La Iglesia en las Periferias, Reportajes

Dinámicas Matrimoniales, ¡sí se puede salir adelante!

La Iglesia en las Periferias

Por: Karen Assmar Durán.

Movidos por la necesidad de fortalecer su matrimonio, lastimado tiempo atrás por la infidelidad, los chihuahuenses Genovevo y Diana Rivero Cabral vivieron en 2003 en el extinto Distrito Federal (hoy CDMX) un retiro de un movimiento aquí desconocido: “Dinámicas de Encuentro Matrimonial”, el cual tiene sus orígenes en otro más antiguo (1952) y de talla internacional promovido por el P. Riccardo Lombardi, SJ, denominado “Movimiento Por un mundo mejor”, que busca la sensibilización, profundización y compromiso, es decir, una renovación integral de la iglesia y, en este caso, de los matrimonios.

Con 31 años de casados, hoy Diana y Genovevo comparten en Dinámicas Matrimoniales la situación que casi les llevó al divorcio y su testimonio de encuentro con el Señor que les movió a instituir en Chihuahua el movimiento.

Genovevo y Diana Rivero Cabral

Su testimonio

“A nosotros el Señor nos llamó de una forma especial. En 1997 mi esposa se dio cuenta que yo le estaba siendo infiel. Qué puedo decir, yo fui el que la regué, no estaba haciendo lo correcto y ella en un momento me dijo que ya no quería nada conmigo. Lógicamente ahí se te acaba el mundo”, platicó Genovevo. Diana por su parte señaló que ella sólo volvería a hablar con él delante de un sacerdote, “porque si él me decía que podíamos salir adelante, le seguimos, pero si me decía que no, ahí quedaba todo”.

Los dos relataron que fueron a buscar varios sacerdotes y ninguno estuvo disponible, hasta que llegaron a Santa Rosalía, donde “era casi imposible acercarse al P. Toño Ramírez(+) por la cantidad de gente que quería hablar con él; pero desde ahí se manifestó el Señor porque en cuanto llegamos nos atendió… Para mí esa plática fue mi evangelización, y en cuanto salimos enfrente del Santísimo le dije a Diana: ‘¡Hasta aquí, se acabó!, a partir de hoy voy a ser una persona diferente”.

Desde entonces y a la fecha los Rivero Cabral se comprometieron a luchar por su matrimonio, bendecido hoy con tres hijos y cuatro nietos, y a servir al Señor en diferentes ministerios: liturgia, pastoral de la salud, evangelización y Escuela para Padres parroquial, así como Escuela de la Cruz y Mujeres al pie de la Cruz, movimientos que llevaron precisamente a Santa Rosalía con la novedad de que tanto hombres como mujeres recibían su formación separados, pero siempre trabajando en conjunto. De este modo fueron orientando su servicio al trabajo con parejas.

Dinámicas toca sus vidas

Vivieron el retiro de Dinámicas Matrimoniales (DM) dos veces en la CDMX, y tanto fue el beneficio que se decidieron a traerlo a Chihuahua, llevando a cabo el primer retiro en Santa Rosalía el año 2003, con apoyo de parejas venidas de allá. Fueron tiempos en que la salud del P. Toño se vio mermada, por lo que tuvieron que posponer los trabajos hasta 2008. Ya con Mons. Juan Manuel Hernández como nuevo párroco, se pudo efectuar un segundo retiro con un equipo aquí conformado. A partir de entonces los retiros han sido continuos y ya van por el número 40.

“La intención inicial fue ayudar a las parejas con problemas, es lo que buscamos en DM, pero después nos dimos cuenta que también podíamos ayudar a parejas que estuvieran bien en su relación y que quisieran crecer más en su relación con el Señor, eso fue de lo que más nos gustó, porque es para que las parejas continuemos, sean casadas, en unión libre o vueltas a casar, el movimiento acepta todo eso, y nosotros veíamos la oportunidad aquí en Chihuahua para poder ayudar a más parejas a mantener y crecer en su relación”.

Qué es Dinámicas Matrimoniales

“Es una evangelización y, como su nombre lo dice, son muchas dinámicas dentro del retiro para poder llevar a las parejas a lo que el Señor quiere:

1) Encuentro personal, donde reflexionan como individuos desde la niñez hasta la edad adulta, sobre cómo han correspondido al Señor y cómo han actuado, como personas y cristianos.

2) Encuentro con tu pareja, porque hemos aprendido que la gran mayoría de los matrimonios no se conocen, no se hablan sinceramente, hay muchas cosas y detalles que no se han platicado.

3) Encuentro con el Señor como pareja, que es el más importante”.

Un retiro intenso

Señalaron que el retiro ha ido cambiando, mejorando algunas cosas en su estructura como la forma de dar los temas pero no en el contenido. “Nos fuimos dando cuenta que teníamos que hacer un reacomodo para que fuera de mayor provecho para los participantes y vamos hasta donde ellos están, en las condiciones en que estén, nosotros nos acomodamos a lo que tienen”.

Según el lugar donde se imparta, el retiro se lleva a cabo en dos o tres días de intenso trabajo pero no son de encierro, es decir, por las noches pueden volver a sus casas. Los temas son 100% testimoniales, dirigidos por las parejas del equipo, quienes hablan de lo que han vivido o cómo llegaron al encuentro con el Señor, “y eso gusta mucho a la gente porque estás hablando de tú a tú con los problemas por los que han pasado, son gente que ha vivido y pasado por situaciones difíciles y que ha salido adelante; eso es lo que queremos mostrar a las parejas, que sí se puede salir adelante”.

Expusieron que hay temas difíciles de abordar: “Hay familias que han vivido cosas más fuertes que las de nosotros y ahí las platican. No es fácil pararse delante de todos y decir lo que traes, lo que has vivido y eso es lo que les ha gustado y servido; ése es el objetivo: que nuestro testimonio les sirva de ejemplo para que puedan prevenir ese tipo de problemas y no pasen por lo mismo que nosotros pasamos, y también decirles que sí se puede, que nosotros salimos adelante”.

Misioneros

Otro aspecto a destacar de DM es que los matrimonios del equipo visitan a las parejas antes del retiro y les dan el kerigma: “Con el P. Toño aprendimos a ser misioneros y el movimiento, desde que nació aquí en Chihuahua, nació con ese signo de ser misionero y así se fue dando cuando nos empezaron a llamar para dar retiros en diferentes lugares, principalmente en la zona rural como Santa Isabel, San Miguel, Largo Maderal, Julimes… La gran mayoría se dan fuera de la ciudad y primero vamos a tocar puerta por puerta para invitar y dar el kerigma”.

Indicaron que quizá por ello el movimiento no es tan conocido -al menos en la ciudad episcopal-, porque además de que se lleva el retiro a poblaciones foráneas, “nuestro pensamiento siempre ha sido el invitar a gente que no está trabajando dentro de la parroquia; más bien hemos ido a labrar la tierra con gente que no está cerca, con los alejados”. A ello se aúna el que tras un retiro se forman pequeñas comunidades que continúan con un proceso de formación y crecimiento, para que sean esos matrimonios los que integren o fortalezcan la Pastoral Familiar parroquial y no los que conformen la membrecía del movimiento.

Dicho seguimiento, que el equipo de Dinámicas da por un año o año y medio, máximo dos, se ofrece en reuniones semanales en los domicilios y el día que la pequeña comunidad disponga. Actualmente se lleva para el crecimiento la catequesis para adultos “Maestro dónde vives”, propuesta por la Dimensión de Catequesis en la Arquidiócesis. 

De parroquial a diocesano

Desde aquel año 2008 los retiros han sido continuos, y aunque nacieron como movimiento parroquial Mons. Constancio Miranda Weckmann les concedió en 2015 el ser diocesano y les asignó un asesor eclesial, el P. Eusebio Torres; de septiembre pasado a la fecha, es el P. Luis Raúl Hernández, párroco de San Francisco de Borja, con quien se reúnen periódicamente para crecimiento espiritual y al que solicitan autorización para llevar el retiro adonde les llaman.

“Nuestro escudo lo dice todo: comunicación, amor (fidelidad) y perdón. Y nuestros dos pilares son: ‘A Jesús es imposible conocerlo y no amarlo, amarlo y no seguirlo’; y ‘Si la casa no es edificada por el Señor, en vano será el trabajo de los constructores”.

Actualmente el equipo lo conforman ocho parejas entre quienes se distribuyen los temas y las diferentes comisiones dentro de un retiro, así como el acompañar a las pequeñas comunidades. “Los retiros tienen un costo de $200 por pareja y se les da almuerzo y comida los dos días. Se programan aproximadamente para febrero, mayo, agosto y noviembre, pero estamos abiertos a llevarlo en la fecha y lugar donde se nos pida. No hay límite mínimo ni máximo de parejas asistentes al retiro; ya nos ha tocado darlo a una sola pareja, y si una sola es la que llega es porque necesita del Señor”.

Puesto que no manejan fechas determinadas, para saber si hay un retiro próximo sólo tienen que comunicarse a los teléfonos: 614-427-5372 y 614-187-0684. Los sacerdotes pueden solicitar el retiro para las parejas de su parroquia o comunidad, en la fecha que más se les acomode. “También acompañamos a las parejas que nos piden platicar antes del retiro y les damos seguimiento para tratar de tenerlos ‘calientitos’, porque mientras los dos quieran seguir, aunque haya problemas se puede salir adelante y nosotros les acompañamos”.

Para concluir, afirmaron: “El Señor nunca te obliga a nada, todo es voluntario, por convicción, y eso es lo insistimos en los retiros, ‘aquí las puertas están abiertas para entrar y para salir’. Porque, después de sanados, cuando conoces al Señor y estás consciente de lo que hizo por ti, no queda de otra más que amarlo y seguirlo. Ésa es la invitación: a vivir el retiro de Dinámicas Matrimoniales para que se conozcan ustedes mismos, a su pareja y se enamoren de Dios”.   

Dinámicas Matrimoniales

A Jesús es imposible conocerlo y no amarlo, amarlo y no seguirlo“.

Retiros para matrimonios y parejas en unión libre o vueltas a casar, donde se privilegian la comunicación, el amor y el perdón.

Mayores informes a los tels. 614-427-5372 y 614-187-0684.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In La Iglesia en las Periferias

Check Also

Lo antiguo y lo nuevo, para gloria de Dios

La edición digital número 2316 de Notidiócesis (domingo ...

Anuncio