Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
La autoridad PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Raúl Sánchez K.   
Lunes 13 de Marzo de 2017 17:58

Vivir la fe

Autoridad

El término autoridad tiene una connotación muy amplia. Procede del latín auctoritas, derivado de auctor, cuya raíz augere significa aumentar, promover, hacer progresar, hacer crecer.

Las acepciones clásicas de la palabra autoridad, recibida del latín, se conservan: crédito, prestigio, estimación, jurisdicción, poder, garantía, influjo, reputación.

La noción de autoridad, auctoritas en el pensamiento romano, es el de fuerza que sirve para sostener y acrecentar, y auctor (autor) es el que sostiene una cosa y la desarrolla, no sólo la crea.

 

Sentido

"Las principales acepciones de autoridad refieren a verbos relacionados con la magnificación de algo. Entonces tendrán auctoritas:

- Un profesor si su enseñanza amplía, consolida y da plenitud al alumno en su proceso de crecimiento intelectual personal.

- El soberano de una nación si consigue que su gobierno haga crecer y prosperar al país.

- Un padre si acompaña a su hijo en el camino de su vida y educándole hace que crezca y se forme como persona.

- Un amigo sobre otro si su amistad y compañía contribuye a su crecimiento.

-Un cura si con su palabra y enseñanzas consigue que los fieles crezcan espiritualmente" (Ignacio Cabello).

 

Autoridad y poder

"Sería una falta de respeto hacia los romanos reducir el amplísimo significado de la palabra autoridad al que hoy le damos en cuanto al poder que tiene una entidad, ya sea la policía o un padre de familia, sobre otro ser que se encuentra bajo su potestad o dominación" (Ibíd.). 

La autoridad no sólo no es identificable o confundible con el poder, sino que autoridad y poder (potestas) son dos nociones completamente contrarias, si no opuestas.

Desde una perspectiva filosófica, el poder reside en la fuerza, que puede tener un origen racional, razonable o irracional, mientras que la autoridad se funda siempre en el reconocimiento voluntario, querido, consentido racionalmente, implícito o expreso.

 

Autoridad y obediencia

De lo anterior se sigue lo que expresa el Catecismo de la Iglesia Católica: "Se llama 'autoridad' la cualidad en virtud de la cual personas o instituciones dan leyes y órdenes a los hombres y esperan la correspondiente obediencia" (n. 1897).

Y también de ahí que "'una sociedad bien ordenada y fecunda requiere gobernantes, investidos de legítima autoridad, que defiendan las instituciones y consagren, en la medida suficiente, su actividad y sus desvelos al provecho común del país' (Pacem in Terris, 46)" (Ibíd.).

 

Autoridad y sociedad

"Toda comunidad humana necesita una autoridad que la rija (cf León XIII, Carta encíclica Diuturnum illud; Carta encíclica Inmortale Dei). Esta tiene su fundamento en la naturaleza humana. Es necesaria para la unidad de la sociedad. Su misión consiste en asegurar en cuanto sea posible el bien común de la sociedad" (Ibíd., 1898).