Miscelánea

Ver o escuchar

Por: Raúl Sánchez K.

A través del tiempo las imágenes han sido importantes como forma de comunicación entre los hombres. Hoy esa importancia ha subido de tono, y en muchas partes se vive la cultura de la imagen. Las pantallas han sustituido a los libros, se busca ver, más que pensar u oír. La televisión, primero, los celulares luego, y los avances tecnológicos han revolucionado -como lo afirman algunos autores- el entendimiento humano, se pasa del homo sapiens al homo videns.

“El homo sapiens -exponía Giovanni Sartori (1924-2017)-, producto de la cultura escrita se está transformando en homo videns, para el cual la palabra ha sido destronada por la imagen. La primacía de lo visible sobre lo inteligible, lleva a un ser sin entender, que ha acabado con el pensamiento abstracto”.

Comprender lo anterior resulta valioso hoy que mucha gente, de cualquier clase social, no lee, pero sí se deja cautivar por las imágenes.

Hoy casi al final del tiempo cuaresmal es conveniente reflexionar sobre lo que nuestro Padre Dios expresó de Jesucristo en el monte Tabor cuando éste se transfiguró delante de Pedro, Santiago y Juan: “Este es mi Hijo amado, ¡escúchenlo!”.

Los Apóstoles se habían deslumbrado -y espantado- por la blancura de la imagen de Jesús. Sin embargo en cierto modo estaban contentos, y Pedro lo expuso diciendo: “Rabbí, es bueno estarnos aquí”. La imagen atrae. Dios Padre, sin embargo, al final del episodio insiste en la escucha de su enviado. No les dice a los discípulos véanlo, contémplenlo, sientan su poder y fuerza a través de esa imagen, de esa transfiguración, sino escúchenlo -no óiganlo simplemente-, pónganse atentos a su palabra.

Escuchar lleva a poner atención a los sonidos, a las palabras, a lo que se dice, independientemente de quién lo dice, de su imagen -que puede ser importante-. La Real Academia Española explica que escuchar es “poner atención o aplicar el oído para oír”. Por tanto, “la acción de escuchar es voluntaria e implica intencionalidad por parte del sujeto, a diferencia de oír, que significa, sin más, ‘percibir por el oído [un sonido] o lo que [alguien] dice'”. 

Hay un ejemplo muy ilustrativo entre el oír y escuchar: “Y dijo el conferenciante con un hilo de voz: ‘Los de la última fila ¿me escuchan?’, a lo que uno respondió: ‘Le escuchamos con mucha atención, profesor, pero apenas le oímos'”.

Cuando el Padre pide que escuchemos a su Hijo Jesús lo hace no para que lo veamos desde fuera sin verlo, u oírlo sin oír, sino para que pongamos atención plena a su Palabra y la hagamos vida en nuestra cotidianidad.

Share this Story
  • Miscelánea

    Ver o escuchar

    Por: Raúl Sánchez K. A través del tiempo las imágenes han sido importantes como forma de comunicación entre los hombres. Hoy esa ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio