Miscelánea

El acompañamiento espiritual y sus riesgos

Por un México libre de abusos

Por: Dra. Esmeralda Garrido Torres.

Dentro del marco de la prevención y acogido por iglesias seguras, es importante salvaguardar la integridad de acompañantes pastorales y de los acompañados.

La dirección espiritual -o el acompañamiento espiritual- puede viciarse en la medida que se infiltra el espíritu del dominio, el cual está encaminado a sofocar la maduración espiritual que se pretendía con la dirección. El espíritu de dominio hará que el director espiritual no trate de estimular al dirigido, guiado por el Espíritu Santo, sino por una voluntad propia que cubra una necesidad personal; obviamente no brinda un servicio en camino del encuentro con Dios.

Es recomendable que quien ofrece dirección espiritual tenga un apoyo terapéutico y también un propio director espiritual, para evitar el espíritu de dominio que lleva directo a sofocar la maduración espiritual que se pretendía con la dirección.

El espíritu de dominio tiende a imponer sus elecciones e ideas, sofocando la responsabilidad personal e inalienable del dirigido. El peligro es mayor en la dirección de personas hombres o mujeres vulnerables por una afección emocional, espiritual, cognitiva o física. La consecuencia inmediata de esa orientación nominativa puede ser, en ocasiones, la imprudente imposición del voto de obediencia a la dirección espiritual.

Durante el desarrollo de la práctica de la dirección espiritual, ésta puede llegar a ser abusiva; algunos ejemplos son cuando hay traspaso de límites corporales, falta a la integridad del otro, poder sobre la conciencia, poder sobre la psique del otro, lo cual puede ocurrir cuando no se cuidan los espacios y tiempos de la dirección espiritual o cuando hay un desajuste emocional de quien dirige.

Recordemos que las claves cuando se cometen abusos son la concepción del poder y la asimetría de conocimiento, de experiencia o gratificación.

El riesgo es que cuando se presentan abusos de poder, de conciencia o abuso espiritual dirigidos a la persona acompañada, ésta queda tan vulnerable que puede llevar también a una serie de abusos más graves, como los sexuales. Al respecto Monseñor Óscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, menciona que: “Una conciencia manipulada no es capaz de expresarse adecuadamente. A menudo pierde también la capacidad para comunicar lo que está sucediendo” (Bellizi, 2019).

La raíz del abuso es el silencio, por eso como terapeuta afirmo que “hablar es empezar a sanar” y, a la par, es necesario saber escuchar.  Sea en dirección espiritual, sea en terapia, en áreas directivas o en espacios abiertos, es importantísimo saber escuchar a las víctimas, con respeto y cuidando la integridad de la persona que nos confía su pena. Es importante escuchar la necesidad del otro y no aparentar que lo escucho. La víctima sabrá si genuinamente está siendo escuchada con la respuesta y conducta que brindemos.

Sólo a partir de una escucha empática podremos empezar a reparar, reparación que ya no puede quedarse a un nivel de mera información, sino que tiene que llevar a acciones concretas en varios planos como la justicia, la psicología y la espiritualidad. 

Muchas personas que buscan dirección espiritual aspiran a sanar en esta área para conectarse con Dios; por ello, es inconcebible que una persona en la que se ha confiado y se espera ayude en ese proceso de sanación, de manera egoísta e irresponsable la hiera más.

Para nuestros lectores, es importante entender que este material surge de la necesidad de prevenir, ¡ojalá no se tuviera que prevenir!, sino sólo trabajar desde el amor y la responsabilidad al otro, brindándose herramientas de apoyo para realizar la noble tarea de acompañar al otro de manera sana e íntegra.

No cabe duda que el director de almas ha de estar bien formado. Como dice Santa Teresa: “Procure siempre […] comunicar sus almas con personas que tengan letras, en especial si los confesores no las tienen, por buenos que sean. Son gran cosa letras para dar, en todo, luz. Será posible hallar lo uno y lo otro junto en algunas personas, y mientras más merced el Señor os hiciere en la oración, es menester más ir bien fundadas sus obras y oración”.

Share this Story
  • Miscelánea

    El acompañamiento espiritual y sus riesgos

    Por un México libre de abusos Por: Dra. Esmeralda Garrido Torres. Dentro del marco de la prevención y acogido por iglesias ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Se suspende Peregrinación Arquidiocesana a la Basílica de Guadalupe

PEREGRINACIÓN AL TEPEYAC CIRCULAR 29/20 SACERDOTES, RELIGIOSOS, RELIGIOSAS, ...

Anuncio