Miscelánea

José, padre de Jesús

Vir Iustus

Por: Sebastián Sandoval Díaz.

“Pasaba por hijo de José”. (Lc 3,23)

Benedicto XVI en su libro La infancia de Jesús, habla sobre José como “el padre legal” de Jesús, o sea, ante la ley. Esta filiación la recuerda aquel pasaje de Mateo cuando Jesús se encuentra en la sinagoga de Nazaret y es mencionado como “el hijo del carpintero” (13,55), episodio también referido en Marcos (6,3).

Jesús, sabemos, no era hijo biológico de José porque jamás tuvo intimidad con María. Dice Santo Tomas de Aquino en la Suma Teológica que “el semen paterno es la causa instrumental físico-dispositiva de transmisión del pecado original”; y Jesús, al haber sido concebido por obra del Espíritu Santo, no tiene pecado original, de modo que al nacer de una mujer no perdió su divinidad, en cambio, de haber sido concebido por José, sólo sería un hombre.

No obstante, tampoco se puede poner en duda dos cosas: que fue José quien le educó y que ese pequeño era el Hijo de Dios. Si leemos un poco más veremos que se expresan admirados de que el hijo del carpintero haya hecho cosas extraordinarias: “¿Qué clase de sabiduría se le ha dado?” (Mc 6,2). A esas alturas de su vida Jesús ya había realizado algunos signos o milagros, dones que procedían de otra parte, de “allá arriba” como menciona Benedicto XVI en la obra citada.

Mateo nos hace ver, en el Bautismo de Jesús, que realmente es el Hijo de Dios, ya que cuando descendió el Espíritu Santo en forma de paloma y se posó sobre Él, una voz de lo alto dijo: “Éste es mi hijo muy querido, mi predilecto” (Mt 3,17). Jesús, antes de padecer en la cruz, se refiere a Dios como “Abbá, Padre” (Mc 14, 36), lo cual significa “padre amoroso”, y en otros muchos pasajes se confirma la filiación divina de Jesús, incluso él mismo mandaba que no se lo dijeran a nadie ya que no era su tiempo (Jn 1,4); y así estaba, en “proceso de aceptar él que era Hijo de Dios” (Pbro. Carlos Barrio).

Hijo de Dios

Al señalar a alguien como “hijo de Dios”, se afirma que ha sido elegido por Dios; dicha noción, dentro de la cultura judía, tenía una concepción mesiánica, pues los profetas eran “hijos de Dios”. Si Jesús viene del “Abbá”, es decir, es Hijo de Dios -con mayúscula-, resulta interesante ahondar en la posición de José.

Se sabe que José estaba comprometido con María. Mateo señala en su Evangelio que algo hizo que José cayera en desequilibrio: “y antes del matrimonio, quedó embarazada” (Mt 2,19). Pero José no pensaba denunciarla; eso sería fatal para María. Dentro de las normas judías el quedar embarazada antes del matrimonio era sinónimo de adulterio, ya que las jóvenes casaderas vivían en su casa hasta celebrarse la ceremonia.

Probablemente José, como varón justo, no quiso denunciarla en público porque la amaba; mejor optó por “abandonarla en secreto” (Mt 1,19). Era para él un momento de crisis: era responder ante la ley o no hacerle daño a la mujer que más amaba y también arriesgarse él, en lo cual recuerdo a San Pablo en su himno del amor (1Cor 13,1-8). José decidió irse en secreto y amando a María.

Hay manera muy característica con que Dios actúa en la persona de José: lo hace a través del sueño. Impresiona el hecho de saber que Dios le llama a ser “padre de Jesús”, no su padre biológico pero Dios se valió de él para que fuera padre en toda la extensión de la palabra de su propio hijo.

El sacerdote jesuita Ponce de León, en su libro Yo siempre estuve allí, menciona en relación al pasaje de las bodas de Caná un momento en el que Jesús acaricia a María y dicho autor expresa con sencillas palabras: “Eso lo aprendió de José”. Considero que el ejemplo que José le dio a Jesús fue trascendental en su ser hombre, ¿a qué me refiero?, a que le enseñó un oficio, a trabajar para ganarse el sustento, así como valores, actitudes y gestos.

También debo subrayar que José fue un gran padre. Me equivocaría al no decir que cuando Jesús crecía en saber, estatura, en edad, etc., José intervino para enseñarle no sólo el oficio de carpintero, sino a ser verdadero hombre: “Jesús se formó en la casita (seminario) de Nazaret”, afirmó en una homilía Mons. Constancio Miranda Weckmann, Arzobispo de Chihuahua.

[Continuará…]

-Adaptación: KAD

Share this Story
  • Miscelánea

    José, padre de Jesús

    Vir Iustus Por: Sebastián Sandoval Díaz. “Pasaba por hijo de José”. (Lc 3,23) Benedicto XVI en su libro La infancia de ...
  • Artículos Escala de Jacob

    La esposa de José

    Escala de Jacob Por: Cristina Alba Michel 1. ¡Bendita seas, Virgen Madre de Jesús, el Hijo de Dios! De tanto contemplarte ...
  • Miscelánea

    Ser papá a ejemplo de San José

    Por: SILVIA DEL VALLE La misión del papá es sublime ya que es la figura de Dios Padre aquí en la ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Pide Arzobispo seguir orando por un pronto regreso a los templos

Sería a las 9am la Misa del Obispo, ...

Anuncio