Artículos, Caminando con el Papa

Hora de vestir la armadura de Dios

Caminando con el Papa 

Por: Cristina Alba Michel.

El Papa y el Evangelio

… de la Vida

1. Hace un año, el 25 de marzo de 2020, Papa Francisco recordó la promulgación de la Encíclica Evangelium Vitae de Juan Pablo II sobre el valor e inviolabilidad de la vida humana. Dedicó una catequesis a aquel momento del Magisterio, recordando el vínculo entre la Anunciación y el Evangelio de la Vida. Un vínculo más que estrecho, inseparable, manifestado desde las primeras palabras de la Encíclica: “El Evangelio de la Vida está en el corazón del mensaje de Jesús. Acogido por la Iglesia cada día con amor, debe ser proclamado con VALIENTE fidelidad como la buena nueva a los hombres de toda época y cultura”.

2. Todos estamos llamados a promover y defender la vida, dijo. “Pero es un concepto abstracto si no se manifiesta siempre en una persona”, como “un niño recién concebido, un pobre marginado… un emigrante rechazado”. Precisamente hace un año, recién iniciada la pandemia, se propagó el aborto y se dejó a los ancianos a merced de la soledad y la muerte. Vemos que “nos enfrentamos a nuevas amenazas y a una nueva esclavitud” sin que existan legislaciones que protejan “la vida humana más débil y vulnerable”.

3. Así, el mensaje de Evangelium Vitae “es más oportuno que nunca”, debemos “actuar a nivel cultural y educativo para transmitir a las generaciones futuras una actitud de solidaridad, cuidado y acogida, bien conscientes de que la cultura de la vida no es patrimonio exclusivo de los cristianos, sino de todos aquellos que… reconocen el valor propio de cada persona”. Concluía Papa Francisco: “cada vida humana, única e irrepetible, tiene un valor inestimable. Esto siempre debe ser anunciado de nuevo, con la PARRESÍA de la palabra y el coraje de las acciones”.

 

Glosas y noticias

Hora de vestir la armadura de Dios

1.  En días pasados un estudiante de la Universidad Estatal de Nueva York fue suspendido porque en su cuenta personal de Twitter publicó: “Un hombre es un hombre y una mujer es una mujer. Una mujer no es un hombre y un hombre no es una mujer”. Algunos condiscípulos suyos lo denunciaron. Las autoridades universitarias le quieren obligar, para retornar normalmente a las aulas, a un curso de “remediación” y el joven respondió que “no asistiré al curso de reeducación”.

2. El Presidente de los EEUU se dice muy devoto de la Virgen de Guadalupe, pero promueve el aborto, la eutanasia y la agenda LGBTI. Al respecto, los Obispos de México emitieron un comunicado que desearíamos más “valiente”, con más “parresía” según exhorta el Papa Francisco.

Mientras tanto en Francia se conocía la historia de un profesor ateo, Matthieu Faucher, que vivió cuatro años de calvario por haberles hablado de Jesús a sus alumnos de 9-11 años para responder, desde la cultura y la historia, a las preguntas que varios de ellos le hicieron: “¿Quién es ese señor que hace gimnasia colgado en una cruz a la entrada del pueblo?  ¿Por qué no tenemos clases en Pascua? ¿Quién es Jesús?”. El maestro expuso a los padres de los alumnos su proyecto de remediar la ignorancia cultural de los chiquillos, hablándoles del cristianismo que fundó Francia y Europa, ¡y fue denunciado anónimamente! Vivió su propio viacrucis judicial que, afortunadamente, ganó.

3. Estados Unidos bombardea la destrozada Siria, mientras en Polonia el actual Arzobispo de Cracovia, Monseñor Marek Jedraszewski, denuncia que el cercano “gran reinicio” idea del Foro Económico Mundial: “Sin Dios es un engaño”. Un tribunal polaco absuelve a las activistas LGBTI que ofendieron a los católicos al pintarle a Nuestra Señora de Czestochowa un arcoíris gay en vez de aureola. Todas estas y más noticias, muestran el ataque cada vez más duro contra la familia, la fe y las libertades. Lo advirtió Lucía de Fátima, sobre la última batalla de la Iglesia, y en 1976 lo dijo el Cardenal Wojtyla: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido… la lucha final entre la Iglesia y la anti-Iglesia; entre el Evangelio y el anti-Evangelio”.

4. Pese a los clarísimos signos, a la contundencia de las palabras de San Juan Pablo II, al reconocimiento por la Iglesia de las profecías de Fátima y a la difícil situación que Papa Francisco tiene con la Iglesia en Alemania a la deriva progresista, la anestesia general sigue adormeciendo a muchos, fieles e infieles. ¡Es hora de despertar y ponerse la armadura de Dios! ¡Es hora de enfrentar el reto! (Cf. Ef 6,11-19)

 

Pensar

“Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido… ante la lucha final entre la Iglesia y la anti-Iglesia; entre el Evangelio y el anti-Evangelio. No creo que el ancho círculo de la Iglesia… universal se dé cuenta de ello. Pero es una lucha que descansa dentro de los planes de la Divina Providencia, un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar”. (Cardenal Wojtyla, 1976)

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio