Noticias

Coronavirus, sin pánico, con responsabilidad

Medidas generales de higiene

Por: Cristina Alba M.

Según lo previsto por las autoridades del Sector Salud, el coronavirus llegó a México. No es necesario ni conveniente entrar en pánico, sí es necesario estar informados y ser responsables.

Actualmente no existe una vacuna, y desarrollarla llevaría tiempo. Sí puede enfrentarse esta situación con medidas de higiene capaces de prevenir y de limitar un eventual brote. Y, en caso de alguna infección -aunque parezca muy leve- respiratoria, acudir al médico y NO auto medicarse.

MEDIDAS DE HIGIENE

1. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol: así se mata el virus si lo llevas en las manos.

2. Al toser o estornudar cúbrete la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable; tira el pañuelo inmediatamente y lávate las manos como se menciona arriba. Al cubrir la boca y la nariz cuando toses o estornudas, evitas propagar los virus o gérmenes. Si te tapas con las manos, puedes contaminar objetos o personas a los que luego toques.

3. Guarda al menos un metro de distancia con las demás personas, especialmente si tosen, estornudan o tienen fiebre, para evitar el contacto con las gotitas que salen de su boca y te pueden contagiar el virus.

4. Evita tocarte la nariz, los ojos y la boca, porque tus manos tocan demasiadas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Si tienes tos, fiebre o dificultad respiratoria, acude al médico pronto.

5. Indica a tu médico si has viajado, y a dónde.

6. Si presentas síntomas respiratorios leves y no tienes antecedente de viajes a China u otros países donde está la epidemia, quédate en casa hasta que te recuperes y practica las medidas de higiene señaladas.

7. Lávate periódicamente las manos con agua y jabón luego de tocar animales y productos animales; evita tocar ojos, nariz o boca con las manos; evita contacto con animales enfermos o productos animales en mal estado. Evita todo contacto con animales en el mercado, con desechos o fluidos de animales.

8. No consumas productos animales crudos o poco cocinados. Manipula con cuidado la carne cruda, leche y órganos de animales para evitar la contaminación cruzada con alimentos crudos.

9. Si estás sano sólo necesitas llevar mascarilla si atiendes a alguien sospechoso de portar la infección por el 2019-nCoV. Lleva también mascarilla si presentas tos o estornudos. Las mascarillas sólo son eficaces si se combinan con lavado frecuente de manos con una solución de alcohol y agua, o con agua y jabón. Aprende a usar y eliminar la mascarilla correctamente: antes de ponértela, lávate las manos como se dijo. Cubre boca y nariz con la mascarilla y asegúrate de que no haya espacios entre tu cara y la máscara. No la toques mientras la usas; si lo haces, lávate inmediatamente; cámbiala en cuanto esté húmeda; retírala por detrás sin tocar el frente; deséchala en un recipiente cerrado y lávate las manos enseguida.

“Salud de los enfermos, ruega por nosotros”

La oración es la fuerza de la Iglesia

Las oraciones, sacar al Santísimo Sacramento a las calles, las rogativas a Santa María y a los santos han sido auxilio para el pueblo de Dios en ocasiones en que muchos pueblos, comunidades e incluso naciones han sufrido graves epidemias. Justo el Miércoles de Ceniza, el profeta Joel (1,13-14) transmite el clamor del pueblo, que ha sido azotado por una plaga de langostas, la cual compara con un terrible ejército: “¡Vístanse de duelo y laméntense, sacerdotes! ¡Giman, servidores del altar! ¡Vengan, pasen la noche vestidos de penitencia, ministros de mi Dios! […] Prescriban un ayuno, convoquen a una reunión solemne, congreguen a los ancianos y a todos los habitantes del país, en la Casa del Señor, su Dios, y clamen al Señor”.

Así, haciéndonos eco de la Escritura, de la Liturgia penitencial de la Iglesia y con el Papa y numerosos Obispos que así lo han pedido, invitamos a nuestra Iglesia local a orar -con rezos, alabanzas, horas santas, vigilias- por todas las víctimas y enfermos a causa del coronavirus y por sus familias; por los médicos y personal de salud que les atienden; por los investigadores y científicos que trabajan para desarrollar una vacuna y tratamientos eficaces. Oremos, para pedir a Dios que en su poder y misericordia limite la epidemia, que ésta pueda controlarse pronto y pronto también se acabe. Dé salud a los enfermos, descanso a los muertos y consuelo a las familias.

¡María, Salud de los Enfermos, ruega por ellos, ruega por nosotros!

Oración

Padre nuestro, con confianza te pedimos que el coronavirus de Wuhan no haga más daño y que pueda controlarse pronto la epidemia; que devuelvas la salud a los afectados y la paz a los lugares a los que ha llegado.

Acoge a las personas que han fallecido por esta enfermedad, conforta a sus familias. Sostén y protege al personal sanitario que la combate, e inspira y bendice a los que trabajan por controlarla.

Señor Jesús, médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, nos sentimos desvalidos en esta situación de emergencia sanitaria internacional pero confiamos en Ti, danos tu paz y la salud.

Madre María, protégenos y sigue cuidándonos y conduciéndonos con tu amor a tu hijo Jesús. Amén.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio