Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
23 Jun
Sociedad del Sagrado Corazón PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Lunes 21 de Septiembre de 2015 15:12

VIDA CONSAGRADA EN LA ARQUIDIÓCESIS

Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús, este año cumplirán su 215º aniversario de fundación.


Consagradas para "Descubrir y manifestar el Corazón de Cristo", las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús (RSCJ) han hecho presencia en territorio diocesano desde el año de 1950, principalmente en una célebre institución que ha sido conocida por propios y extraños: la Granja Hogar de los Niños, ubicada en el antiguo barrio de Nombre de Dios.

Presentamos a continuación la información que muy amablemente las Hermanas han querido compartir con los lectores del Noti:

 

Breve historia de la Congregación

La Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús fue fundada en Francia el año de 1800 por Santa Magdalena Sofía Barat quien, motivada por los estragos causados por la Revolución Francesa, se entregó por completo a la tarea de reconstruir la sociedad de su tiempo por medio de la educación y viviendo la espiritualidad del Corazón de Cristo.

"Los tiempos en que vivimos exigen fervor, fidelidad y generosidad. Confiar en Dios sólo es la mejor seguridad del alma" (Santa Magdalena Sofía Barat, la Fundadora).

Sofía nació prematuramente el 12 de diciembre de 1779, en el pequeño pueblo de Joigny, en la Borgoña francesa. Fue su hermano Luis, diez años mayor que ella, su padrino de Bautismo; tan en serio tomó el jovencito su responsabilidad que cuando entró al Seminario, todo lo que él iba estudiando se lo fue enseñando a su hermana, por lo que Sofía llegó a tener una educación inusual para las mujeres de aquella época.

Sintiéndose atraída a una vida de oración contemplativa, quiso Sofía consagrarse como Carmelita Descalza; sin embargo, cuando su hermano ingresó al noviciado de la recién restaurada Compañía de Jesús, la presentó al P. Varin y éste la convenció de que era voluntad de Dios que pusiera sus conocimientos al servicio del Reino, iniciando así, junto a otras jóvenes, una congregación dedicada a dar gloria al Corazón de Jesús a través de la educación de las mujeres. Con su consagración religiosa, el 21 de noviembre de 1800 en París, nacía también una nueva Congregación: la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús.

En 1802 comenzó a ser superiora en Amiens de una pequeña comunidad de vida contemplativa y apostólica, dedicada a la formación de las mujeres: internados para las hijas de los nobles y burgueses, y escuelas externas para niñas pobres, pues en aquel tiempo habría sido inadmisible unir a estos dos grupos sociales.

En 1804, la naciente congregación comenzó a expandirse por Francia y en 1818 Santa Magdalena Sofía aprobó la solicitud de una de sus religiosas, Rosa Filipina Duchesne, mujer con un espíritu misionero que le convenció para abrir una casa en el "Nuevo Mundo" a fin de anunciar la Buena Noticia a los indígenas de Norteamérica. Rosa Filipina fue canonizada en 1988.

La Sociedad del Sagrado Corazón fue extendiéndose poco a poco por toda Europa, América y África, hasta contar con más de 3500 miembros en 1865, año de la muerte de la Madre Fundadora.

Santa Magdalena Sofía estaba convencida -porque así lo había experimentado- que el amor del Corazón de Jesús es la fuente que posibilita el desarrollo de cada persona y el camino de la reconciliación de todos. En una Francia devastada por la revolución, soñaba con reconstruir la sociedad, formando a mujeres jóvenes que más tarde y desde sus familias, fueran capaces de mirar e intervenir en el mundo con los mismos sentimientos y actitudes que Jesús tendría en su Corazón si hubiera vivido en aquella época.

 

Carisma

Las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús están consagradas a glorificar al Corazón de Jesús. Llamadas a descubrir y manifestar su amor, responden dejándose "transformar por el Espíritu para vivir en unión y conformidad con el Señor y expresar a través de nuestro amor y de nuestro servicio la caridad de su Corazón" (Constituciones, 4).

 

Espiritualidad

La Espiritualidad del Sagrado Corazón es...

-Consagración al Corazón de Jesús.

-Contemplar las profundidades de Dios, abiertas a la realidad del entorno.

-Descubrir y dar a conocer el amor de Dios.

"El Corazón traspasado de Jesús nos abre a la profundidad del misterio de Dios y al dolor de la humanidad y nos hace entrar en su único movimiento: adoración al Padre y amor a todos, especialmente a los pobres" (Constituciones, 8).

 

La Madre María Luisa Reynoso Obregón (1929-2004), Religiosa de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús, dejó huella indeleble en la historia civil y eclesiástica de Chihuahua.

Apostolado

Enviadas por la Iglesia a comunicar el amor del Corazón de Jesús, las Hermanas cumplen esta misión a través de la enseñanza y la formación, en múltiples actividades de desarrollo humano y de promoción de la justicia, en la pastoral y el acompañamiento de la fe, expresado todo ello por medio de "la búsqueda del crecimiento integral de la persona; la sed de construir un mundo de justicia y de paz en respuesta al grito de los pobres; la pasión por anunciar el evangelio", de tal manera que, "allí donde seamos enviadas, el amor del Corazón de Jesús y el deseo de darlo a conocer impulsarán cualquier trabajo que realicemos" (Constituciones, 13).

Para Santa Magdalena Sofía la educación no era un fin en sí mismo, sino el medio más conveniente para que el dinamismo del amor de Dios lleve a cada persona a su plenitud, genere en su corazón el deseo de entregarse a los demás y participe así en la transformación del medio que le rodea. De ahí que la fe no sea un grupo de ideas a transmitir, sino la base de una educación enraizada en la afectividad que busca que la persona, experimentándose amada por Dios y hermana de los demás, se comprometa en una fe activa. Esta misión se ha prolongado hasta el día de hoy en diversas formas de educar, según el contexto en el que las Religiosas de la Sociedad se encuentren.

La Congregación arribó a la capital del Estado de Chihuahua en 1950 para colaborar en el Externado Vallina, una escuela que luego se incorporó al Instituto Femenino de Chihuahua. Posteriormente se les confió el proyecto educativo de la Granja Hogar de los Niños (Asilo de Niños y Granja Hogar, IBP), que realizan en colaboración con muchas personas laicas que comparten y enriquecen la espiritualidad de la Congregación.

Institución de Beneficencia Privada, el primer responsable de la Granja Hogar de los Niños fue el P. Humberto De Alba Morán en 1956, seguido del P. Agustín Pelayo. A partir de 1970 y por más de 30 años, la Hna. María Luisa Reynoso Obregón (1929-2004) estuvo al frente de la Granja Hogar, dejando un hermoso legado de trabajo constante y un sólido testimonio de fe. Tan valiosa labor a favor de la niñez chihuahuense le fue reconocida de muchas maneras, destacando el que la Madre María Luisa es la primera mujer cuyo nombre resalta en la Rotonda de los Chihuahuenses Ilustres y la creación de un premio que lleva su nombre.

En la Granja, al día de hoy se atiende a aproximadamente 200 niños, niñas y jóvenes (principalmente rarámuri) en situación de vulnerabilidad, a quienes se brinda apoyo en educación, salud y albergue, impulsando con ello a que cada uno logre descubrirse como un ser valioso y digno, capaz de construir su propia futuro.

Pero no se limita a la Granja Hogar el apostolado de las Hermanas; también en la ciudad episcopal acompañan a comunidades parroquiales, llevan la Comunión a un hospital y colaboran en un grupo que organiza retiros y ejercicios ignacianos. Finalmente, y no menos importante, es la labor que desde la comunidad religiosa local se realiza a través de un aula virtual, con la cual contribuyen a formar al personal de otros colegios del Sagrado Corazón en México y de otros países de Latinoamérica. En el país, la Sociedad tiene colegios en San Luis Potosí, Guadalajara, Monterrey, Cd. de México, y obras de educación popular en León, Gto., Ayutla de los Libres en Guerrero y San Luis Potosí.

 

La Granja Hogar de los Niños ha sido en Chihuahua la principal labor de las Hermanas.

Organización

La Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús está presente en 41 países de los cinco Continentes. Sus religiosas están organizadas en Provincias, a veces constituidas por un sólo país, como en el caso de México, con una Superiora Provincial. En otros casos la Provincia la integran varios países cercanos, como es el caso de la Provincia integrada por Francia, Bélgica y Holanda. La Casa General está en Roma y es sede de la Superiora General y su Consejo. Cada ocho años celebran un Capítulo General, preparado entre todas pero al que asisten sólo representantes de cada Provincia.

En Chihuahua, la comunidad no cuenta propiamente con una Madre Superiora, puesto que las decisiones se toman en el diálogo entre todas. Asimismo, otra característica sobresaliente es que no visten hábito religioso. Al respecto, ellas mismas explican: "Cuando el Concilio Vaticano II suprimió las congregaciones de vida mixta, nosotras optamos por vida activa y empezamos a salir de nuestra clausura a prestar servicio en barrios marginales tanto aquí en México como en otros países. Nos dimos cuenta que el hábito religioso despierta en las personas un sentimiento de que hay que guardar cierta distancia; esto no nos permitía acercarnos como creemos y sentimos que debemos hacerlo, y nuestra Superiora General tiene la facultad -amparada por la ley canónica- para autorizarnos a usar ropa de uso común, sencilla y digna".

Aseguran que aún sin el hábito las personas les tratan con respeto y confianza, "saben que somos Religiosas del Sagrado Corazón".

 

Sostenimiento de la comunidad religiosa

La comunidad se sostiene gracias al sueldo que se obtiene por el trabajo que ejercen en la Granja Hogar de los Niños y con la pensión de una de las Hermanas.

 

Actual comunidad

Para julio pasado, la comunidad estaba constituida por:

1) Hna. María Guadalupe Müggenburg Rodríguez-Vigil: 13/Feb/1966.

2) Hna. Natalia Eugenia Campos Solís: 01/Abr/1962.

3) María Navarro Gallegos: 01/Dic/1963.

4) Hna. Cecilia Borrero Borrel: 20/Jun/1992.

5) Hna. Ana María Teresa Morales Pruneda: 15/Ene/1994.

 

Vocaciones

"Las jóvenes que se sienten atraídas por nuestro carisma y misión, son mujeres que gustan de la contemplación, sensibles a la presencia de Dios, sobre todo en las personas que sufren, apasionadas por la justicia y deseosas de comunión. Por nuestro servicio educador, necesitamos mujeres con cierto grado de formación intelectual, críticas y propositivas, apasionadas por Jesús y con un gran corazón; mujeres que conocen su condición humana y por eso son pacientes con ellas mismas y con los demás".

Más información en la página: http://rscjinternational.org/es.

 

Religiosas de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús

C. Juan de Dios Martín Barba #6525, Col. Nombre de Dios. Tel. (614)4245616.