Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 Jun
Alegre Jornada Diocesana de la Vida Consagrada PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Viernes 10 de Febrero de 2017 14:22

Religiosos y religiosas, en torno al Obispo

En consonancia con la celebración de la XXI Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que la Iglesia universal conmemora cada 2 de febrero en la Fiesta de la Presentación del Señor, los religiosos y religiosas que ofrecen su valioso apostolado en esta Arquidiócesis festejaron su Jornada Diocesana congregándose en torno a la cabeza visible de esta Iglesia particular, Mons. Constancio Miranda Weckmann -Arzobispo de Chihuahua-, en la santa Iglesia Catedral.

La cita fue la tarde del sábado 4 de febrero, iniciando con la simbólica ceremonia de la luz seguida de la Acción de Gracias por excelencia presidida por Mons. Miranda y concelebrada por sacerdotes de diferentes Órdenes, congregaciones y sociedades de vida apostólica presentes: Agustinos Recoletos, Dominicos, Franciscanos, Siervos de Jesús, Vicentinos y Legionarios de Cristo. Por su parte las religiosas, tanto de vida activa como contemplativa, también se hicieron presentes para dar color y "sabor", cada cual con su carisma particular, al bellísimo sacro recinto que les recibió.

En su homilía don Constancio, haciendo eco del Evangelio del día, afirmó que los religiosos y las religiosas están llamados a ser sal de la tierra y luz del mundo. Les dijo: "Hay que quitarle el sabor amargo a una sociedad que está en peligro de hundirse en el aburrimiento, la soledad, la frustración y desesperación; hay que devolverle el sabor de una nueva esperanza y del amor cristiano", por lo que les exhortó: "Que la vida consagrada no pierda su sabor y su fuerza, que no pierda su entusiasmo de la primera hora sino que vuelva al carisma de su fundador, de su fundadora, que vuelva al Corazón de Jesús".

Finalmente, al celebrar con gozo y agradecimiento la presencia de la vida consagrada en la Arquidiócesis, imploró para que "ustedes, hermanos religiosos y religiosas, sean destellos de esa sal y esa luz, y así puedan seguir ayudando a transformar todo nuestro entorno y  nuestra sociedad, dando así con vuestros actos gloria a Dios. Que el Señor los bendiga y gracias por su servicio a los demás".

Al concluir la Eucaristía y tras la foto del recuerdo, los religiosos y religiosas se trasladaron al Centro Pastoral de Catedral para compartir los alimentos y momentos de fraternal convivencia.

 

  

 Con Don Constancio para partir el pastel, las religiosas que más y menos tiempo de profesas perpetuas tienen: Hna. Sayda María Hernández, Discípula de Jesús Buen Pastor (izq.), y la Hna.  Natalia Eugenia Campos, Religiosa de la Sociedad Corazón de Jesús (der.).