Santo de la Semana

San José Oriol

Bautizado con el nombre de José el mismo día de su nacimiento, 6 de mayo de 1650 en Barcelona (España), fue el menor de ocho hijos del modesto zapatero Juan Oriol i Vaquero y Gertrudis Bongunyà i Martí. 

Monaguillo y cantor en la iglesia de Santa María del Mar de Barcelona, desde tierna edad su piedad manifiesta le ganó el apelativo de “el santet” (“el santito”), así como el cariño de los sacerdotes, quienes le costearon los estudios dada la precaria situación familiar.

Se doctoró en Filosofía y Teología en la Universidad de Barcelona y fue ordenado sacerdote en Vich en 1676. Le fue encomendada la iglesia del Oratorio de San Felipe Neri, Barcelona, labor que compaginó durante diez años con la de preceptor de los hijos de la familia Gasneri, trabajo que le permitía apoyar a su madre ya viuda y a sus hermanos.

En esa época Dios le permitió vislumbrar cuán lejos estaba de la perfección; tanta fue su impresión que resolvió vivir por el resto de sus días con espíritu de penitencia y practicar su ayuno aún más riguroso, consistiendo éste sólo en pan y agua, y si el pan estaba viejo y pasado, mejor, en tanto que el agua la tomaba de las fuentes públicas. Por esta razón es conocido como el “Doctor Pan y Agua”.

Sus gestos de piedad y mortificaciones, insólitas para la mayoría de la gente, eran bien conocidos en la ciudad, y su ejemplo de vida era su mejor apostolado.

Dios le concedió muchos dones, entre ellos los de profecía, levitación, dirección espiritual y penetración de corazones, por lo que en su iglesia siempre había una fila larguísima para confesarse. Asimismo era un maestro en el cultivo de la oración, que efectuaba postrado durante horas ante el Santísimo Sacramento, y de la pobreza, siempre vivió de la beneficencia y lo poco que tenía era de los pobres.

Aunque Dios obró numerosos prodigios por su mediación, como el sanar enfermos con una simple bendición, el padre José siempre los atribuyó al arrepentimiento que mostraban quienes abrían su corazón.

En 1686 peregrinó a pie hasta Roma, donde se entrevistó personalmente con Inocencio XI. El Papa, sabedor de las cualidades de aquel humilde sacerdote, le otorgó una prebenda en la parroquia de Santa María del Pino de Barcelona. Sin embargo, no faltaron detractores que le acusaron de imponer a los penitentes mortificaciones como las suyas; pero el Papa le confirmó el beneficio.

En 1698 partió de nuevo a Roma, decidido a solicitar ante la Congregación para la Propagación de la Fe ser enviado a la misión y así alcanzar la corona del martirio; pero la voluntad divina fue que enfermase en Marsella (Francia) y la Virgen le hizo ver que debía volver a Barcelona y proseguir con su labor entre los pobres.

Rodeado de la gente del barrio que tanto le amaba, falleció santamente el 23 de marzo de 1702. Tenía sólo 52 años.

Beatificado (1806) por Pío VII y canonizado (1909) por Pío X, le conmemoramos el 23 de marzo.

San José Oriol i Bongunyà

(1650-1702)

Presbítero catalán, dechado de humildad que con su mortificación corporal, cultivo de la pobreza y continua oración, mantuvo una constante unión con Dios, quien le bendijo con innumerables dones celestiales. Fue llamado el “Doctor Pan y Agua” y el “Taumaturgo de Barcelona”, ya que en vida se atribuyeron a su intercesión curaciones numerosas curaciones y otros prodigios. En fin, era pobre con los pobres, ejerciendo su admirable caridad con los indigentes, reclusos, militares, niños y enfermos de todo tipo a los que él mismo atendía con los medios a su alcance.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    San José Oriol

    Bautizado con el nombre de José el mismo día de su nacimiento, 6 de mayo de 1650 en Barcelona (España), fue ...
Load More Related Articles
Load More In Santo de la Semana

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio