Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
27 Apr
"Creo en la resurrección de los muertos" PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por P. Fernando Legarreta Huerta   
Sábado 29 de Octubre de 2016 19:53

Rincón del Director

Estamos por conmemorar a todos los fieles difuntos, día en el que la Santa Madre Iglesia ora por aquellos hermanos que han partido a la casa del Padre. Si bien es cierto que siempre y en cada Eucaristía los tenemos presentes, en este día lo hacemos de un modo particular y oramos por todos ellos para que sean purificados de sus pecados y Dios misericordioso los colme de alegría en el banquete de las bodas del Cordero.

La Palabra de Dios nos habla en determinados momentos sobre la importancia de orar por los difuntos, como nos enseña el segundo libro de los Macabeos: "Orar por los difuntos para que se vean libres de sus pecados es una acción santa y conveniente". También el libro de la Sabiduría nos consuela con estas palabras: "Las almas de los fieles difuntos están en las manos de Dios, y no los alcanzará ningún tormento humano". Y en el Nuevo Testamento también se hace mención de manera relevante: "Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en mí, aunque haya muerto vivirá".

En el credo profesamos al final: "Creo en la comunión de los santos, en la resurrección de los muertos y en la vida del mundo futuro. Amén".

También el día 1º de noviembre ocupa nuestra atención la Solemnidad de Todos los Santos, aquellos hermanos nuestros, mayores en la fe, que han pasado la prueba y han sido encontrados dignos del llamado. A ellos, por su amorosa intercesión, les confiamos nuestra oración.

Siempre y en todo momento nos une la misma fe, el único bautismo en la única Iglesia de Jesucristo en la que unos participamos aún como Iglesia peregrina, otros como Iglesia purgante y otros ya en la Iglesia triunfante. 

"Oh, buen Jesús, que durante toda tu vida te compadeciste de los dolores ajenos, mira con misericordia las almas de nuestros seres queridos que están en el Purgatorio. Oh Jesús, que amaste a los tuyos con gran predilección, escucha la súplica que te hacemos y por tu misericordia concede a aquellos que Tú te has llevado de nuestro hogar, el gozar del eterno descanso en el seno de tu infinito amor. Amén.

Concédeles, Señor, el descanso eterno y que les ilumine tu luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén".


Dios está con nosotros.

P. Fer