Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
Misericordia, Señor PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Lunes 27 de Febrero de 2017 17:03

Rincón del Director

Hermanos lectores de Notidiócesis, con alegría y fe damos inicio al tiempo de preparación previo a la celebración de la Pascua, este tiempo al que denominamos Cuaresma, que comienza justamente el próximo miércoles 1º de marzo con la celebración de imposición de la ceniza.

La liturgia a lo largo de la Cuaresma guarda un matiz especial, por tratarse de un especial tiempo de purificación por nuestros pecados, que nos invita a vivir la penitencia, el ayuno en algunos de sus días, la oración fuerte. Nos recuerda más intensamente la práctica de las obras caridad hacia aquellos semejantes en necesidad.

La liturgia nos muestra un espacio sobrio y austero; nuestros templos -en lo referente a los signos litúrgicos- tendrán un ambiente que invita a la reflexión y al recogimiento. Los invito, pues, a que iniciemos este tiempo con un espíritu renovado en la presencia de Dios.

Centraré, enseguida, una breve reflexión en las palabras del profeta Joel (2, 12-18) con las que se abre el Miércoles de Ceniza: "Todavía es tiempo, vuélvanse a mí de todo corazón, con ayunos, enluten su corazón mas no sus vestidos". ¡Este es un tiempo especial de gracia! Vivimos inmersos en un mundo que en gran parte se ha apartado de Dios, ensordeciendo los oídos a su voz. Se ha desplazado a Dios de la vida del hombre, como lo confirman muchos de nuestros actos, de los problemas sociales que se presentan. Ahora es importante que volvamos al camino de Dios.

También el Evangelio de San Mateo, con la misma intensidad anuncia en su capítulo 6, versículos 1-6.16-18, tres actos muy concretos que hemos de observar en nuestra práctica cristiana, mismos que la Iglesia nos recuerda: el ayuno, la limosna y la oración, todo ello en discreción, en el silencio del corazón, como dice Jesús: "enciérrate en tu cuarto y ora ante tu Padre que está allí en lo secreto, y tu Padre que ve lo secreto, te recompensará".

Hermanos, encaminémonos a celebrar la Pascua con Cristo en la vivencia de su Misericordia que nos perdona y nos invita a perdonar. Dios nos recibe amorosamente con la ternura de un Padre que no quiere que ninguno de sus hijos se pierda sino que todos se salven. Agradezcámosle a nuestro Dios su Misericordia, la oportunidad de la conversión con una actitud constante que no debemos abandonar, de cercanía y vivencia de los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación, así como la oración personal y comunitaria. ¡Feliz e intensa Cuaresma, vía a una feliz Pascua!

Dios está con nosotros.

 

P. Fer