Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
Dominicos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Viernes 27 de Noviembre de 2015 15:36

VIDA CONSAGRADA EN LA ARQUIDIÓCESIS

"Laudare, Benedicere, Praedicare" ("Alabar, Bendecir, Predicar"), regla de vida de la Orden de Predicadores.

Responsables del sacro recinto de mayor antigüedad aún en servicio en Chihuahua capital, la hoy rectoría de San Francisco de Asís (que data de 1715), son los frailes clérigos y frailes cooperadores de la Orden de Predicadores (op, Ordo Praedicatorum) de los primeros religiosos en haber propagado el Evangelio en el Nuevo Mundo; pero su existencia es más antigua, 800 años para ser exactos, los cuales están celebrando a nivel mundial con un gozoso Jubileo.

Conozcamos con mayor detalle a quienes solemos llamar Dominicos, gracias a la valiosa información que los frailes tuvieron a bien proporcionarnos:

 

Breve historia de la Orden

Un joven castellano llamado Domingo, perteneciente a las familias Guzmán-Aza, siendo canónigo regular en la Catedral del Burgo de Osma (España), emprendió el año 1203 la fundación de una Orden que fuera de Predicadores y se constituyera en una verdadera familia en la que estuvieran incluidos hombres y mujeres con diferentes estados de vida: consagradas y consagrados, clérigos, laicas y laicos entregados completamente a la misión de predicar el Evangelio de palabra, de obra y con el testimonio de la propia vida.

Fue tras un primer contacto con grupos de herejes del sur de Francia que el celo de Domingo por predicar el verdadero Evangelio de Jesucristo se encendió, dedicándose a partir de entonces a la prédica con tan buena ventura que logró numerosas conversiones y le animó a trabajar tenazmente hasta lograr la fundación.

Domingo, consciente de la delicada tarea que emprendería, sabía que "los fundamentos del estilo de vida de la nueva Orden (frailes, monjas y laicos Dominicos) debían ser sólidos y eminentemente evangélicos debido a la naturaleza de la predicación del Evangelio ya que, por un lado, había que dar continuidad a la misión de Jesucristo en la historia, y por el otro, ofrecer una predicación docta".

"Era tan grande su celo por la salvación de las almas, que hacía llegar su caridad y compasión, no sólo a los frailes, sino también a los gentiles e infieles", expresó Fr. Ventura de Verona de Santo Domingo de Guzmán, el Padre Fundador.

De acuerdo con el Papa Inocencio III, en 1206 se estableció en el Langüedoc (Francia) como predicador de la Verdad y, para remediar los males que la ignorancia religiosa producía en la sociedad, en 1215 estableció en Toulouse la primera casa de la nueva Orden y muy pronto extendería su acción por las principales ciudades de Europa occidental.

La Orden de Predicadores fue confirmada en 1216 por Honorio III con la Bula Religiosam Vitam, aún en vida del Fundador, quien había nacido en Caleruega (Burgos, España) el año 1170, en el seno de una familia profundamente creyente y muy encumbrada. Sus padres, don Félix de Guzmán y doña Juana de Aza, parientes de reyes castellanos y de León, Aragón, Navarra y Portugal, descendían de los condes-fundadores de Castilla. Tuvo dos hermanos, Antonio y Manés.

Bajo la preceptoría de su tío el Arcipreste don Gonzalo de Aza, recibió esmerada formación moral y cultural. Continuaría estudios en Palencia y, al despertar en él su vocación hacia el estado eclesiástico, se preparó debidamente para recibir el Orden sacerdotal en 1194.

Tanto destacó por sus relevantes cualidades intelectuales y morales, que su Obispo y el rey Alfonso VIII de Castilla le encomendaron delicadas tareas.

Fue en sus numerosas idas y venidas a través de Francia que conoció los estragos que en las almas producía la herejía albigense, principal razón por la que se decidió a emprender la ardua labor de instituir una nueva familia religiosa: la Orden de Predicadores, que habrá de extender su apostolado por todo el mundo conocido y también por el Nuevo Mundo.

Con su Orden perfectamente estructurada y más de sesenta comunidades en funcionamiento, agotado físicamente murió el 6 de agosto de 1221, a los 51 años de edad, en el convento de Bolonia, donde sus restos permanecen sepultados. En 1234, su gran amigo y admirador, el Papa Gregorio IX, lo canonizó, ¡a tan sólo 23 años de su fallecimiento!

 

La llegada de la Orden de Predicadores a la Nueva España ocurrió en 1526, con el establecimiento de un primer convento en la Ciudad de México. Durante la época colonial llegaron a constituirse cinco provincias en este territorio; mas, en tiempos de la Reforma (1869), ésta y todas las Órdenes religiosas fueron suprimidas. A partir de 1895 iniciaría la restauración, pero con la Revolución y la Persecución Religiosa esto no se lograría completamente sino hasta 1961, cuando los Dominicos restablecieron la Provincia de Santiago de México.

En Chihuahua, los frailes se establecieron hacia 1947, siendo hasta tiempos de don Adalberto Almeida y Merino que se les encomendaría la atención pastoral de los fieles asiduos al templo de San Francisco de Asís.

 

¡Estamos iniciando el jubileo de los ochocientos años!

Carisma

Fundada en su momento para combatir la herejía valdense y cátara en el sur de Francia, desde una predicación sólida, anclada en el estudio de la Verdad sagrada (Biblia y Tradición) y una vida pobre y en comunidad, a semejanza de la comunidad apostólica. Pronto, se llevó la predicación a los ambientes urbanos y universitarios, a las misiones entre los pueblos del norte de Europa.

Los Dominicos predican en las fronteras de la Iglesia, para lograr su expansión, atendiendo en especial a los más alejados, a los pobres y marginados, fomentando el diálogo entre la fe y la cultura. Para hacerlo, está estructurada como familia, donde cada rama aporta su especificidad para la misión común: las monjas contemplativas, los frailes, los seglares Dominicos, las hermanas de vida apostólica y los jóvenes afiliados al Movimiento Juvenil Dominicano (MJD).

 

Espiritualidad

Los pilares de la espiritualidad dominicana son: la vida común, la oración, el estudio, conjugados en la contemplación, y acompañados de la profesión de los consejos evangélicos y de las observancias regulares; todo ello conforma una vida apostólica que es fuente de una predicación encarnada en las distintas realidades humanas, buscando la salvación de los hombres y la propia santificación.

Teniendo como lema "Contemplar y dar a los demás lo contemplado", los frailes Dominicos realizan la profesión de los tres votos religiosos: pobreza, castidad y obediencia, basando nuestra consagración en la obediencia al Maestro de la Orden, sucesor de Santo Domingo.

 

Organización

A nivel internacional, la Orden cuenta con 51 provincias de frailes, distribuidas por todo el mundo, bajo la guía del Maestro de la Orden (nombre dado al Superior General), actualmente fray Bruno Cadoré, op (2010-2019), cuya sede es la iglesia de Santa Sabina, en Roma. La autoridad máxima es el Capítulo general, reunido con el Maestro de la Orden.

Todo México es una Provincia, denominada de Santiago de México. La predicación se realiza en 19 comunidades distribuidas por todo México: Chihuahua, Aguascalientes, Guadalajara, León, San Francisco del Rincón, Gto., Querétaro, Tultenango y Amecameca, Méx., Ciudad de México (donde están establecidas seis comunidades), Puebla, Oaxaca, Ocosingo y San Cristóbal de las Casas, Chis.

 

En San Francisco, los sacerdotes Dominicos se han distinguido por ser fieles y perseverantes dispensadores de la misericordia divina a través del Sacramento de la Confesión.

Apostolado

La predicación del Evangelio se realiza en múltiples ambientes: parroquias, misiones ad gentes y populares, justicia y paz, jóvenes, migrantes, medios electrónicos de comunicación.

Dentro de la Provincia de Santiago de México, se han definido cuatro áreas prioritarias para la predicación: adolescentes y jóvenes, mundo universitario, diálogo con el mundo contemporáneo, atención a indígenas.

En la Casa de Nuestro Padre San Francisco de Asís, de Chihuahua, los frailes trabajan actualmente tres de las prioridades anteriormente mencionadas: trabajo con jóvenes participando en las instancias diocesanas y en el Decanato al que pertenecen, Nuestra Señora del Refugio; presencia en el mundo universitario, en la Universidad Autónoma de Chihuahua; diálogo con el mundo contemporáneo de frailes y seglares mediante cursos de teología, la atención de los más desfavorecidos por medio de Amigos de Asís, AC, la oración y la atención espiritual en el templo de San Francisco de Asís, joya arquitectónica del Centro histórico de Chihuahua.

 

Formación

Dentro de la Orden se cultivan las vocaciones tanto de frailes cooperadores como de frailes sacerdotes. La formación de un fraile dominico dura diez años y cada etapa se realiza en una ciudad diferente de México:

-Un año de postulantado en la Casa del Beato Jordán de Sajonia, San Francisco del Rincón, Gto.

-Un año de Noviciado en el Convento de San Luis Beltrán, Agua Viva, en Amecameca, Méx.

-Tres años de Filosofía en el Centro de Estudios Filosóficos Tomás de Aquino y el Convento de Nuestra Señora de Fátima, en León, Gto.

-Teología: primero tres años de bachillerato teológico en la Ciudad de México (Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México y Convento de Santo Tomás de Aquino en Villa Coapa); luego la licenciatura pontificia en Teología o su equivalente, en la Universidad Pontificia de México o en otros centros de la Orden en Sudamérica, Canadá o Europa.

 

Sostenimiento de la comunidad

Las comunidades religiosas dominicas se sostienen a partir del trabajo de los frailes: conferencias, retiros, cursos y clases. Además, la generosidad de los fieles con sus donativos y aportaciones voluntarias, permiten el sustento de los frailes y de los lugares de culto a ellos confiados. También promueven la solidaridad entre comunidades de la Provincia y de la Orden, para proyectos apostólicos concretos y en casos de emergencias: cuidados médicos, por ejemplo.

 

La actual comunidad religiosa

Los frailes que al día de hoy conforman la comunidad de la Casa de Nuestro Padre San Francisco de Asís, y sus fechas de profesión de votos y de Ordenación sacerdotal -respectivamente-, son:

1) P. Fray Tomás Redondo Hernández (Superior): 10/Sept/1952 y 22/Mar/1959.

2) P. Fray Marino Echávarri Maeztu: 03/Oct/1944 y 08/Abr/1950.

3) Fray Arturo de Jesús Díaz Mejía (cooperador): 04/Ene/1982.

4) P. Fray José Alberto Nava Aguirre: 13/Ago/2001 y 28/Nov/2009.

Cabe resaltar que es Fray Marino el sacerdote con más años de ministerio en la Arquidiócesis, ¡65!

 

Vocaciones

La Familia Dominicana en Chihuahua, invita: Se buscan jóvenes, mujeres y hombres apasionados de Cristo Jesús; con ganas de aprender a vivir en "obediencia y comunidad"; con celo por la salvación propia y la de los demás, para llevar el Evangelio de la paz a los alejados, a los tristes, a los pecadores.

Para más informes, comunicarse con Fr. José Nava, op, promotor vocacional zona norte. FB: /José Alberto Nava Aguirre/. La intención es formar un grupo vocacional para el acompañamiento y crecimiento espiritual a partir de enero 2016.

 

Orden de Predicadores

Casa de Nuestro Padre San Francisco de Asís

Templo de San Francisco de Asís: calles Libertad y 15ª, Centro Histórico, Chihuahua, Chih. Tel. (614)410-3057.