Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
27 Apr
¡Conviértanse, el Reino está cerca! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Miércoles 25 de Enero de 2017 12:46

Rincón del Director

Contemplamos la Palabra de Dios en este III Domingo del Tiempo Ordinario, cuando Mateo nos anuncia la gran fuerza que Jesús posee por el Espíritu Santo recibido, y con ella comienza a proclamar la Buena Noticia de Salvación para todos los pueblos y a invitarnos: "El reino de Dios está cerca, conviértanse".

No podemos negar la realidad del pecado en nuestra vida, en nuestros tiempos, pero recordemos que el domingo pasado Juan el Bautista presentó a Jesús como "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Ese pecado que se manifiesta en nuestras rebeldías. Con nuestro acto de alejarnos de Dios, nuestra vida espiritual se va resquebrajando y debilitando tanto cuanto no permitimos que la Palabra de Dios impregne nuestros corazones. Peor aún cuando no frecuentamos los sacramentos que nos dan la vida.

Tomemos conciencia del pecado que sofoca nuestro espíritu, hagámosle caso al Señor, a su invitación: "¡Conviértanse!".

Conversión, conversión, palabra que debe resonar en nuestro corazón. No la olvidemos, trabajemos en ella. Verdad que no es fácil la vida del cristiano, menos todavía cuando se ha tomado la decisión de seguir al Maestro Jesucristo en medio de las ataduras de este mundo. Todos lo hemos experimentado. Por eso va mi reflexión para ti, lector de Notidiócesis, que continuamente te dispones a leer estas letras y todo el conjunto de información que aquí desplegamos. Tu vida, como la de la mayoría de quienes deseamos ser auténticos hijos de Dios, no es sencilla en la permanencia en el amor a Dios; al contrario, ¡cuántas veces hemos de nadar como el salmón, contracorriente!

Pero, a pesar de todo, el Espíritu nos induce a la concordia, a la unidad, a la paz. Nos sostiene y fortalece para poder guardar con alegría los mandamientos por amor a Dios.

En la segunda lectura que hoy también escuchamos, el apóstol Pablo que se dirige a la comunidad de Corinto, nos exhorta precisamente a esto, a vivir en la concordia, a que no haya ninguna división, es decir, a que el pecado no entre en nuestras vidas. Nos invita a estar perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo pensar, conforme a Cristo.

A propósito de dicha exhortación del apóstol, les recuerdo que nos encontramos todavía celebrando el octavario de oración por la unidad de los cristianos. Comenzó el 18 de enero y concluye el día 25. Oremos por la unidad entre todos los que confesamos que Cristo es nuestro Salvador y Mesías, nuestro Redentor. Esto nos lleve a una verdadera conversión.

¡Dios está con nosotros!

 

P. Fer