El Arzobispo comunica, Noticias

Indulgencias por el Año de San José

Circular 11/21

“José hizo como el ángel del Señor le había mandado” (Mt 1,24)

 

El Papa Francisco, que nos ha convocado al año dedicado a San José, nos anuncia que concede la Indulgencia Plenaria.

El Santo Padre nos invita a todos los fieles a seguir el ejemplo de San José para que podamos fortalecer cotidianamente nuestra vida de fe en cumplimiento pleno de la voluntad de Dios.

Para obtener la Indulgencia Plenaria se deberán cumplir las condiciones prescritas por la Iglesia para tal efecto: confesión sacramental, comunión eucarística y rezar por las intenciones del Santo Padre.

¿Cómo recibir indulgencia? Las modalidades en las cuales se concederá la Indulgencia Plenaria en el Año de San José son las siguientes:

-Se concede a cuantos mediten al menos durante 30 minutos la oración del Padre Nuestro, o participen en un retiro espiritual de al menos una jornada donde se realice una meditación sobre San José.

-Aquellos que sobre el ejemplo de San José realicen una obra de misericordia corporal o espiritual.

-Para que todas las familias cristianas se sientan estimuladas a recrear el mismo clima de íntima comunión, de amor y de oración que se vivía en la Sagrada Familia, se concede la Indulgencia Plenaria por el rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios.

-Podrán conseguir la Indulgencia Plenaria aquel que confíe cotidianamente sus actividades a la protección de San José y cada fiel que invoque con la oración la intercesión del Artesano de Nazaret para, quien se encuentre a la búsqueda de empleo, pueda encontrar ocupación y que el trabajo de todos sea digno.

-Se concede la Indulgencia Plenaria a los fieles que reciten las Letanías a San José.

-Para reafirmar la universalidad del patrocinio de San José sobre la Iglesia, además de dichos motivos, la Penitenciaría Apostólica concede la Indulgencia Plenaria a los fieles que reciten cualquier oración legítimamente aprobada o acto de piedad en honor de San José.

-Por el actual contexto de emergencia sanitaria, el don de la Indulgencia Plenaria se extiende de forma particular a los ancianos, a los enfermos, a los agonizantes, a todos aquellos que por motivos legítimos se encuentran imposibilitados a salir de casa, a los cuales, con el alma libre de todo pecado y con la intención de cumplir, en cuanto sea posible, las tres condiciones habituales, en su casa o donde les retiene su enfermedad, reciten un acto de piedad en honor a San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con fe a Dios los dolores y sufrimientos de la vida.

Que la Virgen María y San José, nos lleven al corazón de su Hijo Jesús para caminar en sus sendas.

Unidos en la oración:

+Constancio Miranda WeckmannArzobispo de Chihuahua

 

Letanías a San José

Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo, ten misericordia de nosotros.

Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa María, ruega por nosotros.

San José, ruega por nosotros.

Ilustre descendiente de David, ruega por nosotros.

Luz de los Patriarcas, ruega por nosotros.

Esposo de la Madre de Dios, ruega por nosotros.

Casto guardián de la Virgen, ruega por nosotros.

Padre nutricio del Hijo de Dios, ruega por nosotros.

Celoso defensor de Cristo, ruega por nosotros.

Jefe de la Sagrada Familia, ruega por nosotros.

José, justísimo, ruega por nosotros.

José, castísimo, ruega por nosotros.

José, prudentísimo, ruega por nosotros.

José, valentísimo, ruega por nosotros.

José, fidelísimo, ruega por nosotros.

Espejo de paciencia, ruega por nosotros.

Amante de la pobreza, ruega por nosotros.

Modelo de trabajadores, ruega por nosotros.

Gloria de la vida doméstica, ruega por nosotros.

Custodio de Vírgenes, ruega por nosotros.

Sostén de las familias, ruega por nosotros.

Consuelo de los desgraciados, ruega por nosotros.

Esperanza de los enfermos, ruega por nosotros.

Patrón de los moribundos, ruega por nosotros.

Terror de los demonios, ruega por nosotros.

Protector de la Santa Iglesia, ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Ten misericordia de nosotros.

V. Le estableció señor de su casa.

R. Y jefe de toda su hacienda.

Oremos: Oh Dios, que en tu inefable providencia te dignaste elegir a San José por Esposo de tu Santísima Madre, concédenos, te rogamos, que merezcamos tener por intercesor en el cielo al que veneramos como protector en la tierra. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Share this Story
  • El Arzobispo comunica Noticias

    Indulgencias por el Año de San José

    Circular 11/21 “José hizo como el ángel del Señor le había mandado” (Mt 1,24)   El Papa Francisco, que nos ha ...
Load More Related Articles
Load More In El Arzobispo comunica

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio