveja porque tienes que estar en medio de la gente y eso lo aprecian, porque cuando pones distancia se alejan de la Iglesia, porque no se sienten acogidos ni comprendidos, sobre todo ahora que hay tantas situaciones irregulares o diferentes". Y manifestándole el deseo de que sea la primera de muchas visitas a Chihuahua, expresó para concluir: "¡Claro que sí! ¡Gracias!".

Tras la foto con los seminaristas de Eureka y, ¡claro!, también conmigo, Valentina fue recibida con profusos aplausos por la comunidad del Seminario, alumnos y maestros formadores, para tener un encuentro que se prolongó por más de una hora en el que el P. Óscar Gaytán, vicerrector de Filosofía, dio el discurso de bienvenida y el seminarista Alfredo Gómez leyó una reseña biográfica con íntimos pormenores que provocaron en la ilustre invitada nostálgicos recuerdos.

Agradeció el detalle la Sra. Alazraki, quien por cierto es hija de padre judío y madre católica, por lo que fue formada en la fe cristiana de manera tan arraigada, lo cual con seguridad le fue de inmensa ayuda cuando inició su caminar periodístico en la televisión a los 19 años, edad en que se trasladó a vivir a la Ciudad Eterna.

A su intervención se siguió un momento de preguntas y respuestas, algunas bastante espinosas, todas las cuales contestó gustosa y extensamente. Entre ellas destacó la que le hicieran con referencia a Mons. Jorge Carlos Patron Wong, arzobispo mexicano y actual Secretario para los Seminarios de la Congregación para el Clero, de quien se enorgulleció de ser amiga pues gracias a su labor ha provocado en todo el orbe católico admiración y respeto.

 

Conferencia "Conviviendo con cinco Papas" 

La visita de Valentina a Chihuahua formó parte de una gira coordinada por una empresa organizadora de eventos que incluyó varias ciudades del país, entre éstas: Monterrey, Tijuana, Morelia, Guadalajara, Aguascalientes, Mérida, Zacatecas, Ciudad de México y Hermosillo, donde su conferencia fue también a beneficio del Seminario de aquella Arquidiócesis.

La respuesta fue enorme a la convocatoria del Seminario de Chihuahua, lográndose una numerosa asistencia esa noche de lunes en la que sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos, disfrutaron de principio a fin lo que la connotada periodista compartió y, al concluir, no importando la enorme fila, a todos atendió sonriente, se tomó la foto y les autografió alguno de sus libros puestos ese día a la venta.

Sobre la charla, en verdad podemos decir "de lo que se perdieron", pues de principio a fin no tuvo desperdicio ya que Valentina comentó con detalle anécdotas, situaciones, momentos difíciles, felices e históricos, así como su impresión personal y el trato que con cada Pontífice ha mantenido en su larga trayectoria, lo cual ha plasmado en una serie de libros de su autoría.

Y como el fin de la conferencia fue apoyar al Seminario, sus palabras finales a ello se dirigieron: "Los seminaristas serán los sacerdotes del mañana, y serán de útiles para nuestros hijos, para nuestros nietos, para nosotros mismos. Por eso creo será una muy buena inversión".

¡Tú también puedes apoyar al Seminario como bienhechor! Se reciben toda clase de donativos. Informes al tel.: (614)411-1241.

Última actualización el Miércoles 22 de Marzo de 2017 13:23