Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 Jun
Un Reino de "otro modo" PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por S.S. Francisco   
Lunes 21 de Noviembre de 2016 16:49

Solemnidad de Cristo Rey

En este último domingo del año litúrgico, celebramos la solemnidad de Cristo Rey. Y el Evangelio nos hace contemplar a Jesús mientras se presenta ante Pilato como rey de un reino que "no es de este mundo" (Jn 18, 36). Esto no significa que Cristo sea rey de otro mundo, sino que es rey de otro modo, y sin embargo es rey en este mundo. Se trata de una contraposición entre dos lógicas. La lógica mundana se apoya en la ambición, la competición, combate con las armas del miedo, del chantaje y de la manipulación de las conciencias. La lógica del Evangelio, es decir la lógica de Jesús, en cambio se expresa en la humildad y la gratuidad, se afirma silenciosa pero eficazmente con la fuerza de la verdad. Los reinos de este mundo a veces se construyen en la arrogancia, rivalidad, opresión; el reino de Cristo es un "reino de justicia, de amor y de paz" (Prefacio).

¿Cuándo Jesús se ha revelado rey? ¡En el evento de la Cruz! Quien mira la Cruz de Cristo no puede no ver la sorprendente gratuidad del amor. Alguno de ustedes puede decir: "Pero, ¡padre, esto ha sido un fracaso!". Es precisamente en el fracaso del pecado -el pecado es un fracaso-, en el fracaso de la ambición humana, donde se encuentra el triunfo de la Cruz, ahí está la gratuidad del amor. En el fracaso de la Cruz se ve el amor, este amor que es gratuito, que nos da Jesús. Hablar de potencia y de fuerza, para el cristiano, significa hacer referencia a la potencia de la Cruz y a la fuerza del amor de Jesús: un amor que permanece firme e íntegro, incluso ante el rechazo, y que aparece como la realización última de una vida dedicada a la total entrega de sí en favor de la humanidad. En el Calvario, los presentes y los jefes se mofan de Jesús clavado en la cruz, y le lanzan el desafío: "Sálvate a ti mismo bajando de la cruz" (Mc 15, 30). "Sálvate a ti mismo". Pero paradójicamente la verdad de Jesús es la que en forma de burla le lanzan sus adversarios: "A otros ha salvado y a sí mismo no se puede salvar" (v. 31). Si Jesús hubiese bajado de la cruz, habría cedido a la tentación del príncipe de este mundo; en cambio Él no puede salvarse a sí mismo precisamente para poder salvar a los demás, porque ha dado su vida por nosotros, por cada uno de nosotros. Decir: "Jesús ha dado su vida por el mundo" es verdad, pero es más bonito decir: "Jesús ha dado su vida por mí". Y hoy en la plaza, cada uno de nosotros diga en su corazón: "Ha dado su vida por mí, para poder salvar a cada uno de nosotros de nuestros pecados".

Y esto, ¿quién lo entendió? Lo entendió bien uno de los dos ladrones que fueron crucificados con Él, llamado el "buen ladrón", que le suplica: "Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino" (Lc 23,42). Y este era un malhechor, era un corrupto y estaba ahí condenado a muerte precisamente por todas las brutalidades que había cometido en su vida. Pero vio en la actitud de Jesús, en la humildad de Jesús, el amor. Y esta es la fuerza del reino de Cristo: es el amor. Por esto la majestad de Jesús no nos oprime, sino que nos libera de nuestras debilidades y miserias, animándonos a recorrer los caminos del bien, la reconciliación y el perdón. Miremos la Cruz de Jesús, miremos al buen ladrón y digamos todos juntos lo que dijo el buen ladrón: "Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino". Todos juntos: "Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino". Pedir a Jesús, cuando nos sintamos débiles, pecadores, derrotados, que nos mire y decir: "Tú estás ahí. ¡No te olvides de mí!".

Ante las muchas laceraciones en el mundo y las demasiadas heridas en la carne de los hombres, pidamos a la Virgen María que nos sostenga en nuestro compromiso de imitar a Jesús, nuestro rey, haciendo presente su reino con gestos de ternura, comprensión y misericordia.