Artículos, Caminando con el Papa

El servicio según Cristo

Caminando con el Papa

Por: Cristina Alba Michel.

Perfiles

Servidor

1. Papa Francisco se ha caracterizado por diversas iniciativas pastorales que ejemplifican cómo construir y fortalecer una “Iglesia en salida” hacia toda periferia humana, física y existencial, en sentido literal o alegórico. De ahí su empeño en tender la mano y en tender los puentes. Por ejemplo, durante el Año de la Misericordia, “inventó” los Viernes de Misericordia, dedicados a visitar orfanatos, casas de ancianos, centros de readaptación social, hospitales, etc. Otro ejemplo han sido sus visitas a los campos de refugiados y las cárceles, o su reciente visita al Ayatolá Al-Sistani, con la intención de tender un puente fraterno -hermanos en humanidad- también con los musulmanes chiitas. En el fondo, lo que el Papa busca es servir, como Jesús fue servidor de todos.

2. En este camino elegido no son pocas las críticas negativas que recibe. Él mismo lo dijo durante la rueda de prensa en el avión de Irak a Roma: “algunas críticas dicen ‘el Papa… es un inconsciente que está dando pasos contra la doctrina católica, que está a un paso de la herejía’. Son los riesgos, pero estas decisiones se toman siempre en oración, en diálogo, pidiendo consejo, en reflexión, no son un capricho. Y… están en la línea que el Concilio nos ha enseñado”.

3. Jesús mismo fue constantemente incomprendido y criticado negativamente, acusado de lo mismo que es acusado el Papa. A nadie le cabía en la cabeza que Dios se hiciera siervo. Justo lo que hizo el Señor, según escribe San Pablo en su Carta a los Filipenses (2,7), e Isaías en el canto del Siervo de Yahvé. Ambos pasajes nos enlazan con la homilía del Domingo de Ramos 2020, pronunciada por el Santo Padre: “Con estas palabras del apóstol Pablo, dejémonos introducir en los días santos, donde la Palabra de Dios… nos muestra a Jesús como siervo: el siervo que lava los pies a los discípulos; el siervo que sufre y que triunfa el Viernes Santo”, del cual “Isaías profetiza sobre Él: ‘Mirad a mi Siervo, a quien sostengo’ (Is 42,1). Dios nos salvó sirviéndonos… pensamos que somos nosotros los que servimos a Dios. No, Él nos sirvió gratuitamente, porque nos amó primero… y es aún más difícil servir si no dejamos que Dios nos sirva”.

4. Y aunque toda su vida fue servidor del hombre, por amor, traicionaron a Jesús y sigue siendo vendido y entregado. La historia se repite en la Iglesia, en la vida de hombres y mujeres santos: la traición. La traición de los amigos es la más dolorosa. Oremos para nunca tener que vivir el dolor de traicionar voluntariamente al Señor. Oremos para ser servidores como Él, que sirven hasta el extremo y perdonan a quienes les ofenden.

 

Glosas y noticias

El servicio según Cristo

1. Servir en el nombre de Jesús. Esto conforma la vida de un verdadero cristiano. El servicio requiere vencer el propio yo, el egoísmo, la comodidad. Requiere dejar de mirarse a sí mismo y abrirse a mirar al otro para comprender en verdad lo que el otro necesita. Pero, para un católico, servir no es simplemente “ser útil”. Eso se llama utilitarismo. El cristiano “sirve” desde la realidad en la que vive, con amor y en el nombre de Jesús.

2. Por eso “sirve” tanto un enfermo que no puede dejar su cama, cuando ofrece su condición al Señor por los demás, como sirve a la misión alguien que nunca sale de su casa, de su pueblo o de su convento, cuando ofrece con amor y en el nombre de Jesús todas sus acciones, aún las más pequeñas. Sirven cristianamente al Señor todos aquellos que, organizadamente, hacen caridad concreta con los enfermos, los hambrientos, los necesitados, los apestados, los marginados si lo hacen en el nombre de Jesús. Porque la Iglesia no es una organización no gubernamental, es el Cuerpo de Cristo que sirve la Salvación a los hombres.

3. En nombre de Cristo Jesús y unidos a Él. Sólo así. Porque dice el Señor: “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto; separados de mí nada pueden hacer” (Jn 15,5). Y enseña Benedicto XVI (Angelus mayo 31, 2009) que sin el Espíritu Santo -el Espíritu de Cristo- la Iglesia se reduciría a “un gran movimiento histórico, una institución social compleja y sólida, tal vez una especie de agencia humanitaria”. Pero la realidad aunque muchos no lo ven y otros lo olvidaron, es que “la Iglesia es plasmada y guiada sin cesar por el Espíritu de su Señor. Es un cuerpo vivo, cuya vitalidad es precisamente fruto del Espíritu Divino invisible”. Él impulsa a la misión, Él santifica la vida y todo servicio realizado en nombre del Señor. Servidor es Jesús el jueves y viernes santos de Eucaristía, amor fraterno, cruz y perdón.

Share this Story
  • Artículos Caminando con el Papa

    El servicio según Cristo

    Caminando con el Papa Por: Cristina Alba Michel. Perfiles Servidor 1. Papa Francisco se ha caracterizado por diversas iniciativas pastorales que ejemplifican ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio