Miscelánea

En tiempo de angustia clamé al Señor

Palabras de consuelo

Por: Cristina Alba Michel.

Queridos lectores:

Las mejores palabras de consuelo son las de Dios. Él nos ama y no tenemos ni una pequeña idea de cuánto. Tal vez si miramos constantemente a Jesús en su Sacrificio de la Cruz, llegaremos a entender un poquito. Se trata, por supuesto, de una mirada contemplativa y de la disposición, al mismo tiempo, de dejarse mirar por Él, el Crucificado, por cuyas heridas nos ha venido la Salud, la Salvación.

¡Consuelen, consuelen a mi pueblo!, dijo hace muchos siglos el Señor a través del profeta Isaías (40,1-5), y lo repite hoy.

Su Palabra es eterna y es actual. Por eso a ella recurrimos en todo momento: en los momentos de alegría, en los de duelo, en las horas de incertidumbre y en las de oscuridad y de desesperanza.

Ahora que la Iglesia en todo el mundo atraviesa una grande tribulación, queremos recordar a la luz de Jesús, que hoy ha resucitado y vive para siempre, que Dios jamás nos abandona ni nos abandonará.

Con esta confianza, con esta seguridad en el amor de Aquel en quien creemos, repitamos confiados -hasta que se conviertan en una fuente de paz que salte desde nuestro corazón-, cada uno de estos versículos. Tengamos la certeza de que poco a poco nos irán llenando de fortaleza, consuelo, gozo y paz. ¡Y no dejemos de orar!

ANTIGUO TESTAMENTO

“No temas porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa” (Is 41,10).

“¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas” (Jos 1,9).

“Porque yo, el Señor, soy tu Dios, el que te sostengo de la mano derecha y te digo: ‘No temas, yo vengo en tu ayuda'” (Is 41,13).

“Invoco al Señor en alta voz y Él me responde desde su santa Montaña. Yo me acuesto y me duermo, y me despierto tranquilo porque el Señor me sostiene” (Prov 3,5-6).

SALMOS

“Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza” (Sal 23,4).

“Cuando me asalta el temor, yo pongo mi confianza en ti, Dios Altísimo” (Sal 56,4).

“Busqué al Señor: él me respondió y me libró de todos mis temores” (Sal 34,5).

“Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda? La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra” (Sal 121,1-2).

“Por amor de tu Nombre, Señor, consérvame la vida. Por tu justicia, sácame del peligro; por tu fidelidad, destruye a mi enemigo; aniquila a mis opresores, porque yo soy tu servidor” (Sal 143,11-12).

“El Señor cumple los deseos de sus fieles, escucha su clamor y les da la salvación; el Señor protege a todos sus amigos y destruye a los malvados” (Sal 145, 19-20).

EVANGELIOS

“Les digo esto para que encuentren la paz en mí. En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor: Yo he vencido al mundo” (Jn 16,33).

“Mi paz les dejo, mi paz les doy; no la doy como la da el mundo, ¡no tengan temor ni se inquieten!” (Jn 14,27).

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré” (Mt 11,28-30).

“¿Acaso no se vende un par de pajaritos por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra sin el consentimiento del Padre que está en el cielo. Ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros” (Mt 19,29-31).

“No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino”. (Lc 12,32).

CARTAS

“No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios” (Fil 4,6-7).

“Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que Él los eleve en el momento oportuno. Descarguen en Él todas sus inquietudes, ya que Él se ocupa de ustedes”. (1Pe 5,6-7).

“Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad”. (2Tim 1,7).

Share this Story
  • Miscelánea

    En tiempo de angustia clamé al Señor

    Palabras de consuelo Por: Cristina Alba Michel. Queridos lectores: Las mejores palabras de consuelo son las de Dios. Él nos ama ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

En agosto, ¡Feliz Cumpleaños comunicadores!

Les deseamos muchas felicidades a los comunicadores  que ...

Anuncio