Comentario al Evangelio

Llamados a la vida verdadera

Comentario al Evangelio del V Domingo de Cuaresma (Jn 11,1-45)

En una ocasión escuché a un sacerdote decir que si profundizamos en el misterio de la muerte que todo mortal ha de experimentar al final de su vida, podríamos decir que para el que muere en el Señor, la muerte “no existe”; en realidad así es, es sólo un profundo sueño que nos lleva a los brazos del Padre,  cuando nacemos somos llamados no sólo a la vida terrena sino al mismo tiempo a la vida verdadera con Dios. Jesús nos revela poco a poco quién es y, en este pasaje de la Escritura, nos manifiesta que Él es la vida y que el que tiene puesta su esperanza en Él, aunque haya muerto, vivirá.

Cada cristiano debe tener siempre presente en su vida esta gran meta, este gran fin: llegar a la casa del Padre, y por la resurrección de nuestro Señor y su infinita misericordia, todos estamos llamados a lograrlo.

El Evangelio también toca de forma sutil, la muerte espiritual de los seres humanos, y sólo aquel que se ha encontrado con este Jesús, que revive nuestras almas, puede otra vez respirar, caminar y salir de la oscura tumba de sus tristezas y sufrimientos.

A veces somos como Lázaro, nos quedamos largo tiempo “muertos”, que llegamos incluso a un estado de descomposición del alma; poco a poco nos vamos desmoronando y consumiendo por la vida sin sentido pero, ¡OH GRAN NOTICIA!, Jesús lo sabe todo y viene a despertarnos, viene a devolvernos la vida, a incorporarnos, a quitar todas las vendas que nos atan y no nos permiten caminar con libertad plena y con ello los que nos rodean se alegran del milagro, al vernos nuevamente de pie.

Aún cuando todo parece que se acabó, que ya no hay remedio para nuestra situación, ahí tenemos al Señor cada uno de nosotros . Nos exhorta a creer para ver la gloria y el poder de Dios. ¿Crees acaso, hermano lector, que Jesús es indiferente a todo aquello que te sucede y te tiene devastado? Nunca, Él no sólo se compadece de tu situación, sino que te escucha atentamente en la oración y más aún, llora contigo. Tú eres ese Lázaro, su amado amigo, y no conforme con eso ora a su Padre para que tu necesidad sea atendida.

Puedo imaginar lo atónito que quedaron esos corazones que palparon el poder de Jesucristo sobre la muerte, al igual que los apóstoles, que experimentaron la gloriosa Transfiguración quedando sumamente fortalecidos en la fe, pudieron ser testigos alegres de las obras del Maestro.

Hoy el Evangelio de San Juan nos da una “probadita” y nos sumerge en este ambiente del Resucitado y Resucitador, que haremos nuestro en la Pascua, porque JESÚS VIVO es el sentido de nuestra existencia, de la fe y de la esperanza, la Iglesia vive por ello, la salvación de los hombres es dada por este insondable misterio. Pidamos a Dios que cada uno de nosotros seamos en nombre de Jesús no sólo aliento de vida para otros, sino también salvación para la vida eterna.

Share this Story
  • Comentario al Evangelio

    Llamados a la vida verdadera

    Comentario al Evangelio del V Domingo de Cuaresma (Jn 11,1-45) En una ocasión escuché a un sacerdote decir que si profundizamos ...
  • Comentario al Evangelio

    Familia, espacio de comunión

    Comentario al Evangelio de la Fiesta de la Sagrada Familia (Mt 2,13-15.19-23) Por: Diác. Jorge Alberto Nájera Pudiéramos llegar a pensar ...
  • Comentario al Evangelio

    Pero yo, ¿qué puedo hacer?

    Comentario al Evangelio del XXVI Domingo Ordinario (Lc 16,19-31) Por: Diác. Jorge Alberto Nájera El Señor constantemente nos muestra el camino ...
Load More Related Articles
Load More In Comentario al Evangelio

Check Also

Se suspende Peregrinación Arquidiocesana a la Basílica de Guadalupe

PEREGRINACIÓN AL TEPEYAC CIRCULAR 29/20 SACERDOTES, RELIGIOSOS, RELIGIOSAS, ...

Anuncio