Noticias

Padre Maldonado, ¡ruega por nosotros!

Por: Karen Assmar Durán.

Las circunstancias actuales nos obligan a celebrar sencillamente -parroquialmente-, pidió el Sr. Arzobispo, a nuestro santo chihuahuense Pedro de Jesús Maldonado el 11 de febrero, aniversario de su martirio. Con el aforo permitido, en el Santuario diocesano que se construye en su honor, se celebrará el domingo 14 de febrero tres Eucaristías: 10am, 12pm transmitida por las redes sociales del Santuario y por supuesto de Notidiócesis, y 2pm, pues seguramente muchos de sus devotos querrán visitarle en su día y poner bajo su intercesión alguna petición.

Es importante, aunque no se pueda acudir a la santa Misa en esta festividad, recordar y enseñar sobre todo a los jóvenes y los más pequeños de casa, quién es San Pedro de Jesús y por qué es santo, para que su ejemplo de vida y su testimonio de amor a Cristo sellado con su sangre, nos muevan a tener, como él siempre lo tuvo, nuestro corazón en el Cielo y en el Sagrario.

 

Pedro nació en Chihuahua, Chih., el 15 de junio de 1892, hijo de Apolinar Maldonado y Micaela Lucero. Tenía 17 años cuando ingresó al Seminario Conciliar de Chihuahua.

Tras superar difíciles situaciones, finalmente fue Ordenado sacerdote el 25 de enero de 1918 por el Obispo Anthony Schuler en El Paso, donde también le profesan grande devoción. Su Primera Misa la celebró en el templo de la Sagrada Familia, en Chihuahua, el 11 de febrero siguiente. En enero de 1924 llegó a Santa Isabel, parroquia en la que permaneció hasta su muerte en 1937.

Sacerdote entregado a su ministerio, encendió el entusiasmo y la piedad en sus feligreses, incrementando sobremanera la adoración al Santísimo Sacramento con la Adoración Nocturna; del mismo modo fomentó el amor y devoción a la Santísima Virgen María en sus diversas advocaciones.

Al desatarse la persecución religiosa en México el año de 1926, se suspendió el culto público, se cerraron templos, Seminarios y escuelas católicas; sin embargo en Chihuahua no se registraron mayores conflictos debido a la sensatez de las autoridades. Pero fue a partir de 1931 cuando se desató una nueva persecución en Chihuahua, se persiguió y desterró a sacerdotes, se cerraron templos, se obligó a maestros a firmar declaraciones y adhesiones impías, se prohibieron manifestaciones de protesta.

En 1934, el Padre Maldonado fue preso y desterrado a El Paso en donde no permaneció mucho tiempo sino que regresó a su parroquia, donde a escondidas de las autoridades siguió atendiendo la cura de almas de sus feligreses hasta que fue descubierto el 10 de febrero de 1937, Miércoles de Ceniza, y trasladado a golpes y empellones, descalzo por un camino empedrado durante casi tres kilómetros, desde Boquilla del Río hasta la cabecera municipal, por un grupo de hombres armados y alcoholizados.

Debido a los golpes que sufrió por parte de los esbirros, que le quebraron el cráneo de un pistoletazo, el P. Maldonado falleció al día siguiente en el actual Hospital Central de Chihuahua.

La causa de canonización del P. Pedro Maldonado fue aprobada junto con la de otros 24 mártires mexicanos de tiempos de la persecución religiosa en México, siendo beatificados el 22 de noviembre de 1992 y canonizados el 21 de mayo del año 2000 por el Papa Juan Pablo II.

Pidamos su intercesión:

“Dios mío, que recibiste en el cielo a San Pedro de Jesús y lo coronaste de gloria, haz que por su intercesión recibamos del Espíritu Santo la fuerza para vencer los momentos difíciles, los problemas a los que no encontramos solución y a las contrariedades de esta vida. Amén”.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

“Mujeres Geniales”, webinar gratuito este Día de la Mujer

Descubre la verdad sobre ti misma Por: Marcela Palos ...

Anuncio