Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
24 Apr
Vicentinos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Miércoles 03 de Febrero de 2016 12:57

Vida Consagrada en la Arquidiócesis


Vicentinos, "escogidos por Dios como instrumentos de su caridad inmensa".

Con tristeza hemos llegado al final de esta sección y del Año de la Vida Consagrada, pero también con inmensa alegría por sabernos muy bendecidos en esta Iglesia particular con multitud de carismas religiosos que colaboran, cada cual desde su misión y apostolado, para hacer presente el Reino de Dios entre nosotros.

Cerramos hoy con una Congregación religiosa cuya presencia en Chihuahua data de los primeros años como Diócesis. Así, en el marco de este Año Jubilar por el 125 aniversario de erección diocesana, providencialmente corresponde a los Vicentinos cerrar con broche de oro esta sección.

Denominada Congregación de la Misión (CM), sus miembros son más conocidos como Vicentinos o Padres Paúles, en honor de su Fundador, San Vicente de Paúl. He aquí lo que tan amablemente nos comparten:

 

Breve historia de la Congregación

Del Fundador, San Vicente de Paúl, no se sabe con seguridad su lugar de nacimiento aunque probablemente fue en Pouy (actualmente llamado Saint-Vincent-de-Paul), en Landas, Francia, el 24 de abril de 1581. Fue el tercero de seis hijos de los granjeros Jean de Paúl y Beltranda de Moras.

La modesta condición de la familia hizo que muy pronto el pequeño tuviera que contribuir con su trabajo de pastor de ovejas y cerdos a la economía familiar. Pronto también dio muestras de una inteligencia despierta, lo que llevó a su padre a pensar que podía hacer una carrera eclesiástica.

"¡Qué feliz es la condición de un misionero que no tiene más límites... que el mundo habitable!", expresó el Padre Fundador, San Vicente de Paúl.

Cursó estudios primarios y secundarios en Dax, y posteriormente filosofía y teología en Toulouse durante siete años. Fue ordenado sacerdote muy joven, a los veinte años, con la intención de ser párroco de inmediato y así poder ayudar a su familia.

Estando en París, por recomendación de un prestigioso amigo sacerdote Pedro de Berulle -posteriormente Cardenal-, entró en 1613 en la importante casa de los señores de Gondi como preceptor de los niños y director espiritual de la señora.

Los viajes por las tierras de los Gondi llevaron a Vicente a un conocimiento de primera mano de las lastimosas condiciones de vida materiales y espirituales de la población campesina, y también del clero parroquial que les atendía con serias deficiencias. Esta experiencia y su propia evolución espiritual, le llevaron a una decisión irrevocable de dedicar su vida sacerdotal no a la promoción social de su familia o a la suya propia, sino a la evangelización y redención de la población campesina y a la formación de sus sacerdotes. Para ello fundó la Congregación de la Misión el año de 1625 y en 1633, junto a Luisa de Marillac, el instituto religioso femenino de las Hijas de la Caridad.

Nombrado Limosnero Real por el rey Luis XIII, desde esta función abogó por mejoras en las condiciones de los campesinos y aldeanos. Realizó una labor caritativa notable, sobre todo durante los periodos de guerra.

"Los pobres son nuestros señores y maestros. Maestros de vida y pensamiento. Junto a ellos la inteligencia se esclarece, el pensamiento se rectifica, la acción se ajusta, la vida se modela desde el interior", llegó a manifestar.

La redención espiritual y material de los pobres, que comenzó con la población campesina, se fue ampliando progresivamente hasta incluir condenados a galeras, enfermos pobres, niños abandonados, soldados heridos, esclavos, ancianos desamparados, mendigos, refugiados de guerra o nativos paganos de Madagascar. Movilizó a sacerdotes, a hombres y mujeres de la nobleza, de la burguesía y del pueblo llano, a quienes intentó contagiar con su propia visión del Evangelio y su experiencia cristiana, basada en las palabras mismas de Jesucristo: "El Señor me ha enviado a anunciar la Buena Noticia a los pobres, la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos, la libertad a los oprimidos" (Lc 4,18).

A la muerte del Fundador y Superior General, el 27 de septiembre de 1660 en París, a los 80 años de edad, se habían erigido más de 60 casas entre Francia y Polonia. Después se extendería a todo el mundo.

Beatificado en 1729 y canonizado en 1737, de San Vicente expresó Henri de Maupas, predicador de su funeral: "Poco le faltó para cambiar la faz de la Iglesia".

 

Según apuntes de los padres Dizán Vázquez y Félix Martínez en su historia del Seminario de Chihuahua, los Padres Vicentinos llegaron a Chihuahua "para formar y regir el Seminario Conciliar", instituido por el primer Obispo don José de Jesús Ortiz, pero que debido a la precariedad de su situación, principalmente por la falta de sacerdotes formadores, el segundo Obispo don Nicolás Pérez Gavilán solicitó el apoyo de la Congregación de la Misión.

El 30 de diciembre de 1902 arribaron a la naciente Diócesis cuatro sacerdotes Vicentinos: Bruno Álvarez, Joaquín Ramos, Manuel Coello y Manuel Soriano, así como el hermano Sixto Díaz. El nuevo ciclo escolar inició en enero de 1903, siendo rector el R. P. Álvarez (1903-1907), a quien siguió el R.P. Eugenio Goñi Salba (1907-1912) y finalmente el R.P. José Morales Tijerina (1912-1923); a este último le tocaría ser testigo de la vida ejemplar del seminarista Pedro de Jesús Maldonado Lucero, nuestro Santo chihuahuense.

Como el Seminario se instalase en un edificio que estaba a un lado y se extendía por detrás del templo de la Sagrada Familia, desde entonces el sacro recinto quedó a cargo de los religiosos.

En 1999 el hoy Arzobispo emérito don José Fernández Arteaga les confiaría una nueva parroquia asentada en la periferia sur de la ciudad episcopal: El Señor Jesús, que trocaría en fechas recientes su nombre por el de su patrono, El Señor de los Guerreros, en cuyo territorio parroquial se incluyen numerosos barrios pobres como la colonia Vistas Cerro Grande.

 

Carisma

Caridad y Misión; es decir, "seguir a Jesucristo, Evangelizador de los pobres, con las palabras y las obras".

 

Espiritualidad

En palabras del Santo Fundador, la espiritualidad vicentina consiste en "dar a conocer a Dios a los pobres, anunciarles a Jesucristo, decirles que está cerca el Reino de Dios y que ese Reino es para los pobres. ¡Qué grande es esto!... dedicarnos, como Jesucristo, a los pobres".

Son cuatro votos los profesados por los Vicentinos:

-Pobreza

-Castidad

-Obediencia

-Estabilidad a dedicarse con fidelidad a evangelizar a los pobres toda la vida.

Las cualidades y virtudes de un Vicentino han de ser: la sencillez, humildad, mansedumbre, mortificación y celo; orantes en comunidad de orantes, entregados a la acción, misericordiosos y olvidados de sí mismos, comunicadores alegres de la Buena Noticia.

 

La comunidad sacerdotal vicentina fue visitada en octubre de 2015 por su Superior General, es decir, el sucesor de San Vicente de Paúl al frente de la Congregación de la Misión, P. Gregory Gay (al centro), a quien acompañaron el Superior y el ecónomo provinciales.

Organización

La Familia Vicentina está cuantificada en sentido estricto, siendo sus seis ramas la Asociación Internacional de Caridad, Hijas de la Caridad, Congregación de la Misión, Asociación de la Medalla Milagrosa, Juventudes Marianas Vicentinas y Sociedad de San Vicente de Paúl; y, en sentido amplio, se incluye a todas aquellas ramas que honran a San Vicente como su patrón o que han adoptados aspectos característicos del carisma vicentino. Conocidos en el mundo con diversos nombres: Vicentinos, Paúles, Lazaristas, Vicencianos, son regidos por un Superior General, actualmente el P. Gregory Gay, quien es apoyado en las labores de gobierno por un Consejo General con sede en Roma.

Las estadísticas hablan de entre cinco y seis millones de miembros de la Familia Vicentina, de la que los padres Vicentinos suman aproximadamente 3,500 distribuidos en 46 Provincias, 4 Vice-Provincias y 6 Regiones alrededor del mundo.

México es una Provincia, con su Superior Provincial P. Aarón Gutiérrez, 88 sacerdotes (de los cuales 2 están en la Misión de Angola y 4 más en la de Mozambique), 1 Obispo Emérito en Nicaragua, 2 diáconos y 4 Hermanos coadjutores.

Actualmente cuentan con 20 Casas y misiones extranjeras:

-4 misiones entre indígenas

-11 parroquias

-3 rectorías

-2 casas de formación

 

Objeto de sus trabajos y desvelos ha sido el centenario templo de la Sagrada Familia, las Voluntarias Vicentinas y la Asociación de la Medalla Milagrosa, pero aún más la inmensa feligresía de la periférica parroquia por ellos atendida: "El Señor de los Guerreros".

Apostolado

Llamados a realizar "el oficio del Hijo de Dios", los Vicentinos efectúan su apostolado en:

-Misiones: ad gentes y populares; parroquias; colegios; obras sociales como casas hogares para niños, para enfermos de sida, para adicciones, para familiares de presos; comedores; trabajo en barriadas, etc.

-Atención a la Familia Vicentina.

En la Arquidiócesis, los Vicentinos atienden la pastoral en:

1. Rectoría de la Sagrada Familia: Atención a los fieles con la administración de los sacramentos, y la atención a las Voluntarias Vicentinas y a la Asociación de la Medalla Milagrosa.

2. Parroquia El Señor de los Guerreros: A ellos encomendada desde su erección el 31 de enero de 1999, los Vicentinos se han prodigado en la atención a los fieles: Pastoral profética, litúrgica, social, jóvenes, familia, vocacional y medios de comunicación. Asimismo, enfatizan su trabajo en la labor social como evangelización de los pobres por medio del grupo de las Voluntarias Vicentinas, el Comedor de los niños, consultorio de medicina natural, el dispensario, la atención a los amigos especiales y los talleres de desarrollo humano (Jesús Libera, duelos y pérdidas).

 

Formación

Un joven que aspira a ser Vicentino ha de cursar las siguientes etapas de formación:

-Año Propedéutico en Lagos de Moreno, Jalisco.

-Seminario Menor (si requiere estudios de preparatoria), en Lagos de Moreno, Jalisco.

-Filosofía en el Seminario de Tlalpan, Ciudad de México.

-Seminario Interno (Noviciado), en Guatemala.

-Teología en el Instituto de Formación Teológica Inter-Religioso de México (IFTIM), Ciudad de México.

 

Comunidad actual

En Chihuahua, son tres los sacerdotes Vicentinos para la atención pastoral de las dos citadas comunidades: la Rectoría de la Sagrada Familia y la parroquia El Señor de los Guerreros. Ellos son:

-R.P. Francisco Ruíz Barbacil (Rector y Superior): Ord. 25/Jun/1965.

-R.P. Arturo García Fonseca (Párroco y asistente del Superior): Ord. 27/Sept/1996.

-R.P. Luis Arreola Martínez (Vicario parroquial, ecónomo y Vicario Episcopal para la Vida Consagrada masculina): Ord. 19/Mar/1974.

 

Vicentinos

-Rectoría de la Sagrada Familia: Ave. Vicente Guerrero #1810, Col. Centro. Tel. (614)410-9148.

-Parroquia El Señor de los Guerreros: Guadalupe Victoria y 12a #1002, Col. Villa Juárez. Tel. (614)435-7799.

Aprovecho la ocasión para agradecer a todos y cada uno de los Institutos religiosos aquí publicados por sus amables atenciones y el haber abierto sus puertas con tanta gentileza a su segura servidora. ¡Que el Señor les permita perseverar fielmente en su consagración y les conceda abundantes y santas vocaciones! ¡¡Mil gracias!!