Noticias

Día del Laico en México 2020

El próximo 21 de noviembre es el Día del Laico en México y la Dimensión Episcopal para los Laicos ha organizado una jornada a distancia bajo el lema “¡México necesita un nuevo laicado!” y la figura del Beato Anacleto González Flores, patrono de los laicos.

Las actividades del Día del Laico en México 2020 -cuya sede virtual este año será la ciudad de Querétaro- podrán seguirse a través de las redes sociales de la Dimensión de Laicos (DELAI) a partir de las 9am hora de Chihuahua, el sábado 21 de noviembre.

Las actividades contemplan diálogos con jóvenes, académicos, políticos y empresarios, enmarcados en tres paneles: “México mejor desde la educación”,  “Diálogo con políticos comprometidos con el bien común” y “La importancia del empresario mexicano para una economía solidaria”.

Puedes participar en este evento a través de las siguientes redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/delaicem y https://www.facebook.com/laicosdebrazosabiertos

YouTube: https://youtu.be/ytJBUkwL38E

Twitter: https://twitter.com/DELAICEM?s=20

Anacleto González Flores (1888-1927)

Padre de Familia, Laico, Abogado, Catequista y Maestro, reconocido por su resistencia pacífica en contra del gobierno de Plutarco Elías Calles y en pro de la Iglesia Católica fue el fundador del movimiento popular más importante del occidente de México durante los años de la persecución revolucionaria que aconteció entre 1914 y 1929, la Unión Popular.

Esta organización, fundada en 1925, tenía por misión hacer que “los católicos mexicanos formaran un bloque de fuerzas disciplinadas, conscientes de su responsabilidad individual y social y en condiciones de movilizarse rápidamente y de un modo constante, sea para resistir el movimiento demoledor de nuestros días (la revolución), sea para ponerse en marcha hacia la reconquista de todas las posiciones arrebatadas (la escuela, el sindicato, la prensa, la política, la universidad, etcétera)”.

La Unión Popular se propuso:

  1. a) Despertar, formar y robustecer la conciencia y el criterio católico en el orden religioso, cívico y social.
  2. b) Fomentar y propagar las organizaciones católicas, especialmente las señaladas por el Episcopado.
  3. c) Fomentar y defender las escuelas católicas.
  4. d) Formar oradores, escritores, propagandistas y hombres competentes en los ramos más importantes de la vida humana.
  5. e) Establecer bibliotecas.
  6. f) Publicar mensualmente un boletín (Gladium) que señale el programa de propaganda y acción.

Para lograrlo, Anacleto organizó la Unión Popular a través de una Oficina Central comandada por un Directorio de cinco miembros que serían asistidos por un Director Eclesiástico, este Directorio designaría un Delegado en cada Parroquia que tenía autorización para nombrar otros jefes en su territorio. Todos los socios deberían de aportar una cuota mensual de diez centavos o un peso al año. De estas cuotas el delegado tendría que enviar cuarenta por ciento al directorio y se reservaría el resto para las obras y trabajos que emprendiera en su territorio.

La Unión Popular caminó siempre bajo la asistencia y el consejo de un sacerdote designado por la autoridad eclesiástica, aunque con autonomía en la dirección.

El programa de la Unión Popular se resume en lo que el propio Anacleto González Flores denominó como las Tres Cruzadas.

La primera de ellas, la cruzada de la buena prensa, tenía por objeto conseguir que los católicos tuvieran a su disposición periódicos fuertes por su circulación, bien presentados, bien escritos, con suficiente material de información y con elementos de sobra para vivir y prosperar.

La segunda, la cruzada del catecismo, que buscaba que los padres de familia aseguraran a sus hijos la instrucción religiosa, organizando el catecismo para niños y adultos para combatir la ignorancia.

La tercera, la cruzada del libro, apuntaba a limpiar los hogares de los libros malos y promovía la lectura de libros serios de formación que permitieran a los católicos salir del marasmo y la postración. Informar y formar desde la familia era la misión de las tres cruzadas.

En la cruzada que emprendió la Unión Popular era indispensable identificar contra quienes se luchaba Anacleto distinguió claramente tres enemigos: la Masonería, el protestantismo y la Revolución. Decía que los tres trabajan con una actividad incansable y con un programa de acción verdaderamente alarmante y bien organizado. Esos tres enemigos persiguen y baten al catolicismo en todas partes, a todas horas y en todas las formas posibles, denunciaba en uno de sus artículos en Gladium, el boletín oficial de la Unión Popular.

El éxito de la Unión Popular radicaba en la precisión del diagnóstico que Anacleto hizo de la cuestión social. El estudio que Anacleto haría de la realidad social, política, económica y cultural fue facilitado por el Arzobispo de Guadalajara, Francisco Orozco y Jiménez, que se hacía acompañar por Anacleto a sus visitas pastorales donde lo ponía en contacto con obreros, campesinos, familias y dueños de hacienda.

Anacleto murió asesinado por agentes gubernamentales el 01 de abril de 1927 junto al Secretario de la Unión Popular, Luis Padilla, y los hermanos Jorge y Ramón Vargas González, miembros de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana.

Tras su muerte, la Unión Popular quedo a cargo de Andrés Nuño y su estructura fue la base de operaciones del Gobernador Civil de los Cristeros, Miguel Gómez Loza, quien también fue asesinado por el gobierno en 1928. Sin la Unión Popular, la resistencia civil primero y la armada después hubieran sido menos efectivas y pocas las posibilidades de conseguir la libertad de culto, que se conservó tras los Arreglos de 1929.

Por todo esto, la Unión Popular podría ser un modelo vigente y necesario para articular una respuesta horizontal a los problemas actuales que atacan nuestras sociedades. La falta de organización, de comprensión de nuestros problemas sociales, de capacidad de movilización e información de nuestros aliados y compañeros de causas son elementos que disminuyen nuestra presencia social, pero esta insignificancia podría ser temporal si nos disponemos a recoger de la experiencia de un líder y Patrono de los Laicos Mexicanos Anacleto González Flores, el hombre que lideró a un pueblo en la cruzada contra la Revolución.

. Hoy que se ven amenazadas nuestras Libertades Fundamentales requerimos urgentemente Despertar, formar y robustecer la conciencia y el criterio católico en el orden religioso, cívico y social de todos los Laicos, así como lo hizo el pueblo mexicano de la mano de Anacleto González Flores.

“Una sola cosa diré y es que he trabajado con todo desinterés por defender la causa de Jesucristo y de su Iglesia. Vosotros me mataréis, pero sabed que conmigo no morirá la causa, muchos están detrás de mi dispuestos a defenderla hasta el martirio. Me voy, pero con la seguridad de que veré pronto desde el cielo, el triunfo de la Religión en mi Patria”

Share this Story
Load More Related Articles
  • Noticias

    ¡El Cielo está de fiesta!

    Para todos nuestros queridos lectores ponemos a su disposición la edición digital del Noti del domingo 29 de noviembre (#2326), en ...
  • Noticias

    ¡Juntos EDYFICA-mos su futuro!

    Ayúdanos a fomentar el desarrollo sano de 30 niños y niñas en cursos extracurriculares, deporte y arte en la colonia Vistas ...
  • Noticias

    ¡Vengan benditos de mi Padre!

    Cerramos el Año Litúrgico con la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, que nos llama a participar con Él de su ...
  • Noticias

    Precavidos, no temerosos

    La edición impresa y digital del Noti (#2324) del domingo 15 de noviembre resalta el comunicado del Sr. Arzobispo don Constancio ...
  • Noticias

    Día del Laico en México 2020

    El próximo 21 de noviembre es el Día del Laico en México y la Dimensión Episcopal para los Laicos ha organizado ...
  • Noticias

    A los pies de Guadalupana

    Queridos amigos del Noti: Es un gusto para esta casa editora compartirles una nueva edición (#2323 del domingo 8 de noviembre) ...
Load More In Noticias

Check Also

Hora Santa diocesana en tiempos de Covid-19

El jueves eucarístico 26 de noviembre se llevó ...

Anuncio