Abran de par en par las puertas a Cristo, Artículos

Que las casas se conviertan en iglesias

Abran de par en par las puertas a Cristo

Por: Patty Carrillo.

Ante la pandemia que el mundo está sufriendo a causa del COVID-19, se ha limitado la movilidad al exterior de los hogares y se está invitando a todos a tener una GRAN responsabilidad ciudadana, a cada uno de manera particular, para que la situación no avance como lo ha hecho en otros países como Italia y España por desobediencia y rebeldía.

La humanidad es una sola familia y, en esta situación en que los riesgos son universales, el ser humano debe reconocer su fragilidad, ¡pero también tiene la gran oportunidad de ser solidario con los demás!, sobre todo con su prójimo más cercano.

Por otra parte, es tiempo de Cuaresma. Vamos rumbo a la Semana Santa, cuando conmemoramos con toda la Iglesia la pasión y muerte de Jesucristo. El hecho de estar encerrados en la casa, como cristianos, invita, tanto a los padres como a los hijos, a unirse en oración por todas las personas del mundo que sufren la enfermedad del Coronavirus, conscientes de que ellos la sufren en total soledad y muchos mueren lejos de su familia, siendo incinerados inmediatamente después de morir, en total abandono involuntario. Esto nos dicen las tristes noticias globales.

En este momento, lo ideal es que cada hogar viva en plenitud su vocación de Iglesia doméstica y que se convierta también en “capilla”: que en familia se realice la oportunidad de leer más el Evangelio, rezar juntos, participar en la Santa Misa a través de las redes sociales y medios de comunicación, y que este tiempo sea propicio para profundizar los lazos familiares y ser solidarios con quien más lo necesite, teniendo siempre presente la fragilidad del ser humano, ya que muchas veces se nos olvida e incluso hay quien se llega a creer omnipotente.

Abramos las puertas del corazón y pidamos la intercesión de nuestra Santísima Madre María, a quien dirigimos esta oración:

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita! Amén.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Abran de par en par las puertas a Cristo

Check Also

Confiados al Corazón de Jesús, preparémonos para el regreso

  Dos mil trescientas y una ediciones van ...

Anuncio