Catequesis

Estamos llamados a la conversión

Celebrar la fe

Por: Raúl Sánchez K.

El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en la Buena Nueva” (Mc 1,15).

Una ruptura

El cristiano, librado del pecado por el Bautismo puede volver a pecar y de hecho peca, de modo que siempre necesita convertirse a Dios, con el que ha roto sus relaciones por el pecado mortal, o ha hecho que se enfriaran por el pecado venial.

Una lucha

“La vida nueva recibida en la iniciación cristiana no suprimió la fragilidad y la debilidad de la naturaleza humana, ni la inclinación al pecado que la tradición llama concupiscencia, y que permanece en los bautizados a fin de que sirva de prueba en ellos en el combate de la vida cristiana ayudados por la gracia de Dios.

Esta lucha es la de la conversión con miras a la santidad y la vida eterna a la que el Señor no cesa de llamarnos (cf Lumen Gentium, 40)” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1426).

La conversión

La palabra conversión expresa genéricamente un cambio o mutación, pero suele reservarse para un cambio a mejor y no a peor.

El Nuevo Testamento emplea, refiriéndose a la conversión, principalmente dos verbos: epistréfein, que connota el cambio de la conducta práctica, y metánoein, que lo hace al cambio o renovación interior. De ahí el sustantivo metánoia, dar media vuelta o conversión, íntimamente relacionado con aquello que signifique que la persona quiere dar un giro a sus pensamientos, entiende que ha cometido un mal y se arrepiente.

La llamada

Jesús llama a la conversión (cf Mc 1,15). Esta llamada es una parte esencial del anuncio del Reino.

“En la predicación de la Iglesia, esta llamada se dirige primeramente a los que no conocen todavía a Cristo y su Evangelio. Así, el Bautismo es el lugar principal de la conversión primera y fundamental. Por la fe en la Buena Nueva y por el Bautismo (cf Hch 2,38) se renuncia al mal y se alcanza la salvación, es decir, la remisión de todos los pecados y el don de la vida nueva” (Ibíd., 1427).

La segunda conversión

“Ahora bien, la llamada de Cristo a la conversión sigue resonando en la vida de los cristianos. Esta segunda conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia que ‘recibe en su propio seno a los pecadores’ y que siendo ‘santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación’ (Lumen Gentium, 8).

Este esfuerzo de conversión no es sólo una obra humana. Es el movimiento del ‘corazón contrito’ (Sal 51,19), atraído y movido por la gracia (cf Jn 6,44; 12,32) a responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero (cf 1Jn 4,10)” (Ibíd., 1428).

Share this Story
  • Catequesis

    La penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “En la Iglesia, existen el agua y las lágrimas: el agua del Bautismo y ...
  • Catequesis

    Estamos llamados a la conversión

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y ...
  • Artículos Caminando con el Papa

    Llamados del polvo a la Vida

    Caminando con el Papa Por: Cristina Alba Michel. I. El Papa y el Evangelio Llamados del polvo a la Vida 1. ...
  • Dos Culturas Miscelánea

    Huesos secos, somos

    Dos Culturas Por: Cristina Alba Michel. Y no nos convertimos –Bien conocemos cuál es la cultura de la vida -aunque no ...
Load More Related Articles
  • Catequesis

    Dimensión comunitaria del sacramento de la Penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. El rito bautismal es “lavado de regeneración” que limpia el pecado, lo rae del ...
  • Catequesis

    Jurar con verdad

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “No jurar ni por Criador ni por criatura, si no fuere con verdad, necesidad ...
  • Catequesis

    La penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “En la Iglesia, existen el agua y las lágrimas: el agua del Bautismo y ...
  • Catequesis

    Falsos juramentos

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “Al Señor tu Dios temerás, a Él le servirás, por su nombre jurarás” (Dt ...
  • Catequesis

    Estamos llamados a la conversión

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y ...
  • Catequesis

    La blasfemia

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “El Nombre de Dios es grande allí donde se pronuncia con el respeto debido ...
Load More In Catequesis

Check Also

Lo antiguo y lo nuevo, para gloria de Dios

La edición digital número 2316 de Notidiócesis (domingo ...

Anuncio