Catequesis

Estamos llamados a la conversión

Celebrar la fe

Por: Raúl Sánchez K.

El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en la Buena Nueva” (Mc 1,15).

Una ruptura

El cristiano, librado del pecado por el Bautismo puede volver a pecar y de hecho peca, de modo que siempre necesita convertirse a Dios, con el que ha roto sus relaciones por el pecado mortal, o ha hecho que se enfriaran por el pecado venial.

Una lucha

“La vida nueva recibida en la iniciación cristiana no suprimió la fragilidad y la debilidad de la naturaleza humana, ni la inclinación al pecado que la tradición llama concupiscencia, y que permanece en los bautizados a fin de que sirva de prueba en ellos en el combate de la vida cristiana ayudados por la gracia de Dios.

Esta lucha es la de la conversión con miras a la santidad y la vida eterna a la que el Señor no cesa de llamarnos (cf Lumen Gentium, 40)” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1426).

La conversión

La palabra conversión expresa genéricamente un cambio o mutación, pero suele reservarse para un cambio a mejor y no a peor.

El Nuevo Testamento emplea, refiriéndose a la conversión, principalmente dos verbos: epistréfein, que connota el cambio de la conducta práctica, y metánoein, que lo hace al cambio o renovación interior. De ahí el sustantivo metánoia, dar media vuelta o conversión, íntimamente relacionado con aquello que signifique que la persona quiere dar un giro a sus pensamientos, entiende que ha cometido un mal y se arrepiente.

La llamada

Jesús llama a la conversión (cf Mc 1,15). Esta llamada es una parte esencial del anuncio del Reino.

“En la predicación de la Iglesia, esta llamada se dirige primeramente a los que no conocen todavía a Cristo y su Evangelio. Así, el Bautismo es el lugar principal de la conversión primera y fundamental. Por la fe en la Buena Nueva y por el Bautismo (cf Hch 2,38) se renuncia al mal y se alcanza la salvación, es decir, la remisión de todos los pecados y el don de la vida nueva” (Ibíd., 1427).

La segunda conversión

“Ahora bien, la llamada de Cristo a la conversión sigue resonando en la vida de los cristianos. Esta segunda conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia que ‘recibe en su propio seno a los pecadores’ y que siendo ‘santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación’ (Lumen Gentium, 8).

Este esfuerzo de conversión no es sólo una obra humana. Es el movimiento del ‘corazón contrito’ (Sal 51,19), atraído y movido por la gracia (cf Jn 6,44; 12,32) a responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero (cf 1Jn 4,10)” (Ibíd., 1428).

Share this Story
  • Catequesis

    La penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “En la Iglesia, existen el agua y las lágrimas: el agua del Bautismo y ...
  • Catequesis

    Estamos llamados a la conversión

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y ...
  • Artículos Caminando con el Papa

    Llamados del polvo a la Vida

    Caminando con el Papa Por: Cristina Alba Michel. I. El Papa y el Evangelio Llamados del polvo a la Vida 1. ...
  • Dos Culturas Miscelánea

    Huesos secos, somos

    Dos Culturas Por: Cristina Alba Michel. Y no nos convertimos –Bien conocemos cuál es la cultura de la vida -aunque no ...
Load More Related Articles
  • Catequesis

    Dimensión comunitaria del sacramento de la Penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. El rito bautismal es “lavado de regeneración” que limpia el pecado, lo rae del ...
  • Catequesis

    Jurar con verdad

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “No jurar ni por Criador ni por criatura, si no fuere con verdad, necesidad ...
  • Catequesis

    La penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “En la Iglesia, existen el agua y las lágrimas: el agua del Bautismo y ...
  • Catequesis

    Falsos juramentos

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “Al Señor tu Dios temerás, a Él le servirás, por su nombre jurarás” (Dt ...
  • Catequesis

    Estamos llamados a la conversión

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y ...
  • Catequesis

    La blasfemia

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “El Nombre de Dios es grande allí donde se pronuncia con el respeto debido ...
Load More In Catequesis

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio