Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
Culmen del Año Litúrgico: ¡Viva Cristo Rey! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Lunes 21 de Noviembre de 2016 16:12

Rincón del Director

Hemos llegado al culmen del Año litúrgico en el ciclo C -según San Lucas el evangelista "de la misericordia"- el cual habíamos iniciado el pasado I Domingo del Adviento 2015. También hoy en este día, en unidad con el Papa Francisco, da por concluido el ciclo del gran Jubileo extraordinario de la Misericordia. Destacamos que Dios siempre está dispuesto a perdonarnos y a concedernos su eterna misericordia, sólo basta arrepentirnos y dejar de lado los vicios y los apegos desordenados que no nos llevan a ningún camino de vida. Por esto deseo expresarles, mis queridos hermanos, una reflexión respecto a la Misericordia Divina. No porque haya terminado dicho Jubileo significa que haya terminado la Misericordia de Dios, no. Nunca terminará la Misericordia y el perdón de Dios hacia nosotros.

Fue éste un año especial que Dios nos quiso regalar por mediación de la Iglesia, a través de sus pastores, en este caso, mediante la potestad suprema, plena y universal que posee el sucesor del Apóstol San Pedro, a quien se le han confiado las llaves del reino. Sigamos de prisa en nuestro camino de conversión, en el arrepentimiento de nuestros pecados y en la atención a la escucha de la Palabra de Dios, a ejemplo de María, que corrió presurosa a servir a su prima Isabel: La primera Obra de Misericordia realizada en el nombre de Jesús Cristo.

No nos olvidemos que este domingo estaremos celebrando la solemnidad de Cristo Rey, con la cual coronamos no sólo el Año Santo, sino el Año litúrgico que, como dijimos antes, también termina hoy.

No puede ser de otra manera esta celebración, si no es invocando y alabando a Dios nuestro Señor en la persona de Jesucristo Rey Universal.

Postrémonos ante su presencia, ante su majestad; Él es el Señor de todo cuanto existe, nos dice San Pablo: "En Él somos, nos movemos y existimos". Meditemos pues, ¿qué significa celebrar a Cristo Rey? ¿De qué manera podemos celebrarlo?

Celebrar a Cristo Rey es llevarlo a Él a la vida cotidiana de nuestro quehacer, tenerlo presente siempre y poner en práctica la enseñanza y los valores del Evangelio que Él mismo nos ha dejado. El reinado de Cristo no es a la manera de los reinos de este mundo, sino que es un reinado de justicia y de paz, reino de servicio y de libertad, de amor y de entrega hacia los demás. Cristo, siendo el gran Rey de reyes, nos da ejemplo de servicio. Sirvámosle a Él en nuestros hermanos.

Dios está con nosotros.

 

P. Fer