Carta del Director, Editorial

¡Sigamos evangelizando!

Carta del Director

¡Saludos a todos!, hoy que celebramos un aniversario más de la fundación de Notidiócesis. En efecto, justo en el tiempo de preparación a la Pascua, Notidiócesis vio la luz por primera vez. Era la Cuaresma de hace 45 años cuando la Arquidiócesis de Chihuahua tuvo su primer medio de comunicación en un mundo que pedía la presencia constante de la Iglesia en la “vía pública”. Eran los años posteriores al Concilio Vaticano II y la Iglesia en América se preparaba para vivir la Conferencia de Puebla, en la que se plasmó la necesidad urgente de la evangelización presente y futura del Continente.

Hace 45 años el Arzobispo era don Adalberto Almeida, con quien muchos laicos y sacerdotes -liderados por el padre Dizán Vázquez- comenzaron a caminar por los senderos de la comunicación social y, como la joya de la corona, estaba Notidiócesis.

La situación social hoy es diferente, pero la necesidad persiste y es aún más urgente: la EVANGELIZACIÓN, lo que este semanario católico hace: anunciar la Buena Nueva de Jesús, artículos diversos formativos o de reflexión, notas informativas del caminar de la Arquidiócesis y algunas noticias sobresalientes de la Iglesia a nivel nacional y universal.

La pandemia, más el confinamiento, nos han pegado muy duro en esta Casa editora. De casi 9 mil ejemplares que se imprimían cada semana hace un año, hoy se ha reducido a la mitad. No cabe duda que detrás de esta situación se encuentran otras, malévolas, que pretenden instaurar otro orden de cosas donde Dios no tenga cabida, donde se elimine el nombre de Cristo y de su Iglesia. Para que se den una idea, a nivel nacional durante el 2020 hubo varios periódicos católicos que tuvieron que cerrar y hoy no existen ni siquiera en edición digital, como aquí sobrevivimos durante seis meses.  De hecho, si hoy Notidiócesis se mantiene a pesar de las crisis de otros años y especialmente de la crisis actual, es porque la mano de Dios aquí está, su Divina Providencia ha sido y continúa siendo la que saca a flote esta obra que no es de unos cuantos sino de TODOS: Arzobispo, presbíteros, diáconos, religiosos, seminaristas, laicos. DE TODOS LOS BAUTIZADOS peregrinos en esta Arquidiócesis. Por eso a la vez que agradecemos a Dios, le pedimos a Él y a ustedes no permitir de este periódico su desaparición. ¿Cómo ayudar? De forma sencilla: promuévanlo en sus parroquias y oficinas parroquiales, comunidades y familias; con vecinos, amigos y compañeros de trabajo. Este medio de comunicación debe ir de mano en mano y así el Arzobispo don Constancio Miranda en varias ocasiones ha exhortado a promoverlo y lo hace de nuevo en este 45 aniversario.

Elevemos al Padre de toda misericordia nuestra acción de gracias por estos años, pidiéndole que su Providencia lo mantenga mucho tiempo, para que en el mundo sea un faro de la luz del Señor, la que nunca se apaga, la que es eterna. ¡Sigamos evangelizando hermanos!

Luis Efrén Tarango, Director

ACCIÓN DE GRACIAS

  Gracias a Dios, Uno y Trino, cuya Providencia nos sostiene.

Gracias a la Santísima Virgen María que nos mira como Madre amorosa.

Gracias al Sr. Arzobispo Constancio Miranda Weckmann, por todo su apoyo y constante presencia.

Gracias a los Sres. Arzobispos don Adalberto Almeida y Merino (+) y don José Fernández Arteaga, por fundar y dar continuidad a esta obra de evangelización.

Gracias a los fundadores y a todos los que en diversas temporadas han caminado aquí: presbíteros, diáconos, laicos, religiosos, seminaristas.

Gracias a los colaboradores de ayer y hoy.

Gracias a lo comunicadores, pies del mensajero que anuncian buenas nuevas.

Gracias a los lectores y a todo el pueblo peregrino de Dios, pues de todos es este semanario. Feliz 45 aniversario, ¡y que nuestro Señor siga concediendo abundantes frutos!

 

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,

te cantaré en presencia de los ángeles.

Me postraré ante tu santo Templo,

y daré gracias a tu Nombre

por tu amor y tu fidelidad,

porque tu promesa ha superado tu renombre.

Si camino entre peligros, me conservas la vida,

extiendes tu mano contra el furor de mi enemigo,

y tu derecha me salva.

El Señor lo hará todo por mí.

Señor, tu amor es eterno,

¡no abandones la obra de tus manos!

(Salmo 138,1-2.7-8)

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Carta del Director

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio