Editorial, En tinta china

Amado San José, patrono y protector

En tinta china

Por: Luis Efrén.

El 19 de marzo celebramos la solemnidad litúrgica de San José, esposo de la Santísima Virgen María. Pocos datos tenemos de este gran personaje, sin embargo nos dan mucho para saber cómo era él. Dice el Evangelio que era “hombre justo” y el Señor puso su mirada en él para ser el Custodio del Redentor, “cabeza” y protector de su Santa Familia de Nazaret.

A lo largo de los siglos los Papas han hecho notar a San José. Una de las acciones de mayor importancia al respecto ocurrió hace 150 años, cuando el Papa Pío IX lo proclamó “Patrono de la Iglesia Universal”, título al cual se añadió el de “Protector”, porque si en vida protegió a Jesús y a María en lo más frágil de sus seres, con mucha razón protege a la Iglesia -Cuerpo de Cristo- de todas las adversidades. Fue el 8 de diciembre de 1870 cuando se proclamó ese patronazgo; previamente muchos católicos, obispos, cardenales, laicos y sacerdotes se lo habían solicitado al Papa. Precisamente por este aniversario 150 es que el Papa Francisco decidió establecer el Año de San José, el cual abarca desde el 8 de diciembre de 2020 hasta el 8 de diciembre de 2021.

Además el Papa, quien inauguró solemnemente su pontificado en el día de San José, 19 de marzo de 2013, ha tenido a este gran Santo como su personal protector. Del mismo Papa hemos oído decir: “Yo quiero mucho a San José. Tengo en mi escritorio una imagen de San José durmiendo. Y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, puede hacerlo. Nosotros no. Y cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por ese problema”.

Otros Papas han invitado a la Iglesia a honrarlo: León XIII escribió la primera encíclica sobre San José, Quamquam pluries, en tanto San Pío X aprobó las Letanías de San José y exhortó a dedicarle los miércoles a su devoción. Pío XII estableció una nueva memoria litúrgica: la de San José Obrero el 1º de mayo para establecer una relación entre el mundo del trabajo y el artesano de Nazaret. Ni se diga el Papa San Juan XXIII quien, al iniciar el Concilio Vaticano II, lo designó Patrono del mismo. Por su parte San Juan Pablo II escribió la exhortación apostólica Custodio del Redentor.

Encomendemos nuestra vida, trabajo y familia a la protección de San José, y que por su intercesión el Señor conceda abundantes gracias y bendiciones a todos. ¡Feliz día de San José! Y que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

Contemplemos el Amor de Dios

Carta del Director ¡Saludos a todos! Después de ...

Anuncio