Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
25 May
Misioneras de la Divina Providencia PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Karen Assmar Durán   
Sábado 22 de Agosto de 2015 11:22

VIDA CONSAGRADA EN LA ARQUIDIÓCESIS

"Caminemos con Cristo al Padre en el Espíritu Santo".

Misioneras Hijas de la Divina Providencia, "llamadas para que el amor de Dios Trinidad, sea presencia real y verdadera en el mundo de hoy".

 

Al tomar posesión Mons. Constancio Miranda Weckmann de la sede episcopal metropolitana de Chihuahua, aquel histórico 19 de noviembre de 2009, le acompañaron muchísimos fieles de su anterior Diócesis: Atlacomulco, así como varias religiosas pertenecientes a una Congregación inédita por estos lares, pero que a la sazón habrían de ser muy conocidas puesto que son, por decirlo así, "las manos derechas" del Sr. Arzobispo. El nombre: Misioneras Hijas de la Divina Providencia (MHDP), establecidas en esta Arquidiócesis para apoyar en la Casa Episcopal.

 

Los Padres Fundadores: el primer Obispo de Toluca Mons. Arturo Vélez Martínez(┼) y la Reverenda Madre Martha Zaranda Herrera(┼).

Breve historia de la Congregación

La Congregación fue fundada en 1963 en la ciudad de Toluca, Edo. de México, por el Excmo. Sr. Arturo Vélez Martínez (1904-1989), primer Obispo de Toluca, y la reverenda Madre Martha Zaranda Herrera(┼).

La Madre Martha había ingresado en 1938 con las Hermanitas del Sagrado Corazón y de los Niños Pobres, con la intención de hacer la voluntad de Dios expresada en términos de misericordia. Mas luego, movida por un impulso interior de gracia, descubrió la nueva misión que Dios le encomendaba y se puso en contacto con Mons. Vélez Martínez, quien había sido preconizado primer Obispo de la nueva Diócesis de Toluca en 1951.

En Morelia, su Diócesis de origen, la Madre Martha arregló las cosas para dejar su antigua comunidad religiosa y proyectarse hacia la nueva tarea que Dios le pedía: dar respuesta a las urgentes necesidades, principalmente de los más pobres y desprotegidos. Le acompañó en esta nueva aventura del Espíritu una Hermana en religión, Sor Rebeca Arellano. Llegaron a Toluca el 4 de marzo de 1963.

Con el apoyo incondicional del señor Obispo Vélez, el 20 de julio de 1963 quedaba oficialmente fundada en la ciudad episcopal la Pía Unión de Religiosas Misioneras Hijas de la Divina Providencia, para atender a las clases necesitadas y marginadas, en especial a los campesinos, obreros e indígenas, y para que en el celo misionero se expandiera la presencia de Dios Uno y Trino; para ello el Obispo les proveyó una casa donde las religiosas viviesen decorosamente y pudieran cumplir tal encomienda.

Con el correr del tiempo, la gracia de Dios y la ayuda de muchas personas generosas, las Misioneras fueron estableciendo las primeras fundaciones: misiones, casas hogares, albergues para niños, colegios, etc., en diversas poblaciones del Estado de México, que con 125 municipios es a la fecha el que mayor densidad de población posee.

Las actuales Constituciones de la Congregación han sido la culminación de varios años de oración, estudio y reflexión, que contienen en sí varias expresiones que llevan consigo el manifestar el objetivo y la finalidad del carisma congregacional, que quiere servir al Reino de Dios.


 

Carisma

"Ser llamadas para que el amor de Dios Trinidad, sea presencia real y verdadera en el mundo de hoy".

La misión de la Congregación es actualizarse en el amor trinitario, inmanente y económico (orden y disposición), promoviendo la dignidad de la persona humana, de manera especial a los más marginados de la sociedad.


Religiosas de la Congregación han cuidado la Casa Episcopal desde que don Constancio era Obispo de Atlacomulco; él mismo solicitó a la Congregación una comunidad para establecerse en Chihuahua cuando fue nombrado Arzobispo de esta Iglesia particular. 

Espiritualidad

"Reconocemos el misterio de la Trinidad como el origen y fundamento de nuestra espiritualidad y de nuestra vida congregacional".

Las Hermanas siguen el Misterio Trinitario, modelo absoluto de amor, en la obediencia del Hijo eterno que, asumiendo la condición humana, hizo propios los sufrimientos y esperanzas de los pobres, y que con el envío del Espíritu consolador ha dado a la humanidad la certeza absoluta de su presencia entre nosotros.

Asimismo, la espiritualidad del Misterio Trinitario les apremia a acrecentar un amor especial a María Santísima, a San José y al copatrono de la Congregación, San José Benito Cottolengo -Apóstol de la Caridad en Turín, Italia-, quienes con su ejemplo les hacen ver el dinamismo trinitario.

 

Apostolado

Como su nombre lo indica, las Misioneras Hijas de la Divina Providencia tienen como principal apostolado la misión de proclamar el Reino de Dios, dando testimonio de transformación y conversión. Asimismo, al ofrecerse sin reservas a Dios por medio de la profesión pública de votos, las Hermanas extienden sus brazos a todo tipo de servicio:

-Misiones: "Cristo nos pide predicar el Evangelio con la palabra, el ejemplo y la oración".

-Pastoral Educativa: "Los alumnos son los futuros responsables de construir el Reino de Dios".

-Evangelización parroquial, Pastoral Popular: "Creciendo juntos espiritualmente estaremos mejor preparados para encontrarnos con Jesús".

-Atención a niños con capacidades diferentes: "... y todo lo que hagan con uno de estos pequeñitos, conmigo lo hacen" (Mt 25,40).

-Servicio al Sr. Obispo: En casa y oficina (Chihuahua y Atlacomulco).

La Hna. Angelina es la secretaria particular de Mons. Miranda, labor para la cual le han servido de mucha ayuda sus estudios como secretaria bilingüe.

En todos estos ministerios la Congregación está llamada a promover la dignidad de la persona humana y a educar en la justicia social. Así, atienden toda forma de ministerio que esté de acuerdo al carisma fundacional y a su propia tradición, para responder a las exigencias de los tiempos y a las necesidades de la Iglesia.

Para poder llevar a cabo sus diferentes apostolados, las Hermanas se preparan académica y técnicamente hablando, de modo que aún y cuando su labor sea específicamente en casa, ellas deben saber llevar con buen tino y modestia la administración del hogar que habita el Sr. Obispo. Es precisamente éste el apostolado que realizan las dos religiosas de la comunidad de Chihuahua: atención de la Casa Episcopal... todo limpio, todo listo, todo en su lugar... Asimismo, la Hna. Angelina Cornejo hace las veces de secretaria particular de Mons. Miranda y entre ella y la Hna. Lulú Díaz procuran todo lo necesario para las celebraciones litúrgicas de la capilla anexa al Arzobispado, la cual está dedicada a Ntra. Sra. de Lourdes.

 

Organización

Congregación apostólica de derecho diocesano, las Misioneras Hijas de la Divina Providencia están organizadas en casas regionales y sus estructuras de gobierno están basadas en principios que proporcionan unidad, dirección y participación de sus miembros.

La Superiora General y su Vicaria residen en la Casa General ubicada en Toluca, ciudad donde las Hermanas atienden un Albergue Temporal de Rehabilitación Infantil, es decir, para niños con discapacidad.

Las dos religiosas que conforman la comunidad local una funge como Superiora, responsabilidad hoy en manos de la Hna. Angelina Cornejo, y la Hna. Lulú es la promotora vocacional.

 

La Hna. Lulú tiene estudios teológicos; sin embargo, comenta estar consciente de que es en los servicios más humildes -como puede ser la cocina- donde muchos Santos han alcanzado el honor de los altares.

Etapas de Formación

-Aspirantado: Etapa de discernimiento vocacional, estando dentro de la Congregación (6 meses).

-Postulantado: Etapa donde la Postulante desarrolla capacidades y actitudes que la ayudan a verificar la autenticidad del llamado, al ponerse en diálogo con Dios para la Vida Religiosa (1 año).

-Noviciado: Etapa de recogimiento y de silencio, de estar con Jesús, conocerle y amarle más. Se profundiza en el carisma y apostolado de la Congregación para clarificar la vocación (2 años).

-Profesión Temporal: Maduración en el sentido de pertenencia, unificando su amor personal a Jesús a través de la vivencia de los votos de Pobreza, Castidad y Obediencia.

-Juniorado y Profesión Perpetua: Entrega total a Jesús como su esposo. En el cumplimiento del carisma y apostolado particular de la Comunidad Religiosa (6 años).

 

Sostenimiento de la comunidad religiosa

Como todo trabajador, las Hermanas perciben un salario que les es proporcionado por la Curia Diocesana para sufragar sus propios gastos y cooperar con la Congregación.

 

La actual comunidad

La Congregación ha dado a la comunidad en Chihuahua el nombre de "Casa Madre Martha Zaranda", en honor de la Fundadora, y aunque mucho anhelan las Hermanas poder ser tres, al día de hoy son sólo dos las que conforman la comunidad:

1) Madre Superiora Hna. Angelina Cornejo Cornejo: 27/Dic/2004.

2) Hna. Lourdes Díaz De la Cruz: 13/Sept/2007.

 

Vocaciones

"Si sientes inquietud de servir a Dios de esta manera, ¡comunícate de inmediato con nosotras!".

 

Misioneras Hijas de la Divina Providencia

C. 22ª #601, Col. Cuauhtémoc. Tels. (614)416-8003 y 410-0358.



Última actualización el Sábado 22 de Agosto de 2015 11:35